CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Errores comunes en el cepillado

Errores comunes en el cepillado

Publicado por Dr. Dario Vieira el 28 Abril 2014 en Odontologia

El cepillado dental es un hábito muy arraigado en la sociedad. La gran mayoría de personas lo hace de manera automática pero igual que no se plantean dejar de hacerlo, tampoco se plantean el modo en qué lo hacen. Como sucede con la mayoría de hábitos, con el tiempo solemos descuidar la atención que requieren y en el caso del cepillado esto puede tener una incidencia directa en nuestra boca en forma de caries dental o enfermedad periodontal.

¿Qué fallos tenemos que corregir para un cepillado perfecto?

Nuestros dentistas han preparado una lista de los principales errores en el cepillado que los pacientes deberían mejorar. Aplicar estas correcciones puede ahorrarte algún dolor de muelas y ayudarte a mantener tu boca sana:

No usar el cepillo adecuado
Antes de escoger un cepillo u otro debes considerar las especificaciones de tu boca. El primer factor a tener en cuenta es el tamaño de la boca. Del mismo modo que los niños pequeños tienen un cepillo más chiquito, los adultos también deben adaptar el tamaño de la herramienta en función del tamaño de su boca.

La otra cuestión es escoger entre el cepillo manual o el eléctrico. Los dentistas no encuentran diferencia entre ambos y afirman que se trata de una elección personal. Si sabes cepillarte correctamente, no es necesario utilizar un cepillo eléctrico. Así que podemos afirmar que “¡No es la flecha, es el indio!”.

No escoger las cerdas adecuadas
Algunos cepillos dentales tienen cerdas anguladas, otros las tienen rectas. ¿Las hay mejores que las otras? Los dentistas dicen que no. Es más importante la técnica del cepillado que la forma de las cerdas. Otro tema muy diferente es la rigidez de las cerdas. Si los tejidos de tu boca son muy sensibles, unas cerdas muy rígidas pueden dañar tus encías. Las cerdas deben ser lo suficientemente resistentes para eliminar la placa, pero no tanto como para dañar los dientes y los otros tejidos.

Cepillarse los dientes pocas veces y durante poco tiempo
Es necesario cepillarse los dientes al menos dos veces al día, hacerlo tres es lo ideal. Si pasa demasiado tiempo entre los cepillados, la placa bacteriana tiene tiempo para formarse e impulsar el riesgo de sufrir enfermedad periodontal u otros problemas.

En cuanto a la duración, el cepillado debe durar por lo menos dos minutos. Se calcula que es el tiempo necesario para limpiar todas las superficies de los dientes y la lengua. Una manera de seguir la norma al pie de la letra es dividir la boca en cuatro cuadrantes y gastar 30 segundos en cada uno. Algunos cepillos eléctricos cuentan este tiempo.

Cepillarse demasiadas veces o demasiado fuerte
Todos los errores pueden producirse por exceso o por defecto. Si limpiarse los dientes 3 veces al día es ideal, hacerlo más puede no serlo. No recomendamos cepillarse los dientes más de 4 veces al día, ya que un cepillado excesivo puede suponer una irritación de las raíces de los dientes e irritar las encías. Del mismo modo, cepillarse con demasiada fuerza puede erosionar el esmalte dental. Lo mejor es cepillarse los dientes tres veces al día y hacerlo suavemente durante tres minutos.

No cepillarse correctamente
Largos trazos horizontales en la línea de la encía puede incluso provocar erosión dental. Las cerdas del cepillo debes apuntar la línea de la encía en un ángulo de 45 grados y hacer pequeños trazos o vibraciones. Debes cepillar los dientes suavemente de arriba abajo, no hacia los lados. Debes asegurarte de cepillar todas las superficies del diente: las exteriores, las interiores y las de masticación, así como la lengua.

No empezar siempre por el mismo sitio
Algunas personas empiezan siempre por el mismo sitio y como se acaban cansando, algunas partes de su boca quedan sin cepillar frecuentemente. La manera de solucionar esto sería asegurarse de cepillar todas las partes, pero también nos beneficiará empezar cada vez por una parte distinta, de manera que ninguna zona se quede sin cepillar demasiado tiempo.

Olvidarse la parte interior de los dientes
Muchos pacientes olvidan cepillarse la parte interior de los dientes (la que está en contacto con la lengua). La parte más olvidada suele ser la superficie interior de los dientes anteriores, una zona en la que precisamente suele acumularse mucha placa debido a la tendencia que tiene a apiñarse.

No enjuagar el cepillo a posteriori
Si utilizamos el cepillo para eliminar las bacterias, debemos limpiar el cepillo a posteriori para remover las bacterias que se han quedado en él. Esto que parece tan obvio no suelen hacerlo la mayoría de personas. Otra acción igual de importante es secar el cepillo una vez se ha limpiado, de este modo evitamos que esté húmedo, lo que facilita el cultivo de bacterias.

No cambiar el cepillo a menudo
El cepillo debe cambiarse aproximadamente cada 3 o 4 meses, aunque lo mejor es observar de vez en cuando las cerdas para comprobar que todavía son operativas. Si observad que han perdido su flexibilidad y que se rompen, debes cambiar tu cepillo de inmediato.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Errores comunes en el cepillado"

    Deja tu comentario