Historia del colutorio
Inicio » Historia del colutorio

Historia del colutorio

Publicado por Dr. Dario Vieira Pereira el 17 febrero 2016 en Odontologia

Actualizado el 18 febrero 2016

¿Quién no lo ha usado alguna vez? El colutorio nos ayuda a mantener una boca sana y a mantener un aliento fresco durante todo el día. Junto con el cepillo y la seda dental, el colutorio conforma uno de los pilares básicos de la higiene oral. Elimina las bacterias, fortalece el esmalte gracias al flúor y preserva los dientes y las encías de padecer todo tipo de infecciones. Todos estos beneficios se logran únicamente quitándonos 30 segundos de nuestro tiempo después de cada comida. ¿Una buena inversión, verdad?

¿En qué momento se comenzó a usar el colutorio?

La historia del colutorio resulta muy interesante. La constancia del uso de colutorios ya se remonta a la civilización romana y griega. Puede resultar sorprendente, pero lo cierto es que 2000 años ha, nuestros antepasados ya se preocupaban por la limpieza de la boca y dientes. Sin embargo, en esta épica, el colutorio no era más que una mezcla de carbón en polvo, miel y hierbas naturales, infusionado en leche de cabra.

La civilización romana ya demostraba un importante conocimiento de la importancia de la salud bucodental, sobre todo por el uso de sustancias desinfectantes. Si bien sus métodos harían vomitar a más de uno en la actualidad (la sustancia estrella era la orina) eran bien conocidos por ser eficaces. Esto terminó por hacer que incluso se comerciara con ésta, hasta el momento donde las personas comenzaron también a hacer énfasis en la importancia de un aliento fresco, más allá de desinfectado.

El colutorio moderno

Gracias a los avances en la medicina y la ciencia hasta que encontraron en el alcohol la mejor herramienta antibacteriana. Rápidamente se empezaron a desarrollar colutorios antisépticos, y se comenzaron a mezclar agentes químicos para encontrar la mezcla más efectiva.

El primer colutorio comercializado fue “Odol” en el S. XIX, cuya marca sigue comercializándose hoy en día. Después de la primera Guerra Mundial su uso se popularizó.

A día de hoy, diferentes tipos de colutorios con diversa formulación según el problema al que atacan son comercializados en los estantes de centros comerciales y farmacias de todo el mundo.

Si necesitas información acerca del colutorio indicado para tu problema en particular, habla con tu dentista de Propdental en tu siguiente visita rutinaria.

Sobre el autor:

Dr. Dario Vieira Pereira
Dr. Dario Vieira Pereira
Dario Vieira Pereira.

Director médico de las Clínicas Propdental. Colegiado 4225.

Licenciado en Odontologia Master de cirugía bucal e implantología bucofacial, Facultad de odontología, Universidad de Barcelona.

Diploma de estudios avanzados del Doctorado por Facultad de odontología, Universidad de Barcelona.

Artículos científicos publicados por el Dario Vieira Pereira en revistas científicas de impacto y en PubMed:

Estudio de la influencia de la salud bucodental en la condición física de jugadores profesionales de fútbol del F.C. Barcelona, Medicina oral, patología oral y cirugía bucal Vol. 16, Nº. 2, 2011, págs. 105-110

Wearability and physiological effects of custom-fitted vs self-adapted mouthguards. Pereira D, del Rey M, Javierre C, Barbany J, Paredes J, Valmaseda Castellón E, Berini Aytés L, Gay Escoda C. Dental Traumatology

Study of the effect of oral health on physical condition of professional soccer players of the Football Club Barcelona. Pubmed Cosme Gay-Escoda, Dario-Miguel Vieira-Duarte-Pereira, Jordi Ardèvol, Ricard Pruna, Javier Fernandez, Eduard Valmaseda-Castellón

Conferencista Nacional e Internacional.

Redactor de contenidos del Blog de Propdental

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Historia del colutorio"

    Deja tu comentario

    He leído y acepto la política de privacidad de propdental.es
    Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

    ¿Qué hacemos con tus datos?
    En propdental.es te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog.

    Además, si quieres que te notifiquemos vía email, usaremos el email y el nombre que has proporcionado para poder enviarte las respuestas sobre este artículo
    PEDIR CITA
    TE LLAMAMOS

    934 914 914
    Pide cita