CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » La halitosis: conócela en profundidad

La halitosis: conócela en profundidad

Publicado por Dr. Dario Vieira el 18 Marzo 2016 en Odontologia

El mal aliento es una de nuestras peores pesadillas. Además de alejar a las personas que tenemos a nuestro alrededor, consigue que nos sintamos inferiores, inseguros y que nuestra incomodidad aumente por segundos. Cuando estamos entre un grupo de gente, la halitosis es nuestra peor enemiga: si no nos damos cuenta, puede que los comentarios que recibamos sean ofensivos. Hay muchos remedios para evitar este síndrome que tanto odiamos: comer, mascar chicle sin azúcar, caramelos… Pero se trata de una patología que va mucho más allá y que, por consiguiente, si es crónica, tiene un tratamiento odontológico asignado. La halitosis puede combatirse desde la raíz hasta incluso eliminarla por completo. Es un problema que puede padecer cualquier persona, y nuestros dentistas en Clínicas Propdental lo saben.

De hecho, en la actualidad se estima que alrededor del 30% de la población adulta sufre los estragos de la halitosis. Esos hedores desagradables que emanan de la cavidad bucal no les dejan tranquilos ni un solo día, o bien han aparecido de forma intermitente en sus vidas. Hasta ahora no se ha estimado más prevalencia en hombres que en mujeres o viceversa, parece que afecta a ambos sexos por igual. No obstante, son las mujeres las que piden más tratamientos para erradicar la halitosis por completo. Y es que cabe tener en cuenta que puede perjudicarnos en muchos ámbitos de nuestra vida cotidiana: en el trabajo, cuando estamos con nuestros hijos, con amigos, de compras… Puede llegar incluso a obsesionarnos. Nuestros especialistas te dan más pistas acerca de este síndrome y te ayudan a prevenir su desarrollo. Recuerda que, en todos los casos, la prevención debe ser siempre nuestro más fiel aliado; así nos ahorraremos un tratamiento más serio.

Tipos de halitosis

Aunque esta patología es conocida universalmente como halitosis, se puede clasificar en diferentes tipos. En tres, concretamente:

  1. La halitosis genuina o verdadera: cuando el hedor está verdaderamente presente en la cavidad oral y se puede medir para establecer el tratamiento adecuado en cada caso.
  2. La pseudohalitosis: cuando no existe mal olor en la boca pero el paciente cree que sí está presente.
  3. La halitofobia: cuando el paciente, después de haberse tratado de halitosis genuina o pseudohalitosis, aún cree que el mal aliento persiste.

Vemos que las dos últimas tipologías a las que hemos hecho referencia tienen un alto componente psicológico. En estos casos, el tratamiento que se diseñe al respecto tiene que tener otro carácter y ser promovido y controlado por un psicólogo o psiquiatra. Las competencias del dentista comienzan y acaban en el tratamiento de la halitosis genuina o verdadera, que tiene efectos mesurables y que es realmente un problema.

¿Por qué es tan desagradable?

La halitosis genuina o patológica se caracteriza, como ya hemos apuntado, por la emisión de gases malolientes que son percibidos por el propio sujeto y por los demás. ¿Por qué se define como un hedor tan desagradable? Porque verdaderamente lo es. Su causa principal es la fermentación bacteriana de proteínas, péptidos y mucinas encontradas en la saliva, sangre, fluido cervicular, neutrófilos lisados, células epiteliales descamadas y cualquier resto alimentario retenido en las superficies orales. Estas pequeñas bacterias que permanecen en la boca producen compuestos malolientes que pagamos entre todos. La halitosis suele ser más insoportable en los primeros momentos del día, puesto que dichas bacterias han tenido tiempo de desarrollarse y multiplicarse libremente en la cavidad oral durante toda la noche. ¿Cómo puedes saber si tienes mal aliento? Lo mejor es que consultes a un profesional. Recuerda que uno mismo es el peor evaluador posible y, en ocasiones, la autopercepción puede ser errónea.

Prevenir la halitosis

La mejor manera de acabar con la halitosis es actuando desde la prevención. Aunque aún no se reconocen medidas específicas, recuerda que la higiene oral es fundamental. Es esencial que mantengas la boca en un estado de salud óptimo a través, sobre todo, del cepillado dental en casa y de las visitas periódicas al dentista. Recuerda, además, que la limpieza no se acaba con el cepillado, hay algo más allá: utiliza el hilo dental, el limpiador lingual y, si el dentista te lo recomienda, un enjuague bucal adecuado a tus necesidades particulares. Y no te olvides de programar limpiezas dentales profesionales al menos dos veces al año.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "La halitosis: conócela en profundidad"

    Deja tu comentario