CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Fases de la enfermedad periodontal

Fases de la enfermedad periodontal

Publicado por Dr. Dario Vieira el 14 Abril 2014 en Odontologia

La enfermedad periodontal, también conocida como la enfermedad de las encías, es una severa y crónica infección del tejido gingival que puede resultar en un deterioro importante de los tejidos blandos como también del hueso que soporta los dientes. Este proceso de infección se inicia cuando las bacterias y la placa dental acumulada causan inflamación del tejido gingival. Si no se resuelve mediante la atención del dentista y una higiene dental adecuada, la enfermedad periodontal no dejará de avanzar. De hecho, es importante destacar que es la causa principal de la pérdida de dientes de los adultos.

Gingivitis

La primera fase de la enfermedad periodontal es la gingivitis, la inflamación de los tejidos de las encías. Es la fase más leve de la enfermedad periodontal, los síntomas de la cual incluyen encías enrojecidas e inflamadas debido a la placa o acumulación de bacterias. A lo largo de esta etapa las encías pueden sangrar durante el cepillado o al comer alimentos duros. La enfermedad periodontal puede ser revertida en este momento a través de un cepillado, uso de hilo dental y cuidado dental profesional adecuado, para remover así la placa bacteriana en exceso. Si no se toman las medidas indicadas, la enfermedad avanzará a la siguiente etapa.

Aunque sea de sencilla detección y reversible en esta etapa, muchas son las personas que, cuando les sangran las encías, no lo relacionan con un problema dental. Sin embargo, este es un período crucial para el paciente, ya que el hueso y el tejido conectivo que sostienen los dientes aún no han sido afectados. La gingivitis es muy común durante la pubertad, el embarazo, la menopausia y en momentos de mucho estrés. En cuanto al resto de la población, la enfermedad suele aparecer debido, generalmente, a la falta de higiene, seguido de la medicación y ciertas condiciones médicas de pacientes concretos.

Periodontitis

A medida que la enfermedad se propaga, es cada vez más difícil de tratar y controlar. La segunda fase es la periodontitis, en la que el proceso también invade el hueso que proporcionan apoyo y estabilidad a los dientes. De este modo, las bacterias invaden más allá de la línea de las encías, por lo que la destrucción comienza a tal punto que las encías pueden comenzar a separarse o alejarse de los dientes (quitándoles apoyo y fibras conectivas). Los resultados del proceso son las bolsas periodontales, que permiten a las bacterias invadir la boca del paciente por debajo de la línea de las encías. Con el tiempo, se inicia el deterioro del hueso, que el paciente detecta con las dificultades al masticar y realizar otras funciones esenciales.

Periodontitis avanzada

Si la enfermedad no es controlada por el dentista profesional y avanza, en esta tercera fase de periodontitis avanzada las fibras y el hueso que brindan apoyo a los dientes se destruye. En esta última etapa de la enfermedad periodontal, al menos la mitad del hueso de soporte se ha destruido y los dientes pueden empezar a aflojarse hasta caerse por completo.

¿Cómo puede detectar el paciente la enfermedad periodontal?

En las primeras etapas de la enfermedad periodontal, sus efectos pueden pasar desapercibidos. Sin embargo, detectarla de forma temprana es esencial para poder revertir sus consecuencias, por lo que es importante conocer algunos de sus síntomas y visitar el dentista si observa algunos de ellos:

  • El paciente tiene las encías enrojecidas, hinchadas o inflamadas, o bien todo al mismo tiempo
  • Al cepillarse y pasarse hilo o seda dental, las encías sangran fácilmente
  • Los dientes parecen más largos debido a la recesión del tejido de las encías
  • El paciente percibe cambios en la forma de sus dientes, que no encajan al morder o al masticar
  • El paciente detecta pus entre los dientes y las encías
  • El paciente puede notar mal aliento o halitosis y mal sabor en la boca

Cuando se trata de las primeras fases, la enfermedad periodontal puede tratarse con un cepillado y un uso de hilo o seda dental adecuados, así como con visitas periódicas al dentista para el mantenimiento de la boca. De hecho, la única manera de eliminar de la forma más eficaz posible la placa y el sarro es solicitando una limpieza dental, que va a llevar a cabo tu dentista o tu higienista dental en clínica. Si la enfermedad evoluciona y es detectada en fases más avanzadas, serán necesarios procedimientos más severos para conservar las estructuras bucales. El alisado radicular es un ejemplo de ello, que consigue dificultar la acumulación de placa en las raíces. Si la periodontitis es avanzada y no responde a tratamientos posteriores ni a un correcto plan de higiene dental, puede ser necesaria la cirugía.

Desde Clínicas Propdental queremos destacar la importancia de las revisiones dentales, tanto en casa como en clínica de forma periódica. Según algunos estudios, entre 75% y el 95% de adultos sufren enfermedad periodontal. El cuidado de nuestra salud bucal debería ser una de nuestras prioridades.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Fases de la enfermedad periodontal"

    Deja tu comentario