CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Indicaciones de los pins

Indicaciones de los pins

Publicado por Dr. Dario Vieira el 15 Diciembre 2015 en Odontologia

Retención adicional en restauraciones dentarias. Pueden estar indicados en las restauraciones cuspídeas de hasta dos cúspides. Más de dos cúspides requieren otras soluciones, generalmente una incrustación o bien el tratamiento de conducto correspondiente (s no estaba hecho) espiga colada y corona. Es preciso recordar que demorar el tratamiento de conductos podría significar el encontrarnos con el tiempo una necrosis pulpar y cuando menos un estrechamiento considerable de cámara y conductos, con la consiguiente complicación de la técnica endodóntica.

Indicaciones de los pins

A día de hoy rara vez se podría estar indicado en restauraciones de dientes anteriores, con composites o materiales estéticos, por los problemas de coloración a medio o largo plazo, salvo casos del apartado siguiente:

Un caso claro pueden ser las reconstrucciones en dientes de pronóstico dudoso (problemas operiodontales, etc), reconstrucciones “obligadas” por imposibilidad económica del paciente o bajo presupuesto, e inclusive en pacientes geriátricos.

Mecanismo antirrotación en reconstrucciones de muñón con postes prefabricados intrarradiculares.

En este caso, se colocan en un piso plano en la parte más gruesa del diente remanente, generalmente la zona lingual, procediendo a elaborar el muñón soportado sobre los tres elementos: Diente, poste y pin. Como se insistirá al hablar de espigas coladas, consideramos que éstas aportan notables ventajas sobre los postes para elaborar muñones, pues nunca tendremos problemas de rotación o desinserción, no debilitamos la estructura remanente con perforaciones para pins en incluso se confeccionan más rápido. A pesar de esto, los postes gozan de mucho predicamiento y, como veremos, hay que reconocer a algunos postes ciertas ventajas: A los de cerámica estética y a los fibrocarbonados flexibilidad y posibilidad de eliminación.

Complicaciones:

Son varias las posibles complicaciones derivadas de la colocación de un pin, aunque con las consideraciones previas ya mencionadas, conociendo el tipo de pin manejado y una buena sistemática no deberían ocurrir.

Fracturas y agretamientos del esmalte y/o dentina

Todos los pins roscados sin mecanismos antiestrés en su diseño las producen en mayor o menor medida. Igualmente, si se colocan muy cerca de la unión amelo – dentina, resulta muy probable el agrietamiento del esmalte. Si la dirección de inserción permite que el límite de inserción del pin esté cerca de la superficie externa en la unión amelo – cementaria y aísla una cuña de tejido dentinario, las tensiones acumuladas pueden conducir a la fractura de esa porción de diente.

Cuando es evidente una zona de fractura, debería retirarse el pin y restaurarse la zona fracturada con material de obturación, eligiendo una nueva zona de ubicación para un nuevo pin a distancia para evitar así nuevas posibles fracturas.

Pasado de rosca del pin

Cuando el torque de roscado no permite la fractura automática del pin, bien por defecto del pin (que ofrece más resistencia en la zona de rotura – desprendimiento), bien por colocarlo en dentina poco compacta o bien por insuficiente anillo de tipo del pin, es posible pasarlo de rosca. La consecuencia es su inutilidad retentiva, cuando no la filtración, su corrosión y desprendimiento. La solución pasa por la desinserción y, o bien elegir un pin de mayor grosor y aprovechar el mismo conducto si la dentina es de calidad o bien obturar el conducto y elegir una nueva ubicación a 1’5 milímetros de distancia, por lo menos.

Agresión pulpar directa o indirecta

Toda manipulación sobre el diente puede provocar si no se toman medidas, agresión pulpar. La indirecta se debería a generación de calor durante el taladrado o colocación del pin, o bien a fracturas – agrietamientos – tensiones si el pin llega muy cerca del techo o paredes pulpares. La agresión directa, provocada por la perforación de cámara o conducto pulpares, es casi siempre consecuencia de una mala planificación del lugar, longitud y dirección de inserción del pin. El tratamiento de conductos es obligado si no queremos heredar una pulpitis aguda o necrosis pulpar.

Comunicación a periodonto

Igual que en la agresión pulpar directa, se debe con mayor frecuencia a una inadecuada angulación de inserción. En ocasiones no existe afloramiento como tal, sino que el pin se quedaría a micras de la superficie, lo que concluye siempre en problemas de fracturas y exposición del pin. EL paciente referirá molestia a la masticación o problemas ocasionados por la bolsa periodontal correspondiente. El tratamiento es el abordaje de la lesión, eliminación del exceso del pin y obturación de sellado del mismo, con el cureteado periodontal correspondiente. Debe valorarse la bolsa periodontal que permanecerá como secuela.

Fractura del trépano o del pin

Los trépanos deben cambiarse cada cuatro o cinco perforaciones. Todo exceso de uso del trépano podría acabar en la fractura. La solución pasa casi siempre por dejarlo dentro, pues resulta difícil su extracción, eligiendo otro lugar a más de 1’5 milímetros. La fractura del pin puede ocurrir al doblarlo o si el pin es de mala calidad. Si no se puede extraer, se coloca otro en las proximidades, siempre a más de 1’5 – 2 milímetros.

Afloramiento por la obturación

Consecuencia de un mal cálculo de longitud de la parte retentiva del pin y el espacio libre para obturación, obliga a retirar el material de obturación, cortar el exceso de pin y volver a obturar. Un afloramiento o proximidad a superficie de un pin aumenta la posibilidad de fractura de la obturación.

Tinciones de corrosión, de la dentina y /o del material de obturación

Todo metal se corroe u oxida en alguna medida. Aunque los pins sean de titanio o revestidos de oro resulta frecuente que con el paso del tiempo acaben coloreando la dentina o el composite. No olvidemos que se encuentran embutidos en un medio húmedo como es la dentina, sin contar con otras posibles acciones biológicas de los odontoblastos. A día de hoy, puesto que no se colocan en frente anterior gracias a las excelentes técnicas de retención y adhesión amelodentinarias, no se presentan tinciones de los materiales estéticos.

Adhesivos amelodentinarios

Tal como acabamos de mencionar, las nuevas generaciones de adhesivos consiguen retención fiable a esmalte y a dentina de los materiales compuestos estéticos. Pero además, adhieren otros materiales que incluyen los metales y parece que con mayor eficacia a medida que la investigación ha ido progresando.

Una alternativa de retención adicional son pues los adhesivos, existiendo diversas técnicas para diferentes materiales como la amalgama o los ionómeros de vidrio modificados con resinas.

No obstante, es importante recordar que si bien los composites consiguen valores retentivos considerables a esmalte y dentina por su unión química al adhesivo, no ocurre lo mismo con la amalgama dental. Hoy en día los valores retentivos de los adhesivos para amalgama no son suficientes para confiar sólo en esta retención, por lo que consideramos que es aconsejable tener en cuenta otras retenciones adicionales como retenciones mecánicas, quizás con la excepción de algún cemento específico para metal como el el Panavia. En este caso, la imbricación micromecánica entre el cemento y la amalgama debe considerarse como mecanismo retentivo. Otra cosa diferente es la conveniencia de emplear de forma rutinaria los sistemas adhesivos bajo amalgama por su eficacia demostrada como sellantes, minimizando las hiperestias postoeratorias o la microfiltración a dentina.

Cabe destacar que en las Clínicas Propdental los dentistas sólo utilizan los más avanzados y modernos composites para los procesos de las reconstrucciones dentales.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Indicaciones de los pins"

    Deja tu comentario