CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » ¡He pedido un empaste! ¿Y ahora qué?

¡He pedido un empaste! ¿Y ahora qué?

Publicado por Dr. Dario Vieira el 19 abril 2016 en Odontologia

A muchos de nosotros nos ha pasado en alguna ocasión, y a los que no, podría ocurrirles en un futuro: Mientras comemos, en el momento que menos lo esperamos, sentimos que algo no va como debería; ¿Qué ha pasado? Amigo, te acaba de saltar el empaste, algo que no sólo dejará un agujero en el diente sino en tu cabeza, lleno de dudas.

¿Qué debemos hacer si perdemos un empaste

La pérdida de un empaste dental es un problema que se soluciona de forma continua en la clínica. Debemos tener en cuenta que la mayoría de empastes no son diseñados para toda la vida, por lo que tus empastes dentales más longevos tienen todas las papeletas de terminar cayendo en algún momento. Los chequeos orales realizados con frecuencia son una buena forma de prevenir la pérdida de empastes dentales, pero si perdemos un empaste sea de la forma que sea lo mejor será mantener la calma.

¿Por qué se ha caído mi empaste dental?

El empaste se puede caer debido a varias razones: se está produciendo una nueva caries alrededor de la zona, debido al desgaste del propio diente… En ciertos casos, la pérdida dental resulta muy notoria, ya que rápidamente notas un espacio vacío en el diente, pero en otros casos es posible que ni siquiera notes que se ha caído, por lo que deberás estar atento frente a un eventual aumento de sensibilidad oral al frío o al calor, y si esto persiste, visita al dentista.

Bueno, ¿Y ahora, qué?

Si acabas de darte cuenta de que has perdido un empaste, lo primero que debes hacer es quitarte los trozos que te quedan en la boca para no masticarlo o tragártelo. Guardarlo no será necesario, a menos que este sea un inlay o esté hecho de oro. El siguiente paso será que llames a tu dentista, independientemente de si sientes dolor o no en la zona.

Si necesitas esperar algunos días antes de poder ver a tu dentista, trata de cuidar el máximo posible la zona afectada. Realizar un cepillado oral suave por la zona a fin de mantenerla limpia y realizar enjuagues con agua y sal después de comer puede ser muy útil. También deberías tratar de evitar aquellas comidas con capacidad de irritar la zona, e intentar masticar con el orto lado de la boca. En caso de que te duela puedes intentar usar un empaste dental temporal de los que comercializan en la farmacia hasta que sea hora de que veas a tu dentista, pero recuerda: la visita debe ser a corto plazo, por lo que no debes posponer tu paso por la clínica más tiempo.

Durante el transcurso de la visita, el dentista realizará un examen de la zona, y es posible inclusive que realice pruebas radiográficas. En determinadas ocasiones, perder un empaste es un signo de un problema mayor, como el daño en el hueso dentario o la raíz.

En caso de que únicamente sea necesario colocar otro empaste, el dentista tiene que comentarte cuáles son las opciones ideales que encuentras para recuperar tanto la función como la estética de la sonrisa. En el momento en el que la técnica se haya escogido (por norma general será un empaste de composite) se pasará a anestesiar la zona para que el paciente no sienta dolor durante el tratamiento. Una vez hecho esto, se debe usar algún tipo de herramienta física, la abrasión dental o un láser para limpiar la zona, eliminando de esta manera todo resquicio de caries como forma previa a la colocación del empaste. Para terminar, deberemos rellenar el agujero, y comprobaremos que el empaste cuenta con la altura adecuada para que encaje correctamente con el resto de dientes, evitando así los problemas de mordida u oclusión.

Lo mejor es llamar a tu dentista de confianza

Al igual que con la enorme mayoría de problemas orales, cuanto antes realices la visita a tu dentista de Propdental cuando detectes el problema, más sencillo será que te lo solucionemos rápidamente. Nuestros dentistas tienen la experiencia necesaria para poder reparar cualquier problema oral, por lo que no tendrás que dejar que la aprensión evite que pidas una cita. No lo dudes, en poco tiempo volverás a sentirte cómodo con tu sonrisa, y el dolor será agua pasada.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "¡He pedido un empaste! ¿Y ahora qué?"

    Deja tu comentario