CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Irritaciones bucales: cómo prevenirlas

Irritaciones bucales: cómo prevenirlas

Publicado por Dr. Dario Vieira el 27 Julio 2016 en Odontologia

Las llagas y las úlceras son irritaciones bucales que afectan hasta un tercio de la población. Se trata de irritaciones que pueden aparecer en los labios, la lengua y otras partes de la boca. Las llagas pueden llegar a ser muy molestas para el paciente, alterando su alimentación o incluso su habla. Además este tipo de lesiones son muy antiestéticas y dolorosas con el roce.

Aunque existen diferentes tipos de irritaciones bucales, las más comunes son el herpes labial las aftas, la candidiasis, y la leucolapsia. Cada tipo de irritación tiene un tratamiento específico, aunque suelen desaparecer al cabo de una semana aproximadamente.

  • Herpes Labial. Es un conjunto de ampollas que surge alrededor de los labios e incluso por el mentón y la nariz. El herpes labial está causado por el virus herpes y es muy contagioso, aunque suele afectar con más frecuencia a los niños. El virus del herpes labial no suele curarse, sino que permanece en el cuerpo y puede surgir de vez en cuando mediante ampollas como una reacción a alergias, fiebre o alteraciones emocionales.
  • Aftas. Son pequeñas erupciones o llagas blancas rodeadas por una pequeña zona inflamada y enrojecida. Aunque no son contagiosas, suelen confundirse con el herpes labial. Pero aunque también pueden ir reapareciendo, las aftas surgen en el interior de la boca.
  • Candidiasis. Es un conjunto de placas de color amarillento o rojizo que aparece en las superficies húmedas de la boca. Esto se produce por una infección micótica causada por el hongo cándida albicans. La candidiasis bucal afecta con más frecuencia a recién nacidos o personas con las defensas más bajas a causa de una enfermedad. También son susceptibles de desarrollar candidiasis bucal los pacientes con prótesis dentales, que padecen xerostomía o que han finalizado un tratamiento con antibióticos.
  • Leucoplasia. Se trata de una placa de aspecto blanquecino que aparece en el interior de la mejilla, la lengua o las encías. En los casos de leucoplasia es conveniente que el odontólogo realice una biopsia, ya que algunos casos pueden derivar en cáncer. Normalmente se relaciona la aparición de la leucoplasia con el tabaquismo.

En caso de tener alguna de estas irritaciones bucales y que persistan durante más de una semana es conveniente acudir al odontólogo de inmediato.

Cada tipo de irritación tiene un tratamiento concreto. En el caso del herpes labial se administran anestésicos tópicos para aliviar el dolor temporalmente. También se suelen recetar medicamentos antivirales para reducir la infección y que desaparezca de la boca en pocos días.

Las aftas también suelen curarse pasados unos días, aunque es muy probable que el paciente experimente nuevos brotes. Su tratamiento se basa en el uso de enjuagues bucales antimicrobianos, que ayudan a combatir la irritación. A veces se recomienda el uso de antibióticos, aunque pueden tener efectos secundarios como otras infecciones en el paciente.

La candidiasis tiene un tratamiento que se basa en controlar todo aquello que pueda provocar su reaparición. Así, el paciente con prótesis dentales deberá cuidar al máximo su limpieza. En el caso de tomar medicamentos como antibióticos o anticonceptivos se puede reducir la dosis, ya que pueden provocar sequedad bucal o xerostomía y puede desarrollarse candidiasis. En todos los casos es muy importante mantener una buena higiene bucal diaria.

En el caso de la leucoplasia el tratamiento es el mismo. Así, el paciente eliminar los factores que provoquen su aparición, como el tabaquismo o el hábito de mascar tabaco. También se pueden reemplazar las prótesis por unas que encajen a la perfección en la boca. La leucoplasia requiere un seguimiento específico por parte del odontólogo, por lo que es recomendable una visita cada tres o seis meses.

Cómo prevenir las irritaciones bucales

La mayoría de las irritaciones bucales se deben a virus, hábitos perjudiciales o alteraciones del cuerpo como el estrés. Así, irritaciones bucales como las llagas y las úlceras se pueden evitar cuidando los hábitos de alimentación e higiene de nuestra boca.

  • Alimentación adecuada. Además de evitar alimentos muy calientes que puedan irritar nuestra boca es conveniente cuidar el proceso de masticación. Muchas irritaciones temporales aparecen por una mordida de nuestro tejido mientras comemos. Así, es importante masticar los alimentos lentamente, algo que también será beneficioso para nuestra digestión.
  • Evitar hábitos perjudiciales. Es imprescindible abandonar hábitos como el tabaquismo o la masticación de tabaco. Tampoco es favorable el consumo de alcohol ni la exposición muy prolongada de nuestra boca al sol. Además es recomendable reducir el estrés mediante técnicas de relajación, ya que puede ser un factor clave de desarrollo de irritaciones bucales.
  • Higiene bucodental. El factor decisivo de prevención es una buena higiene de nuestra boca. Un correcto cepillado, además de un enjuague bucal y el hilo dental serán clave para evitar las molestas irritaciones bucales.

Comentarios

Un comentario para "Irritaciones bucales: cómo prevenirlas"

  • El 27.07.2016 , Anónimo ha comentado:

    Muchísimas gracias por el aporte, Dario. Me encanta tu blog y siempre lo sigo!

Deja tu comentario