CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » La halitosis, consecuencia de la enfermedad periodontal

La halitosis, consecuencia de la enfermedad periodontal

Publicado por Dr. Dario Vieira el 10 Junio 2016 en Odontologia

La enfermedad periodontal es probablemente una de las más comunes en la actualidad. De hecho, prácticamente todos los adultos la padecen, aunque en distintos grados. De las diferentes patologías periodontales que existen, la gingivitis es la más recurrente: es muy prevalente y pasa prácticamente desapercibida. Los pacientes no saben cuándo la padecen, dado que sus síntomas se conciben como normales. El sangrado, el dolor, las pequeñas molestias, la hinchazón… La mayoría piensan que son cosas normales, que en pocos días desaparecerán. No obstante, hay un síntoma que sí incomoda de verdad a los pacientes: la halitosis. Si no se trata, la gingivitis puede provocar mal aliento y, como consecuencia, comprometer la autoestima y las relaciones interpersonales del paciente.

La halitosis puede ser de diferentes tipos, pero la clasificación extra-oral/intra-oral es la más común. ¿Qué es cada una de ellas? La halitosis extra-oral tiene su origen fuera de la boca, y puede transmitirse por vía sanguínea. La halitosis intra-oral, en cambio, sí que se origina dentro de la boca, la fuente del mal olor se encuentra en el interior. Es de esta última tipología de la que estamos hablando, que puede ser provocada por la gingivitis o la periodontitis. Vemos, entonces, que el mal aliento y la enfermedad periodontal están directamente relacionados. Además, ambas cosas no sólo pueden ser perjudiciales para nuestra salud bucodental, sino que pueden causarnos traumas importantes, complejos y aislamiento social. ¿Cómo podemos actuar contra la halitosis? Los dentistas de Clínicas Propdental saben cómo hacerlo.

Actuar contra la halitosis

Cuando la halitosis es consecuencia de la gingivitis, lo que hay que hacer es tratar la enfermedad raíz. El odontólogo controlará tu enfermedad de las encías, te recetará enjuagues bucales específicos y, a medida que los síntomas se desvanecen, vas a recuperar un aliento fresco y agradable. Pero la mejor manera de actuar contra la halitosis es la prevención: cepillarse los dientes después de cada comida, no olvidar la limpieza interproximal, eliminar el biofilm, evitar el tabaco y el alcohol, reducir el té y el café, beber agua abundantemente… y, sobre todo, reducir el estrés. Así no sólo prevenimos la halitosis, también la enfermedad de las encías. No te olvides de programar visitas al dentista (una vez cada seis meses, como mínimo) y recibir limpiezas dentales profesionales. Lo relevante es eliminar la placa bacteriana (la causante de todo) y evitar que se adhiere a los dientes y forme el sarro.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "La halitosis, consecuencia de la enfermedad periodontal"

    Deja tu comentario