¿Qué es un irrigador bucal y para que se utiliza?
Inicio » ¿Qué es un irrigador bucal y para que se utiliza?

¿Qué es un irrigador bucal y para que se utiliza?

Publicado por draanasanchez el 3 enero 2019 en Artículos sobre Odontologia general

Actualizado el 18 enero 2019

Gracias la comodidad de su utilización, los irrigadores bucales se incorporan con mucha facilidad a tu higiene oral.

Al utilizarlos, debe recordarse pasar el chorro de agua por todos los dientes y, para no dejarse ninguno, se recomienda seguir siempre el mismo recorrido, como en el caso del cepillado.

Cuando hablamos de higiene dental no solamente hacemos referencia al cepillado de después de las comidas.

Y es que son otros elementos y acciones que nos serán de gran utilidad para eliminar la placa bacteriana y conseguir una higiene óptima.

El irrigador bucal es un elemento dedicado a la higiene bucodental y que nos propone una amplia variedad de beneficios.

Te explicamos todo lo que hay que saber para que puedas conocer las funciones y ventajas del irrigador bucal en tu higiene oral.

¿Que es el irrigador bucal?

Pues bien, se trata de unos utensilios muy útiles que liberan un chorro pulsátil de agua, sola o mezclada con algún antiséptico.

El irrigador bucal es una especie de utensilio que dispensa agua a presión y que, gracias a su acción, provoca cambios cuantitativos y cualitativos en el biofilm.

Disuelve y también disgrega la placa bacteriana que puede estar presente en la boca.

La irrigación bucal es complementaria al cepillado dental.

Y es ideal para eliminar los restos de alimentos y bacterias que hayan podido quedar dispersos en la cavidad oral, también para masajear las encías.

Si eres consciente de su importancia, no te costará incorporar el hábito en tus rutinas de higiene oral diaria.

Recuerda, sobre todo, que el irrigador bucal es capaz de reducir la gingivitis.

Sabemos que el cepillado dental es el pilar fundamental de la higiene oral en casa, pero también que tiene prácticas complementarias.

Sí, hacerse con un buen cepillo, que tenga preferiblemente el cabezal pequeño y las cerdas suaves, es parte importante de las rutinas, pero también lo es la higiene interdental, el uso de limpiadores linguales… y la irrigación bucal.

¿Para qué sirve el irrigador bucal?

Sirven para eliminar los restos de alimentos y biofilm, y masajear la encía sin dañarla.

Los dentistas en Clínicas Propdental aconsejan fervientemente su utilización, sobre todo a aquellos pacientes propensos a tener sarro.

Se trata de un elemento muy simple y cuya función es aplicar un chorro de agua a presión con la finalidad de eliminar los restos de alimentos y placa bacteriana que se encuentra en nuestra boca.

Además, otra de las importantes funciones que nos ofrece el irrigador es estimular las encías.

Es muy importante considerar que el irrigador no puede sustituir, en ningún caso, el cepillado dental y es que la función del irrigador es eliminar aquello que no hayamos podido desechar con el cepillo.

Dicho de otro modo, estamos ante un complemento idóneo en nuestra limpieza diaria, de igual forma que sucede con el hilo dental o los enjuagues bucales.

Solamente la combinación de estas acciones nos ofrece el resultado que esperamos; boca limpia y sana.

beneficios de la irrigación bucal

Recomendamos especialista en tratamiento de ortodoncia y para limpiar las prótesis sobre implantes dentales

Si bien es cierto que la irrigación bucal es apta para cualquier persona, estamos ante un proceso que se recomienda especialmente en pacientes con Ortodoncia.

Así como también a aquellas personas que cuentan con prótesis sobre implantes dentales.

En el caso de la Ortodoncia es evidente que no es sencillo llevar a cabo el cepillado dental por culpa de los brackets dentales, de forma que es probable que queden restos de alimentos en nuestra boca.

Y, gracias al irrigador, podremos conseguir un óptimo resultado y mejora en la higiene de nuestros dientes y en especial de los puentes dentales y prótesis sobre implantes.

¿Como se utiliza el irrigador de boca?

Antes de iniciar este proceso es indispensable tener la boca limpia y para ello no solo necesitaremos usar el cepillo sino que también es importante utilizar el hilo dental. Seguidamente rellenaremos el depósito de agua, aunque también tenemos a nuestra disposición colutorios bucales y que nos serán útiles para este proceso.

El siguiente paso es colocar la boquilla, una vez lo tengamos armado introducimos el irrigador y lo colocamos sobre las encías. Ahora es momento de empezar con este proceso y debemos apuntar el chorro tanto en las encías como en los dientes, siendo conveniente que el proceso tenga una duración de unos dos minutos.

Tal y como podemos ver, el uso del irrigador bucal es muy simple, intuitivo y ameno, siendo además una labor que repercutirá positivamente en la salud de nuestra boca y es que no podemos olvidar que la higiene bucodental es nuestro principal aliado a la hora de evitar y prevenir las principales enfermedades bucodentales, como por ejemplo la caries o la gingivitis.

¿Cuales son las las claves para un buen uso del irrigador bucal?

¿Cuales son las las claves para un buen uso del irrigador bucal?

El irrigador bucal es un complemento del cepillado poco conocido, pero clave para conseguir una sonrisa perfecta. ¿Cómo usarlo correctamente?

La irrigación bucal es una técnica especialmente recomendada para pacientes que llevan aparatos de ortodoncia. Al tratarse de un chorro de agua a presión, permite remover restos de comida que se han quedado pegados entre los aparatos. Estas son algunos de los beneficios de usar irrigador bucal:

  • Aporta frescor. La halitosis o mal aliento puede llegar a ser muy molesta para los que rodean al paciente. El irrigador bucal es un gran aliado para mantener el aliento fresco, porque llega a partes más profundas de la boca.
    Dientes más estéticos. El irrigador bucal ayuda a eliminar las manchas de la superficie de los dientes. Esto permite recuperar un color más radiante y tener una sonrisa más bonita.
  • Sensibilidad dental. En pacientes con sensibilidad dental, el uso de otros productos como el hilo dental puede ser doloroso. El irrigador evita el roce y el sangrado de las encías. Así, permite una limpieza eficaz sin dolor.
    Prevención de patologías bucodentales. La eliminación de placa bacteriana en espacios entre dientes y encías evita el sarro. Además, ayuda a prevenir el desarrollo de patologías como la gingivitis, así como infecciones e irritaciones en las encías.
  • Otros tratamientos. El irrigador permite una limpieza no invasiva en dientes que han sido sometidos a tratamientos como las carillas dentales. El paciente puede realizar una limpieza en profundidad sin alterar los resultados de estos tratamientos.

¿Cómo debes usar tu irrigador de boca?

Existen diversas indicaciones para cuidar el irrigador y alargar su uso y eficacia:

  • Ajustar bien la presión del agua. Si usamos una presión alta podemos dañar el esmalte y las encías.
  • Mantenerlo en un ambiente óptimo. Es importante evitar que el irrigador esté en contacto con otros aparatos de higiene.
  • Espacios clave. La gran ventaja del irrigador es que puede limpiar el biofilm oral de espacios difíciles. Por ello es recomendable potenciar su uso en zonas clave: superficie dental y espacios interdentales.

Por último no olvides que para que el irrigador bucal tenga los efectos de limpieza deseados, es importante realizar otros pasos previos como el cepillado. Lo más importante es cepillarse los dientes después de cada comida, con un cepillo de cerdas suaves y sin ejercer demasiada presión. Además del irrigador bucal, el enjuague también es un buen aliado para eliminar los restos de placa bacteriana entre dientes y encías.

¿Cuales son las ventajas del uso de irrigador bucal?

El irrigador bucal es un aparato que aplica un chorro de agua a presión.

Se usa como complemento del cepillado dental y es muy recomendado para pacientes portadores de ortodoncia. La irrigación bucal permite conseguir una limpieza más profunda y favorece la prevención de las enfermedades periodontales.

El chorro de agua elimina los restos de comida entre dientes

Entonces, ¿Qué beneficios aporta el uso del irrigador bucal?

Este aparato es especialmente recomendado durante la ortodoncia porque permite eliminar los restos de comida y bacterias de los aparatos. Los brackets tienden a crear zonas de retención de placa bacteriana.

De este modo, el chorro de agua elimina los restos de comida de la superficie y de los espacios entre dientes.

Eliminar estos restos de placa bacteriana es muy importante, ya que con el tiempo se incrustan y forman sarro.

En este punto es más difíciles eliminarlos y el paciente puede desarrollar patologías orales como la gingivitis.

¿Qué beneficios aporta específicamente la irrigación bucal?

  1. Reduce la placa bacteriana: la acción de esta práctica provoca cambios significativos en los niveles de placa bacteriana, promoviendo su más rápida y eficaz disolución y disgregación. De hecho, es el principal beneficio que aporta a la salud bucodental del paciente.
  2. Reduce la gingivitis: un estudio de la Universidad de Nebraska comprobó que el irrigador bucal, junto con el cepillo manual o eléctrico, es una medida de prevención más eficaz contra la gingivitis. Recordemos que la gingivitis, también conocida como enfermedad de las encías, es una de las patologías más comunes que padecen los españoles, prácticamente al mismo nivel que la caries dental.
  3. Reduce el sangrado en el sondaje: estudios científicos han demostrado que la irrigación bucal, combinada con el cepillado, es muy efectiva para reducir el sangrado de las encías en el sondaje.
  4. Reduce el nivel de bacterias subgingivales: hasta 6 milímetros e independientemente de la solución empleada. Además, esta reducción del nivel de bacterias subgingivales se puede mejorar con el uso de boquillas especiales que permiten que el agua (o cualquier otra solución) acceda a las zonas más inalcanzables de la boca.

El uso de irrigador bucal un complemento clave en tu higiene oral

El irrigador puede ser el complemento clave para mantener los dientes y las encías sanos:

  • Limpieza más profunda. El cepillo no consigue llegar a los rincones más difíciles de la cavidad oral, algo que sí consigue el irrigador. Hablamos de espacios entre dientes, la línea de la encía…
  • Aliento fresco. La halitosis o mal aliento puede llegar a ser muy molesta para los que rodean al paciente. El irrigador bucal es un gran aliado para mantener el aliento fresco, precisamente porque llega a partes más profundas de la boca.
  • Sonrisa más bonita. El irrigador bucal ayuda a eliminar las manchas de la superficie de los dientes. Esto permite recuperar un color más radiante y tener una sonrisa más bonita.
  • Sensibilidad dental. En pacientes con sensibilidad dental, el uso de otros productos como el hilo dental puede resultar algo doloroso. El irrigador bucal evita el roce y el sangrado de las encías. Así, permite una limpieza eficaz sin dolor.
  • Prevención. La eliminación de placa bacteriana en espacios entre dientes y encías evita el sarro. Además, ayuda a prevenir el desarrollo de patologías como la gingivitis, así como infecciones e irritaciones en las encías.

¿Cuales son las ventajas del uso de irrigador bucal?

Empezamos este listado mencionando su facilidad de uso y es que se trata de un elemento simple e intuitivo que no representará ninguna dificultad para el usuario.

Hay que hablar también de su importancia y utilidad a la hora de prevenir inflamaciones e infecciones en la boca, ello se debe a que gracias a su uso podremos eliminar aquellas bacterias, localizadas en los dientes, encías y restos de tejidos bucales que no eliminemos mediante el cepillado o con el uso del hilo dental.

Por otra parte, ya sabemos la importancia con la que cuenta la estética dental en la actualidad. ¿Verdad?

Son muchas las personas que desean tener los dientes limpios y sin manchas y una sencilla forma de conseguirlo es mediante el uso del irrigador.

¿Cuáles son los objetivos del irrigador bucal?

Uno de los principales objetivos del irrigador bucal es eliminar la placa bacteriana y el sarro,.

Por ello y si tenemos en cuenta que estamos ante los agentes causantes de enfermedades orales tan comunes como la caries o la gingivitis queda claro que estamos ante un elemento de prevención básico e indispensable.

Si te preocupa tu aliento debes saber que el irrigador bucal es uno de los grandes aliados para conseguir un aliento fresco.

La explicación es muy simple si tenemos en cuenta que estamos ante un elemento que tiene la capacidad de acceder a cualquier zona de la boca.

Ventajas del irrigador bucal

¿A qué esperas para incluirlo en tu rutina de higiene diaria?

Es importante aclarar que el irrigador cumple con una función muy importante en la higiene oral, sin embargo no se puede sustituir por otros procesos como el cepillado después de cada comida o el uso del hilo dental y los enjuagues bucales.

Todo ello supone una rutina óptima y completa de higiene bucodental que nos permitirá evitar las principales enfermedades orales, como por ejemplo la caries o la gingivitis.

¿A qué esperas para proteger tu boca? A día de hoy es una opción tan recomendable como sencilla.

Para que el irrigador bucal tenga los efectos de limpieza deseados, es importante tener una buena rutina de higiene basada en el cepillado dental.

Lo más importante es cepillarse los dientes después de cada comida, con un cepillo de cerdas suaves y sin ejercer demasiada presión.

Además del irrigador bucal, el enjuague también es un buen aliado para eliminar los restos de placa bacteriana entre dientes y encías.

También es importante visitar al dentista de confianza una vez cada seis meses.

En las clínicas PropDental realizamos un estudio personalizado para conseguir los mejores resultados con tu sonrisa.

Tratamientos dentales que necesitan la irrigación bucal

Aunque la irrigación bucal es un procedimiento que debería incorporar todo el mundo.

Hay personas que verdaderamente lo necesitan, puesto que los hábitos clásicos de higiene oral no les son suficientes.

Es el caso de los pacientes que llevan implantes dentales, ya que permite limpiar por debajo de las prótesis sobre implantes.

Si no controlamos el nivel de placa bacteriana que se adhiere a los implantes dentales, favorecemos la aparición de periimplantitis.

Pacientes que están en tratamientos de ortodoncia es esencial para eliminar los restos de comida que quedan atrapados entre los brackets dentales y tus dientes.

Gracias a la irrigación bucal, el paciente con brackets podrá asegurar la salud de su boca.

La irrigación bucal se hace imprescindible también en casos de periodontitis ya que te ayuda a limpiar mejor entre tus dientes.

Sobre el autor:

draanasanchez
La Dra. Ana Sánchez Clavero es Odontóloga general con más de 15 años de experiencia.
Colegiada 4961
Postgrado de odontopediatría en la Fundación CREO
Postgrado de estética dental en la SCOE (Sociedad Catalana de Odontología y Estomatologia) Barcelona.
Ha asistido a diversos cursos de actualización odontológica.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "¿Qué es un irrigador bucal y para que se utiliza?"

    Deja tu comentario

    He leído y acepto la política de privacidad de propdental.es
    Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

    ¿Qué hacemos con tus datos?
    En propdental.es te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog.

    Además, si quieres que te notifiquemos vía email, usaremos el email y el nombre que has proporcionado para poder enviarte las respuestas sobre este artículo
    PEDIR CITA
    TE LLAMAMOS

    Centro de preferencias de privacidad

    Cookies imprescindibles

    Se usan para saber si ya aceptaste nuestras políticas de privacidad.

    gdpr

    Cookies de terceros

    Cookies de Google Analytics, Cookies para colocar el botón de me gusta de Facebook y cookie de Google doubleclick.net

    _ga, _gid, _gat, fr, IDE

    Te llamamos
    Pide cita