CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Introducción al tratamiento quirúrgico periodontal

Introducción al tratamiento quirúrgico periodontal

Publicado por Dr. Dario Vieira el 3 Marzo 2015 en Odontologia

El tratamiento quirúrgico periodontal engloba una serie de procedimientos quirúrgicos que tienen que ver con el tratamiento de lesiones o condiciones a nivel de los tejidos periodontales. Tales procedimientos requieren un cuidadoso diagnóstico previo y un actualizado conocimiento de las técnicas disponibles. De esta forma, no solamente se utilizan procedimientos que permiten tratar adecuadamente la patología existente, sino que aseguran, a través de la evidencia disponible, los resultados y la predictibilidad exigibles en cada caso.

Tratamiento quirúrgico periodontal

Antes de empezar a hablar más detenidamente sobre la cirugía periodontal en sí, recordemos que las enfermedades periodontales (periodontitis) son aquellas que comprenden todo un conjunto de circunstancias diversas que afectan a cualquier órgano del periodonto. En otras palabras, las enfermedades periodontales se caracterizan sobre todo por un proceso inflamatorio de las encías que ocasiona daños en los tejidos de los dientes. Es importante saber que la intervención quirúrgica sólo es el último eslabón del tratamiento. Esto quiere decir que si la periodontitis no ha llegado a sus últimas fases de desarrollo los médicos suelen utilizar otras vías para tratarla, la más común de las cuales suele consistir en el control de los factores de riesgo. El tratamiento quirúrgico periodontal sólo se utiliza en casos muy severos y su objetivo primordial no es la curación, sino la exéresis de las lesiones, por la cual se garantizará un buen mantenimiento posterior del periodonto ante los factores etiológicos.
El tratamiento periodontal tiene tres fases que muchas veces se pueden llegar a superponer. La primera fase es la llamada fase de terapia causal inicial y su objetivo consiste básicamente en hacer todo lo posible para que se detenga la destrucción de los tejidos periodontales, controlando la gingivitis y las caries. La segunda fase es la correctiva que va dirigida a establecer la estética y la función. La última fase – la fase de soporte periodontal o de mantenimiento – cierra el tratamiento y se ocupa mayoritariamente de prevenir la recidiva de la enfermedad periodontal.
Una vez finalizado el tratamiento periodontal básico deben esperarse ciertos cambios clínicos que afectan a los tejidos periodontales, especialmente en lo que se refiere a la reducción de la profundidad de sondaje, reducción del sangrado, al sondaje y ganancia de inserción clínica. Si, a pesar de haber llevado a cabo el tratamiento periodontal causal inicial, persisten lesiones periodontales activas – bolsas y sangrado al sondaje – hay que considerar la necesidad de eliminar la sintomatología periodontal mediante procedimientos quirúrgicos.
Como ya hemos visto, la cirugía periodontal no siempre es necesaria, ya que si la enfermedad no está muy desarrollada se puede tratar, siguiendo el procedimiento descrito anteriormente, y, por ello, este tipo tratamiento no se considera como el tratamiento principal, sino como un auxiliar del tratamiento periodontal causal inicial. Es importante tener en cuenta que, cuando su médico toma la decisión de intervenir quirúrgicamente para tratar la periodontitis, ésta siempre estará basada en toda una suerte de factores que al final hacen imposible emplear cualquier otro tipo de tratamiento.
También es necesario señalar que los estándares y la cirugía pocas veces se han visto las caras. Esto quiere decir que cada médico, antes de elegir la técnica quirúrgica a utilizar, estudia detenidamente cada caso en particular para que la elección se acerque al máximo a las necesidades del paciente. En la mayoría de los casos las técnicas quirúrgicas empleadas en cada caso son combinadas. Así el médico que realiza la operación se asegura del cumplimiento de los objetivos globales del tratamiento quirúrgico periodontal.
La historia del tratamiento quirúrgico periodontal regaló a la humanidad el descubrimiento y la utilización de técnicas quirúrgicas diversas, machas de las cuales se siguen empleando hoy en día para curar la periodontitis. En este artículo sólo mencionaremos algunos ejemplos de auténticas victorias científicas que enriquecieron la medicina con su aparición y facilitaron enormemente el tratamiento de la periodontitis.
Uno de los pioneros de la cirugía periodontal fue Robicsek (1884). Gracias a este señor hoy conocemos lo que se llama la gingivectomía – un procedimiento quirúrgico que se centraba en la eliminación de la bolsa y se solía combinar muchas veces con el recontorneado de la encía que permitía restaurar la forma fisiológica de la misma. Robicsek utilizaba en sus operaciones lo que ahora conocemos como la incisión recta. Años más tarde, concretamente en 1918, Zentler para llevar a cabo la misma operación utilizó la técnica de la incisión festoneada. Hay que mencionar que los resultados obtenidos por ambos médicos fueron muy similares y consistieron en la erradicación de la bolsa periodontal profundizada y una condición local que permitía conservar más fácilmente la higiene oral. Pero la historia de la gingivectomía no se quedó ahí y esta técnica quirúrgica volvió a ser descrita de nuevo en 1951 por Goldman. Fue él quien nos “regaló” la gingivectomía tal y como la conocemos hoy en día.
Otra técnica del tratamiento quirúrgico periodontal fue descrita y publicada en el año 1918 por Leonard Widman. Se trataba de la cirugía a colgajo. En este caso la aportación de Widman a la medicina se puede considerar de incalculable valor, dado que fue una de las primeras descripciones detalladas del uso de un procedimiento con colgajo para la eliminación de bolsas. Esta técnica quirúrgica se destaca por su “amplitud” de uso, pues se trata de una operación que puede ser empleada en prácticamente todos los casos, siempre y cuando el tratamiento quirúrgico sea necesario.
Los objetivos del tratamiento quirúrgico periodontal al igual que sus métodos han ido evolucionando a lo largo de la historia. Así, por ejemplo, si antes el objetivo número uno por excelencia era la eliminación de la bolsa periodontal, cuyo aumento era la principal indicación para la cirugía periodontal, actualmente este concepto (la eliminación de bolsa periodontal) dejó de ser inequívoco. Y aunque todavía no podemos descartarlo del todo, ya empiezan a aparecer estudios que, basándose en un conjunto de conocimientos científicos más actualizados de la biología del periodonto, nos permiten entender mejor la importancia que puede llegar a tener la cirugía periodontal en la preservación de los dientes, sobre todo a largo plazo. Una aportación muy relevante y significativa al estudio de los métodos de la cirugía periodontal en este campo la hicieron Axelsson y Lindhe en 1981 al publicar un estudio sobre el tema. Dicho estudio versa sobre la relevancia de la higiene bucal que se debe mantener a base de ir creando poco a poco unos hábitos correctos y saludables de higiene oral. Los autores del estudio explican que la higiene oral nunca puede pasar al segundo plano, dado que es ella la que le permite al paciente controlar adecuadamente la cantidad de placa y mantenerla, a ser posible, en el mismo nivel. Esto, según Axelsson y Lindhe, ayuda considerablemente al médico a hacer el pronóstico y después, basándose en él, iniciar o no el tratamiento quirúrgico. El éxito del tratamiento elegido por el doctor siempre dependerá directamente de la higiene oral del paciente, esto es, del mantenimiento correcto y estable de niveles de placa: lo que le importa al médico es saber si los niveles de placa del paciente son compatibles con la salud gingival o no, con lo que el control de placa adecuado se ha instalado decisivamente entre los principales objetivos del tratamiento quirúrgico periodontal.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Introducción al tratamiento quirúrgico periodontal"

    Deja tu comentario