CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » La historia de la odontología estética

La historia de la odontología estética

Publicado por Dr. Dario Vieira el 17 enero 2016 en Odontologia

Seguro que habrás oído esto más de una vez: El campo de la odontología estética ha dado un gran salto con el paso de los últimos tiempos. Gracias al empleo de las modernas tecnologías de las que disponemos, los pacientes disponen de un enorme número de recursos, para así lograr una sonrisa perfecta, sana y libre de patología en un tiempo que es de récord. Técnicas como el blanqueamiento dental, las carillas dentales o las técnicas de implantología dental son tratamientos altamente avanzados que, con el curso, están definiendo una nueva era dentro de la odontología, pero… ¿Esto siempre ha sido así? En este artículo daremos un pasen de la retrospectiva que ha acontecido hasta llegar a los días de hoy dentro del marco de la odontología estética, que se remonta a tiempos antiguos.

Odontología estética: Una mirada a su pasado

Existen algunas técnicas de la odontología estética que, de forma extremadamente primitiva, se llevaban a cabo durante miles de años. En el año 3000 a.C, ya se comenzaron a usar pequeñas ramas para así limpiar sus dientes, con lo que se conseguía una sonrisa más bonita y saludable. Esto servía a modo de “cepillo de dientes”, pero el ser humano tuvo que esperar al 1400 para tener uno, construido a base de pelos de animales. En el año 1983 se fabricó el primer cepillo de dientes hecho de cerdas de nylon, y el cepillo eléctrico se inventó en el año 1961.

El inicio de la odontología estética

Como vemos, no existe una gran variedad en la documentación acerca de las prácticas históricas de odontología estética, pero sí que tenemos la certeza de que diversas civilizaciones empleaban materiales parecidos a los dientes para hacer “apaños rudimentarios”, para sustituirlos. Alrededor del año 70 a.C, los etruscos crearon dentaduras con marfil y hueso, y también era normal hacer dentaduras a base de dientes humanos o animales. Los dientes se extraían o bien de personas muertas o vivas, que tenían que venderlos por necesidad. Pese a que las nuevas dentaduras se deterioraban de forma muy veloz, esta práctica aguantó hasta el año 1800 d.C

Hacia el año 200 d.C aproximadamente, los etruscos usaban oro para crear restauraciones parecidas a las de las coronas y los puentes dentales, pese a que los objetivos que ellos perseguían se acercaban más a su funcionalidad y no a su estética. No sólo fue esta civilización, también los egipcios pusieron su granito de arena dentro de la sociedad en el campo de la odontología estética, al colocar esto las conchas marinas en las encías para recuperar los dientes. Los mismos egipcios fueron que inventaron una pasta de dientes con piedra pómez y vinagre, que lograba eliminar parte de las manchas de los dientes. Si tenemos que hablar del método de los romanos estos eran un tanto menos pudorosos, quienes empleaban una pasta dentífrica que contenía orina. Al contener esta sustancia un alto contenido en amoniaco, hacía las veces de agente blanqueador natural, que se siguió empleando con diferentes variaciones hasta el Siglo XVIII. Por suerte, las pastas de hoy en día no son ni un recuerdo de las prácticas que se seguían antaño.

Barberos dentistas

La figura del barbero dentista aparece cuando los barberos comenzaron a hacer labores que eran propias hoy en día de los odontólogos en el año 1130. En el año 1210, se constituyó un gremio de barberos, que consistía en cirujanos dentales e higienistas dentales. Hacia el año 1400, se prohibió que los barberos realizaran cirugías dentales, pese a que estos siguieron ofreciendo servicios de higiene oral. La función de estos barberos era realizar empastes, así como cubrir los dientes con ácido, a fin de conseguir un color más blanco. Esto, naturalmente, tendía a destruir el esmalte con el tiempo. Después de un transcurso de tiempo, la implicación de los barberos dentro del campo de la odontología fue decayendo.

La edad de los dientes radiantes

A partir de aquel momento, la odontología estética fue un experimento que se llevó a cabo durante diferentes siglos. En el año 1400, comenzaron a fabricarse dentaduras con hueso y marfil en Europa. Por desgracia para los pacientes, estas dentaduras presentaban algunos inconvenientes, como el hecho de resultar extremadamente incómodas. Hacia el año 1700, se emplearon dientes humanos a modo de implante. Como ocurría con las dentaduras de hueso, el cuerpo no las asimilaba y las rechazaba. Después de que estos observaran este problema, en el año 1800 se comenzaron a emplear metales a fin de recuperar los dientes, pero la idea tampoco fue tan fructuosa como se esperaba.

Hacia finales del siglo XVIII y principios del XIV, se llevaron a cabo unos importantes avances dentro del campo de la odontología protésica que contribuyeron a allanar el terreno hacia donde hoy en día nos encontramos. Alrededor del año 1770, las primeras dentaduras de cerámica fueron fabricadas, pero no fue hasta 10 años más tarde que las recibió un paciente. Después de esto, los dentistas comenzaron a emplear moldes de yeso a fin de fabricar dentaduras que se fijaran mejor a la boca de los pacientes.

Los avances que se dieron hicieron que los dientes de porcelana obtuvieran un gran renombre en el S.XIX, lo que provocó un enorme impulso económico en los dentistas. En el año 1840, se inventó la vulcanita, un material de goma que comenzó a ser utilizado como base para los dientes falsos, y además facilitaba su comodidad y fijación. Una década más tarde apareció el primer laboratorio protésico, y en el año 1903, Charles Land inventó la corona de porcelana, a fin de sustituir amalgamas de plata y empastes de oro.

Ciertamente, las coronas de porcelana de inicios del Siglo XX no eran especialmente eficientes, pero en el momento en el que la porcelana y el metal fueron fusionados, comenzaron a funcionar muy bien. Fue en ese momento, en el que los laboratorios también comenzaron a apostar por el acrílico como material para realizar soportes de prótesis. Este es un material que a día de hoy todavía se emplea.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "La historia de la odontología estética"

    Deja tu comentario