CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Infecciones orales más habituales: ¿Cuáles son?

Infecciones orales más habituales: ¿Cuáles son?

Publicado por Imma Roca el 6 noviembre 2017 en Odontologia

Lo que conocemos como infecciones dentales suelen ser enfermedades capaces de crear problemas muy serios a nuestra sonrisa. Más allá de esto, si no se tratan a tiempo y de forma adecuada podemos llegar a tener problemas de salud general. Es por ello que es fundamental que sepamos qué infecciones son las que podemos sufrir en la boca. No hay mejor ataque que una buena defensa…¿O no era así?

Infecciones orales más comunes

Ahora pasaremos a realizar una lista con un pequeño resumen de las enfermedades orales que se dan con una mayor frecuencia. Asimismo también indicaremos las características y la mejor forma de prevención.

  • Caries dental

Esta patología oral es la más extendida en todo el planeta. Tiene la misma incidencia que el resfriado, y de hecho la OMS la plantea como una auténtica pandemia.

Está causada por los agentes bacterianos que se alojan en nuestra boca, alimentados por el ácido que segregan al alimentarse de nuestros restos alimentarios. Con el paso del tiempo, este ácido termina por erosionar el esmalte y compromete la salud del de la pieza dental.

Estas bacterias, como decíamos antes, se alimentan de los azúcares consumidos por las personas, por lo que aquellos alimentos que contienen una buena cantidad se convierten en perfectos aliados para la proliferación de la caries.

Si queremos evitar sufrir este problema deberemos asegurarnos de llevar a rajatabla una buena rutina de higiene oral, eliminando todo atisbo de restos alimentarios que pueda contener nuestra boca.

  • Pulpitis

Esta patología, como su nombre indica, se caracteriza por la inflamación de la pulpa que se aloja en la pieza dental.

En el momento en el que la caries profunda termina por alcanzar el interior de la pulpa, suele ser el momento donde esta hace acto de presencia.

Esta enfermedad se puede dar también en los dientes fracturados.

Sus síntomas incluyen un dolor moderado que cesa y vuelve a aparecer, haciéndose especialmente agudo cuando un líquido frío entra en contracto con la pulpa.

Como decíamos antes esta afección está íntimamente relacionada con la caries dental cuando ha llegado a sus fases más avanzadas, por lo que si queremos evitarla deberemos comenzar no teniendo caries. ¿Cómo? Fácil: ¿Qué hemos dicho de la higiene oral?

  • Periodontitis

Esta patología es una enfermedad propia de las encías y aparece cuando la gingivitis no ha sido tratada, avanzando la infección libremente.

Cuando la gingivitis ha superado el estado de gingivitis y ha evolucionado en periodontitis es capaz de generar problemas que suponen auténticos dolores de cabeza.

La estructura ósea del soporte dental conocida como hueso maxilar se erosiona, por lo que el ligamento periodontal termina por despegarse del diente.

Es fácil que encontremos una mayor incidencia en los niños con edades comprendidas entre los 12 y los 17 años, así como en los adultos que ya pasan de la treintena.

En determinados casos que revisten mayor gravedad también podemos encontrar absceso periodontal.

La sintomatología pasa por el enrojecimiento e hinchazón del tejido gingival y la sensibilidad dental.

Para prevenir los efectos de la periodontitis antes tendremos que evitar la gingivitis. La gingivitis se manifiesta con el enrojecimiento y el sangrado del tejido periodontal, pro lo que no es una sintomatología difícil de detectar.

Si bien es cierto que la gingivitis se cura poniendo más atención en nuestra higiene oral, en la farmacia podemos encontrar multitud de productos enfocados a obtener una mayor protección de las encías, tanto dentífricos como colutorios formulados específicamente para tal fin.

  • Pericoronitis

La pericoronitis es una infección oral que ocurre cuando las partículas de comida y las bacterias se introducen en el interior del tejido gingival. Esta enfermedad tiene mayor incidencia mientras están erupcionando los dientes del juicio.

Al igual que con la gingivitis, no tendremos problemas para identificar su sintomatología: a la que notemos un fuerte dolor localizado, sabremos que se está produciendo.

Para prevenir la pericoronitis tendremos que decirle a nuestro dentista que nos realice una exploración para que nos asegure que los terceros molares están saliendo de forma correcta y sin problema.

  • Absceso dental

El absceso dental es probablemente una de las infecciones más dolorosas que se nos puedan presentar. Su origen está en la base del diente, y cuando la enfermedad se encuentra en una fase más avanzada encontramos como las bacterias se expanden muy rápido, lo que causa una gran inflamación con un dolor agudo que no para.

Estos son los conocidos flemones, que tanto siempre nos han dicho las madres que podríamos llegar a tener, hinchándosenos la cara y sufriendo un intenso malestar, en ocasiones acompañado con fiebre.

De nuevo debemos hacer referencia a la visita del dentista una vez cada seis meses. Si sumamos esto a una buena higiene oral, no llegaremos a tener abscesos dentales porque la patología nunca avanzará lo suficiente para que esto ocurra.

Un flemón también puede producirse debido a un traumatismo dental, por lo que en caso de practicar deportes de contacto es muy importante que nos pongamos el protector bucal.

Las infecciones orales, en mayor o menor medida, siempre tienen un fuerte vínculo con una higiene oral descuidada. Si hacemos caso de los consejos de nuestro dentista de confianza y comenzamos a realizar un cepillado dental después de cada comida, completándolos con colutorio y seda dental no tendremos problemas orales.

A esto debemos sumarle la importancia de una visita al dentista, como mínimo, una vez al año. Gracias a esta sabremos si todo en nuestra boca está funcionando como debería o si por el contrario, tenemos que comenzar a prepararnos para recibir un tratamiento oral para frenar una patología que está cursando de forma silenciosa.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Infecciones orales más habituales: ¿Cuáles son?"

    Deja tu comentario