CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Fluorosis dental: ¿Qué es y cómo se corrige?

Fluorosis dental: ¿Qué es y cómo se corrige?

Publicado por Imma Roca el 25 octubre 2017 en Odontologia

La fluorosis dental es un problema que podemos encontrar en las clínicas con relativa frecuencia. Como a muchas personas seguramente no les suene demasiado esta enfermedad, haremos un repaso sobre qué es, qué efectos tiene y cómo tratarla de forma adecuada.

Para comenzar, tenemos que explicar que esta es una anomalía que se da en nuestra boca derivada de una ingesta de flúor excesiva. Normalmente se da durante la etapa de crecimiento, ya que en los adultos tenemos que consumir una gran cantidad para sufrir estos problemas.

Durante la etapa de crecimiento mientras se forma al diente se produce una alteración que afecta a la formación del esmalte. Hoy en día desconocemos la naturaleza de esta lesión.

¿Por qué se produce la fluorosis dental?

las causas más comunes que podemos encontrar son las siguientes:

Se ha descrito que uno de los motivos por los que esto se puede dar es debido a la cantidad de fluoruro que el agua contiene en determinadas zonas. En caso de ingerir esta agua durante el periodo de desarrollo podemos experimentar una afectación al esmalte, lo que daría lugar a que éste se motee.

Usar pasta de dientes con un exceso de flúor en menores también puede ser un problema. Si bien es fundamental que tengan una buena higiene oral, debemos asegurarnos de que esta sea específica para niños o directamente sin flúor.

¿Qué niveles de flúor debemos superar para sufrir afectación en los dientes?

Dependiendo de la cantidad de flúor al que se haya visto expuesto nuestro cuerpo, aumentará la intensidad del moteado. Aunque no existen unos baremos exactos porque cada persona reacciona al flúor de una forma diferente pasemos a ver cómo estos se ven afectados:

  • Bebés de entre 7 y 12 meses: de 0,5 a 0,9 mg por día.
  • Niños de entre 1 y 3 años: de 0,7 a 1,3 mg al día.
  • Niños de 4 a 8 años: de 1,0 a 2,2 mg al día.
  • Niños de 9 a 13 años: de 2,0 a 10 mg al día.
  • Jóvenes de 14 a 18 años: de 3,0 a 10 mg al día.

A partir de los 19 años encontramos un cambio entre sexos, ya que mientras los hombres consiguen tolerar 4,0 a 10 mg al día las mujeres siguen manteniéndose en el intervalo anterior.

Nivel de gravedad de la fluorosis

Dependerá del nivel de flúor al que nos hayamos expuesto, el aspecto que tendrán los dientes se pueden llegar a clasificar en tres fases:

Fluorosis leve: en esta encontramos líneas, o algo parecido a lunas líneas o estrías en nuestros dientes.
Fluorosis moderada: En este estado los dientes ya tienen unas manchas blancas opacas. Por algún motivo presentan mayor resistencia a la caries.
Fluorosis severa: En este estado los dientes ya se vuelven débiles a la caries y a otras enfermedades orales, y aparecen manchas de color marrón.

¿Cómo controlar los efectos?

La prevención siempre es el mejor tratamiento que podamos tener, sobre todo en este caso donde el daño que ocasiona el flúor es irreversible. Pese a esto, encontramos diferentes tratamientos de cara a devolver la estética de los pacientes que se han visto afectados por la enfermedad.

  • Abrasión dental: Esta técnica es adecuada para aquellos casos que no tengan una gran afectación, donde sólo se haya dañado la capa más externa del esmalte.
  • Adhesión dental: Aplicamos resinas compuestas que se mimetizan con el dolor del diente para así enmascarar las imperfecciones.
  • Carillas dentales: Estas finas capas de porcelana son unas todoterreno. Entre sus cualidades también pueden modificar las características del esmalte.

Si tenemos cuidado de nuestros dientes y procuramos no exceder la cantidad de flúor que nuestro cuerpo admite nunca tendremos problemas. Asimismo tenemos que tener cuidado con los más pequeños para que ellos tampoco tengan esta patología tan antiestética.

Si necesitas más información acerca del flúor y una correcta utilización del mismo sólo tienes que preguntárselo a tu dentista de confianza durante tu próxima visita rutinaria.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Fluorosis dental: ¿Qué es y cómo se corrige?"

    Deja tu comentario