La abrasión dental
Inicio » La abrasión dental

La abrasión dental

Actualizado el 24 marzo 2015

Es lógico pensar que como más fuerte nos cepillemos los dientes, más limpios estarán. Pero de hecho, aplicar demasiada presión al cepillarnos puede debilitar las capas exteriores de la estructura dental. Este problema, llamado abrasión dental, puede suceder cuando un objeto foráneo (como el cepillo) provoca excesiva fricción en los dientes y desgasta gradualmente el esmalte que los recubre.

¿Qué es la abrasión dental?

Si has notado alguno de los síntomas de la abrasión dental, como un aumento de sensibilidad o pequeñas muescas en la base de los dientes, puede que sea el momento de revisar tus hábitos de higiene oral con tu dentista o higienista. Eso no significa que tengas que dejarte de cepillar los dientes ni mucho menos, solo debes aplicar la técnica de cepillado correcta.

Causa-efecto
El cepillado vigoroso es el culpable más común de la abrasión dental, pero cualquier objeto que se friegue constantemente con nuestros dientes puede provocar el mismo problema. Utilizar mal los palillos de dientes, también puede contribuir a la abrasión, del mismo modo que mordernos las uñas o tener un piercing en la boca o la lengua.

En algunos casos, los retenedores o las dentaduras parciales mal fijadas también pueden ser los culpables. Lo creas o no, el tipo de pasta que utilizas también puede tener que ver, ya que algunas fórmulas son más abrasivas que otras.

Mientras que proteger la apariencia de tus dientes puede parecer la razón más obvia para prevenir y tratar la abrasión dental, la debilitación del esmalte también puede comportar importantes problemas dentales con el tiempo. Muchos pacientes experimentan un aumento de la sensibilidad dental al frío y al calor. Además, sin esta capa protectora, los dientes pueden ser más susceptibles a la infección. En casos avanzados, cuando la abrasión dental no se diagnostica o no se trata, puede requerir un empaste dental o incluso el uso de una corona.

Tratamiento de la abrasión dental: qué debes y qué no debes hacer
A pesar de que hay varias maneras de tratar la abrasión, lo mejor es prevenir el problema. Puedes empezar el tratamiento dental siguiendo estos sencillos consejos:

  • Utilizar un cepillo de dientes de cerdas suaves
  • Cepillarte los dientes sin demasiada presión
  • No utilizar palillos ni morderte las uñas
  • Asegurarte que las prótesis encajan a la perfección
  • Acudir a las visitas regulares con el dentista

Si sigues todos estos consejos, evitarás la abrasión dental y mantendrás una sonrisa sana y bonita.

Sobre el autor:

Dr Dario Vieira Pereira
Licenciado en odontología. Se ha especializado con el Máster en Cirugía e implantología por la Universidad de Barcelona, y completó su formación con el Diploma de Estudios Avanzados en la Facultad de Odontología de la misma Universidad.

Licenciado en Odontologia 1996-2001
Master de cirugía bucal e implantología bucofacial, Facultad de odontología, Universidad de Barcelona 2001-2004
Diploma de estudios avanzados del Doctorado con clasificación de excelente 2006.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "La abrasión dental"

    Deja tu comentario

    He leído y acepto la política de privacidad de propdental.es
    Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

    ¿Qué hacemos con tus datos?
    En propdental.es te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog.

    Además, si quieres que te notifiquemos vía email, usaremos el email y el nombre que has proporcionado para poder enviarte las respuestas sobre este artículo
    PEDIR CITA
    TE LLAMAMOS

    Te llamamos
    Pide cita