CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Fluorosis dental

Fluorosis dental

Publicado por Dr. Dario Vieira el 5 marzo 2015 en Odontologia

Todos hemos escuchado las bondades del flúor a la hora de construir un esmalte más fuerte y resistente a las caries. Pero como todas las cosas buenas, si abusas pueden ser dañinas, y esto mismo sucede con el flúor.

¿Qué es la fluorosis dental?

Un exceso de flúor en nuestros dientes puede provocar fluorosis, una consecuencia de injerir más flúor del que el cuerpo necesita. Puede aparecer como fluorosis esquelética, una situación que debilita los huesos, o como fluorosis dental, dónde los dientes permanentes erupcionan con manchas intrínsecas.

La fluorosis dental es un problema que afecta a los niños que todavía están desarrollando sus dientes y encías (normalmente a aquellos que están entre los 6 y los 7 años de edad), pero solo muestra sus consecuencias una vez los dientes afectados erupcionan. En los casos leves, los dientes aparecen con manchas blancas opacas, aunque en los casos severos el esmalte puede volverse amarillo, marrón o incluso tener pequeños agujeros.

Prevenir la fluorosis

Debido a que es flúor es muy accesible, no es difícil consumir una cantidad más alta de la recomendable, especialmente entre los niños. Encontramos flúor en:

  • El agua corriente (se añade en algunos países para promocionar una buena salud oral)
  • Pasta dental y enjuagues orales
  • Suplementos vitamínicos o de flúor
  • Algunos alimentos destinados a bebés

Aunque es fácil que algunos niños se expongan a una cantidad de flúor demasiado alta, hay maneras de prevenir este exceso. Ahí van algunos consejos para evitar la fluorosis:

  • Utilizar pastas dentales y geles sin flúor en bebés
  • Enseñar a tu hijo a cepillarse los dientes y enjuagarse la boca sin tragarse la pasta ni el colutorio
  • No utilizar más pasta dental de la necesaria, basta con el tamaño de un guisante
  • No aplicar tratamientos con flúor a no ser que sea extremadamente necesario
  • No utilizar agua del grifo para preparar la comida o el biberón para el bebé.

Controlar los efectos

La prevención siempre es mejor que el tratamiento, especialmente en este caso ya que el daño provocado por el flúor es permanente. Aún así, hay varios tratamientos dentales disponibles para esconder las superficies dañadas:

  • Abrasión dental: adecuada para casos leves dónde solo está dañada la capa más externa del esmalte
  • Adhesión dental: se aplican resinas compuestas del color del esmalte para enmascarar sus imperfecciones
  • Carillas dentales: unas finas capas de porcelana que permiten modificar las características del esmalte

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Fluorosis dental"

    Deja tu comentario