CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Inflamaciones glandulares

Inflamaciones glandulares

Publicado por Dr. Dario Vieira el 26 Mayo 2014 en Odontologia

Las inflamaciones glandulares, las incluimos bajo el término de sialadenitis junto con todos los demás procesos que cursan con inflamación de las glándulas salivales. Dentro de los factores generales que causan estas inflamaciones hemos de destacar un hecho esencial, el fallo de los mecanismos inmunológicos de defensa, junto con una disminución de la resistencia del organismo, teniendo en cuenta la edad y el sexo de la persona que llegue a sufrir este problema.

La etiología de las inflamaciones glandulares

Según la etiología hay bastantes problemas y enfermedades que pueden causar un problema como el que lleguen a inflamarse las glándulas, entre ellos tenemos distintos que comentaremos:

  • En el primer grupo tenemos las Sialadentis virales, donde encontramos la parotiditis por paramixovirus o epidérmica, junto con las paperas. Es una enfermedad infectocontagiosa aguda de origen viral, la produce un miembro del género llamado paramixovirus o conocido comúnmente como “el virus de las paperas”. Esta es una enfermedad muy común en la infancia que causa brotes endémicos, especialmente en invierno y primavera. Una vez que ha padecido la enfermedad adquiere inmunidad a ella. Puede durar de entre 12 y 25 días, y una vez te has contagiado, prolifera en los ganglios cervicales, produciendo así una inflamación de las glándulas y afectando en varios síntomas.
  • Otra de las alteraciones sería la Parotiditis por citomegalovirus, esta es una inflamación parotídea poco frecuente que la produce el citomegalovirus, que es un virus del DNA, en el grupo de herpes. La infección puede causar fiebres altas, inflamación parotídea bilateral y manifestaciones neurológicas, oculares y viscerales. El tratamiento de esta enfermedad es sintomático.
  • La siguiente alteración de la que hablaremos es la Parotiditis aguda quirúrgica o postoperatoria, a pesar de que aparece ya con poca frecuencia en la actualidad, puede aparecer después de operaciones abdominales, ginecológicas y en otras intervenciones mayores que puedan llegar a favorecer una serie de alteraciones hemodinámicas y bioquímicas que pueden hacer disminuir el flujo salival y con ello que puedan aumentar las infecciones en las glándulas. El tratamiento de esta alteración se basa en el uso de antibióticos y medidas locales como aplicar frío o la estimulación de la secreción salival… Aunque lo fundamental en estos casos es la prevención de esta enfermedad tomando todas las medidas que puedan hacer falta.
  • La conocida como Parotiditis bacteriana recidivante del niño es la alteración que también la denominan como “parotiditis piogénica infantil”, muestra un cuadro clínico cuya mayor incidencia se sitúa en la edad preescolar y escolar, llegándose a confundir generalmente con las paperas. Tiene un origen desconocido, pero se le atribuye a microorganismos de la flora orofaríngea que, bajo determinadas circunstancias, se convierten en patógenos. Siempre suelen diagnosticarlo como paperas, pero la aparición de otros brotes sucesivos descarta la idea y lo hace ser motivo de consulta numerosas veces. El tratamiento de esta alteración suele ser que en una semana o 10 días debería desaparecer espontáneamente, si los episodios son más fuertes se investigaría el caso especial del paciente y los profesionales harían un tratamiento especifico.
  • Como la anterior, también tenemos la Parotiditis bacteriana recidivante del adulto, que causa los mismos efectos que en niños pero aparece en edades adultas de entre los 30 a los 40 años de edad, la fiebre y el dolor y malestar general son las síntomas más comunes acompañados de la inflamación de glandulos. Y al igual que en los niños, como tratamiento debería desaparecer por si solo espontaneamente a la semana o 10 días, en el caso de que se complique es mucho mas tedioso y posiblemente se acabe por proceder a extirpar la glándula.
  • Y la última alteración de la que hablaremos es la conocida como Sialadenitis obstructivas, que se debe fundamentalmente a dos factores: El primero, el factor traumático, por el mordisqueo continuado sobre el orificio de Stenon, y el otro factor es debido a la presencia de los cálculos o litiasis salivales que llegan a condicionar un impedimento en la evacuación de la saliva, y en algunos casos, secundariamente llega a hacer una inflamación de las glándulas. Estos procesos suelen ser mucho más frecuentes en el sexo masculino, y la enfermedad la alcanzarían a tener únicamente en la edad adulta, generalmente apareciendo por encima de los 40 años. Muy rara vez es bilateral, siendo más común que existan varios cálculos en la misma glándula.
    Una serie de factores que condicionan que sean los cálculos más frecuentes en la glándula submaxilar: Un factor químico (debido a que la saliva de la glándula submaxilar es más alcalina que la parótida y tiene una concentración de calcio y fosfatos mayor), y también el otro factor es el morfológico, condicionado por el conducto glandular.

El tratamiento de los cálculos submaxilares, si son de pequeño tamaño suelen llegar a expulsarse espontáneamente, en cambio, si es de un tamaño mayor, deberá ser eliminado quirúrgicamente para evitar una atrofia glandular.

En cualquier caso, al notar que tenemos las glándulas inflamadas, es muy necesario acudir a una visita con el médico especializado con toda la brevedad posible para informar bien del caso, encontrar cual es el problema y solucionarlo cuanto antes por si pudiera llegar a ponerse peor o más grave.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Inflamaciones glandulares"

    Deja tu comentario