CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Estabilidad oclusal posterior bilateral

Estabilidad oclusal posterior bilateral

Publicado por Laura Manonelles el 5 Agosto 2015 en Odontologia

La estabilidad oclusal posterior bilateral es un objetivo imprescindible en el momento de realizar una rehabilitación oral. Con ella conseguimos que los pacientes rehabilitados oralmente lleven una vida totalmente normal.
Esta estabilidad permite que el buen equilibrio del cóndilo en la ATM impidiendo las patologías de esta última.

Importancia de la estabilidad oclusal posterior bilateral

La oclusión, tan significativo como requerimiento imprescindible en cualquier rehabilitación oral del tipo de que sea, está compuesta por dos áreas muy significativas. Estas son:

– La guía de desoclusión en lateralizadedes, que podrá ser la guía canina y con protección del grupo de piezas dentales anteriores. En algunos casos también podremos razonar la guía del grupo posterior como fisiológica

– La anatomía posterior, formada por las cúspides activas y no activas de los dientes, las fosas con sus vertientes, crestas triangulares y marginales, así como los surcos de escape para los movimientos de trabajo, no-trabajo y protrusiva

Principios básicos de la estabilidad oclusal posterior

Las cúspides activas palatinas superiores y vestibulares inferiores se relacionarán íntimamente con las fosas de los dientes antagonistas. De este modo podemos decir que:

– En el maxilar superior, las cúspides correspondientes a los bicúspides (una cúspide activa por cada uno de ellos) y a dos molares (dos cúspides activas por cada uno), lo que resultará un total de seis cúspides por hemiarcada dentaria. Las dos bicúspideas, se denominarán palatinas y en los molares, mesiopalatina y distopalatina

– En el maxilar inferior existirán las cúspides activas vestibulares, las correspondientes a dos bicúspides (uno por cada uno de ellos) y los dos molares (tres por cada) lo que resultará un total de ocho por hemiarcada. Las dos biscuspideas, son las vestibulares y las tres molares se denominan mesioovestibular, diatovestibular y distal

– Los cordales o terceros molares no serán considerados en este caso, pues normalmente no suelen existir en boca por haber sido exodonciados previamente

El número total de cúspides activas será 28. Para ello deben existir las fosas antagonistas, 16 en el maxilar superior y 12 en el inferior, para que se pueda llevar a cabo la función masticatoria.

También existen cúspides no activas, que corresponden a las linguales inferiores y a las vestibulares superiores.
Dentro del entramado de la anatomía oclusal son de gran relevancia los surcos de escape para que las cúspides activas, una vez que estén situadas en las fosas, puedan tener una vía de salida para realizar los movimientos de trabajo. No-trabajo y protrusivos, sin que se originen contactos.

Importancia de la estabilidad oclusal posterior

El que exista contacto en el sector posterior de la zona molar es muy importante para poder intentar hacer coincidir la relación céntrica con la máxima intercuspidación y que a su vez, esto produzca una estabilidad en la posición del cóndilo en relación céntrica.

Si obtenemos un contacto a nivel del primer molar superior, aunque solamente sea en su cúspide más mesial, se producirá una estabilidad en las fuerzas. La resultante en la mandíbula, no producirá ninguna compresión en la ATM.
Cuando se rehabilite una cavidad oral, no debe considerarse finalizado el tratamiento si no se lleva la oclusión por lo menos hasta el primer molar, aunque sea parcial y con forma de bicúspide. Lo mismo ocurrirá en prótesis híbridas sobre implantes.

Siempre que existe una zona edéntula posterior a rehabilitar, el mejor tratamiento consistirá en reponer las piezas mediante la colocación de implantes, si es posible con dos o tres por cada extremo libre.

Si se produce un bloqueo posterior de la oclusión, se originarán sobrecargas en ambas articulaciones, la superior e inferior, que provocarán alteraciones meniscales y artrosis en la ATM.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Estabilidad oclusal posterior bilateral"

    Deja tu comentario