CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » ¿Influyen los vapeadores en la salud oral?

¿Influyen los vapeadores en la salud oral?

Publicado por Dr. Dario Vieira el 10 noviembre 2015 en Odontologia

Hace relativamente poco veíamos como un creciente boom en el mundo de los cigarrillos electrónicos llenaba los stands de centros comerciales de puestos donde poder probar y adquirir los cigarrillos electrónicos, también llamados “vapeadores”. Con el paso del tiempo, se han elaborado algunos estudios y trabajos por parte del sector académico de la odontología. Al igual que en el resto de campos, en el momento en el que una novedad surge y podría ser perjudicial por la salud, los especialistas comeinzan a trabajar y evalúan las consecuencias del producto en cuestión.

Fue en el año 2012 cuando se realizó la primera en cuesta al público acerca de los vapeadores. Los datos obtenidos en el momento reflejaban que únicamente el 9% de los fumadores había probado a dejar el tabaco tradicional, pasándose así a la nueva moda del vapeo, y aproximadamente un 40% de los fumadores no habían sentido acerca de este “gadget”.

A partir de aquel momento, el mercado generó una explosión creando una gran multitud de dudas al respecto. Con el paso del tiempo, gracias a estudios y ensayos podemos decir que ya sabemos más cosas acerca de ello, y desde las Clínicas Propdental ofrecemos toda la información a nuestros pacientes que fuman con este tipo de cigarrillo.

Influencia de los vapeadores en la salud

Actualmente nos encontramos en un punto en el que tenemos muy claras cual es la mayor fuente dañina del tabaco: La nicotina. Se estima que uno de cada dos fumadores fallecerá a complicaciones debidas a este hábito, y que además, ésta reduce la esperanza de vida en aproximadamente unos 10 años.

Los vapeadores a los que se les añade líquido con nicotina, contienen esta peligrosa sustancia así como otras que también se calientan e inhalan en forma de vapor. Existe una significativa variación entre las concentraciones, y esto es debido a que depende de las marcas se presentan diferencias, lo que hace que se complique el garantizar la seguridad. Pese a que queda claro que con estos cigarros electrónicos estamos evitando inhalar otras sustancias tóxicas que los cigarrillos de combustión sí contienen, también tienen sus riesgos particulares.

En el año 2014, la Food and Drug Administration (Conocida por sus siglas FDA) concluyó que “los vapeadores no han sido estudiados completamente, motivo por el cual los consumidores actuales desconocen cuáles son los riesgos potenciales ni tampoco cómo se deben emplear, qué cantidad de nicotina usan algunos de los líquidos, qué productos químicos son inhalados…”, o si de lo contrario “existe algún tipo de beneficio asociado al empleo de estos productos”.

Pese a la falta del fondo académico, existen algunas pistas que nos ayudan a desvelar cuál es el impacto de los cigarrillos electrónicos en las salud bucal en particular. Pasemos a estudiarlos:

La nicotina que contienen estos productos es variable, puesto que depende del líquido que se vaporice. Normalmente esta se presenta en dosis más bajas que en los cigarrillos tradicionales, aunque no por ello deja de perjudicar a la boca, la lengua o las encías. Esta, naturalmente, también contribuye de forma significativa al desarrollo de enfermedades del periodonto como la gingivitis o la periodontitis, además de causar inflamaciones y halitosis. Algunos ejemplos de la influencia negativa de la nicotina son los siguientes:

  • Recesión de encías: El tabaquismo es uno de los hábitos con una mayor influencia en la disminución de las defensas de nuestro cuerpo para combatir la enfermedad de las encías. La combustión origina cambios en los tejidos bucales que pueden favorecer el acúmulo de bacterias, y por otro lado, la nicotina actúa sobre los vasos, redudiendo su capacidad de respuesta frente a la agresión bacteriana. De esta manera es que los fumadores presentan un mayor riesgo de padecer enfermedad periodontal, y cuando aparece, ésta puede agravarse, inclusive.
  • Mal aliento: La nicotina inhibe también la capacidad del cuerpo de generar fluido salival, provocando de esta forma un efecto de sequedad en la boca. También puede irritar las mucosas de la boca y de las vías respiratorias y digestivas superiores, que en general presentan sequedad en la cavidad bucal. Por otra parte, la sustancia (entre otras que incluye el vapeador) se adhiere a la mucosa de la boca, de la lengua y a la de los dientes, algo que termina por originar un olor característico en el aliento, con lo que el problema de la halitosis termina por agravarse.
  • Bruxismo: Pese a que la causa principal del bruxismo es psicológica, también podría generarse a partir de otros factores o sustancias como es el caso de la cafeína, las drogas o la nicotina. En particular la nicotina está considerada un estimulante que dispara los músculos, por lo que hace rechinar los dientes con una mayor intensidad, provocando un desgaste considerable en las estructuras bucales.

El empleo del cigarrillo electrónico por parte de pacientes que no habían fumado previamente es muy raro. Es más, lo habitual es que éste sea empleado por aquellos pacientes que han fumado durante toda su vida y lo que buscan es reducir o dejar por completo el nocivo hábito del tabaquismo. Pese a que cada día son más las pruebas de que estos productos resultan de buena eficacia para ayudar a aquellas personas que quieren dejar el hábito, pudiendo lograr así el objetivo, esto no debería convertirse en un sustituto infinito del cigarrillo de tabaco tradicional, y es que es también perjudicial a su manera.

En España son alrededor de 2000 las personas que, anualmente, terminan por desarrollar cáncer oral, una patología que, por desgracia a día de hoy, sigue teniendo una tasa de mortandad demasiado elevada, cuya supervivencia se estima aproximadamente en un 50% a los 5 años del desarrollo de la enfermedad. Pese a que la detección precoz también incrementa de una forma significativa las probabilidades de sobrevivir, la mejor medida que podemos tomar sin duda es la prevención. El dejar de fumar, ya sea tabaco tradicional o a través de vapeadores, llevar a cabo una correcta higiene oral y acudir a tu Clínica Propdental de forma semestral son algunos de los aspectos básicos que todos deberíamos tener presentes de cara a tener una sonrisa larga y próspera.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "¿Influyen los vapeadores en la salud oral?"

Deja tu comentario