CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » La importancia de una buena comunicación con el paciente

La importancia de una buena comunicación con el paciente

Publicado por Anabel Propdental el 30 mayo 2014 en Odontologia

En algunos artículos anteriores, los dentistas en Clínicas Propdental ya han dejado clara la importancia de la buena comunicación con el paciente en la clínica, ya sea en el sí del consultorio o en algún otro espacio de la misma. Entre toda la comunidad de dentistas en general, se ha aprendido a escuchar a los pacientes, evitando dificultades derivadas de una mala comunicación que puedan afectar el tratamiento dental en cuestión. Existen diferentes aspectos principales que el odontólogo siempre debe considerar: la comunicación verbal y la comunicación no verbal. Aunque a nivel de contenido también sea importante, no debemos olvidar que la comunicación no verbal es la expresión más sincera de nuestros pensamientos.

Las diez recomendaciones para una buena comunicación dentista-paciente

Teniendo en cuenta los parámetros establecidos, que deben ser tomados considerados tanto por parte del odontólogo respecto al paciente como viceversa, es posible establecer un decálogo básico de recomendaciones para mantener una buena comunicación dentista-paciente:

  1. El dentista debe procurar no hablar distraídamente con el resto del personal en el consultorio, especialmente cuando el paciente se encuentra en el sillón. Si así lo hace, éste sentirá que no es el centro de atención.
  2. Debe evitarse la comunicación dentista-paciente sobre temas personales.
  3. El papel del auxiliar es de lo más importante para el paciente, puesto que le ayudará y guiará a lo largo del tratamiento, indicándole qué es lo que éste debe hacer en todo momento.
  4. Cuando se percibe que el paciente está nervioso ante la situación, el dentista puede distraerlo sacando otros temas de conversación que lo puedan distraer.
  5. Todos los profesionales que se encuentren en la clínica dental deben presentarse al paciente, sobre todo cuando se trata del propio dentista y la auxiliar. Además, el personal del consultorio debe tratar de usted al paciente, a no ser que éste indique lo contrario.
  6. Se recomienda que el dentista presente los estímulos al paciente de forma secuencial, poco a poco, sabiendo que “a mayor número de estímulos, menor es la atención y el aprendizaje”.
  7. Es necesario adaptarse el ritmo de cada paciente, siempre sin agobiarle.
  8. Informar al paciente de todo aquello que se considere necesario y, además, de una manera que pueda ser entendedora.
  9. Ser respetuoso y tolerante con el paciente, sin reñirle porque, por ejemplo, no se cepilla los dientes o no se enjuaga la boca a diario. Manteniendo una actitud cordial, es importante hacerle entender lo favorable que es mantener una correcta higiene oral.
  10. Es importante que los profesionales implicados en el tratamiento conozcan a la perfección las características y particularidades del paciente, así como sus expectativas de resultado y sus inquietudes.

Conociendo al paciente

Dependiendo de muchas variables, la comunicación con el paciente puede variar de individuo a individuo. En función de la edad, el sexo, la personalidad, la existencia de alguna patología, entre otros aspectos, el dentista puede desarrollar uno u otro tipo de trato.

Es importante destacar que el contacto relacional con el paciente siempre se establece a partir de una entrevista personal, siendo éste un método de recogida de información válido y uno de los más utilizados por los dentistas, además de otros profesionales del campo de la salud. La entrevista no sigue ningún tipo de patrón establecido, pero sí tienen en cuenta una serie de cuestiones que se consideran esenciales. Esta técnica permite al dentista empezar a establecer las bases de comunicación con el paciente, así como obtener los datos para ejecutar el tratamiento como es debido. La entrevista cuenta con una serie de funciones:

Los diferentes tipos de pacientes

A partir de este primer paso, podemos concretar que el dentista podrá encontrarse con tres tipos de pacientes distintos:

  • Paciente pasivo: este tipo de paciente se mantiene al margen de todo tipo de colaboración. Es en estos casos cuando el dentista toma el mando de la situación y el paciente solo se limita a obedecer sus órdenes.
  • Paciente cooperativo: este tipo de paciente está dispuesto a colaborar con el profesional una vez conoce todos los aspectos del tratamiento y tener la información que necesita a su alcance.
  • Paciente y dentista que mantienen una relación de mutuo acuerdo o participación: es en este momento cuando dentista y paciente comparten las responsabilidades que requiere el tratamiento en concreto y mantener una buena salud oral.

Aunque las características individuales de cada paciente son las que normalmente determinan su grado de participación en el tratamiento, existen factores concretos que también condicionan la relación dentista-paciente mencionada. ¿Cuáles son estos factores?

  • Iniciar y seguir de forma continuada el tratamiento programado por el dentista, teniendo en cuenta las obligaciones y la implicación que esto puede conllevar
  • Asistir a las horas de visita citadas y a las revisiones periódicas necesarias
  • Tomar, si así lo ha indicado el dentista, la medicación prescrita y seguir los cuidados bucales adecuados
  • Tener en cuenta las instrucciones del dentista en cuanto a estilo de vida saludable para mantener en correcto estado la cavidad oral
  • Realizar correctamente el régimen terapéutico indicado para los cuidados en el hogar
  • Evitar cualquier comportamiento de riesgo que pueda influir en su propio estado de salud oral

¿Qué hacer para que el paciente se sienta escuchado?

Para establecer una buena comunicación con el paciente, el dentista y los demás profesionales que le acompañan deben saber escucharle. ¿Cómo pueden hacerlo? Desde Clínicas Propdental hacemos algunas recomendaciones al respecto:

  • Es importante mirar al paciente cuando está hablando, así como interesarse por lo que dice cuando, sobretodo, se dirige especialmente hacia nosotros.
  • Cuando habla, debemos evitar mirar al reloj o al teléfono, para evitar que el paciente crea que el dentista no le está escuchando.
  • Asentir con la cabeza, evitar distraerle cuando habla y no corregirle los errores, al menos no de forma brusca e inadecuada.
  • No interrumpir al paciente cuando éste está hablando
  • Que exista coherencia entre las aportaciones a su discurso y las expresiones no verbales que muestra en el momento
  • Expresar el aprecio y la aprobación cuando el paciente ha acabado de hablar, siempre dándole tiempo una vez haya acabado su discurso.

Aunque no lo parezca, establecer una buena comunicación dentista paciente es una práctica esencial, sobre todo cuando se trata de personas que tienen miedo al dentista y que, por lo tanto, sufren de fobia dental. Sin embargo, todo paciente quiere sentirse seguro y en buenas manos, por lo que cada uno de ellos se merece un trato adecuado. En Clínicas Propdental velamos por nuestros pacientes, por su comodidad y por su satisfacción tanto en el trato, como en los resultados.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "La importancia de una buena comunicación con el paciente"

    Deja tu comentario