PIDE CITA GRATIS AQUÍ
PRIMERA VISITA GRATIS 932 656 722 ¡LLÁMANOS!

La importancia de una lengua sana

La importancia de una lengua sana

Muchas veces no nos preocupamos por nuestra lengua hasta que presenta manchas, molestias… Pero en realidad cumple funciones esenciales para un funcionamiento óptimo de la boca. ¿Cuáles son? ¿Qué papel tiene la lengua en la salud bucodental?

Algunas de las principales funciones de la lengua son permitir la articulación y la percepción de los sabores.  Esto nos permite enviar información del sabor y textura de los alimentos al cerebro, para distinguir lo que supone una amenaza para el organismo. Entonces, ¿Qué relación tiene con mi sonrisa?

Lo que muchos pacientes no saben es que la superficie lingual almacena centenares de bacterias que se van acumulando. Estas bacterias están relacionadas con varias patologías bucodentales:

  • Halitosis. También conocida como mal aliento, en la mayoría de casos se origina dentro de la cavidad bucodental, en zonas como la lengua.
  • Manchas. En general se deben a la falta de higiene, y pueden alterar la percepción del gusto. Lo más recomendable es acudir la dentista, ya que en algunos casos las manchas blanquecinas pueden alertar de una patología oral más grave como el cáncer bucal.

Una lengua sana tiene un tono rosado. Si presenta manchas o un color rojizo, es señal de que algo no va bien en nuestra salud bucal. En este sentido, cuidar la lengua de forma diaria es esencial para mejorar nuestra prevención bucal y mantener una sonrisa más sana. ¿Cómo conseguirlo?

Claves para mantener una lengua más sana

Mantener una serie de cuidados diarios es clave para una lengua más sana. Estas son las técnicas de limpieza lingual más recomendadas:

  • Cepillado dental. Muchos cepillos tienen en su reverso una superficie diseñada para raspar la lengua. Aunque no es la limpieza más eficaz, si lo acompañamos con el uso de colutorio mantendremos una lengua más sana.
  • Limpiadores linguales. Está diseñado para limpiar la superficie lingual, de modo que proporcionan una higiene lingual completa. Tienen un orificio que se adapta a la superficie de la lengua y eliminan los restos de bacterias después de las comidas.
  • Irrigador bucal. Consiste en aplicar un chorro de agua a presión. Aunque su uso concreto suele ser eliminar los restos de alimentos y bacterias incrustados entre dientes o la superficie dental, también sirve para limpiar la lengua.
  • Enjuague bucal. El uso de colutorio después del cepillado es muy aconsejable, ya que alcanza zonas de difícil acceso con el cepillo: espacios interdentales, línea de las encías, y la parte posterior de la lengua.

Profesionales especializados

Dr Dario Vieira Pereira
Licenciado en odontología. Se ha especializado con el Máster en Cirugía e implantología por la Universidad de Barcelona, y completó su formación con el Diploma de Estudios Avanzados en la Facultad de Odontología de la misma Universidad.

Licenciado en Odontologia 1996-2001
Master de cirugía bucal e implantología bucofacial, Facultad de odontología, Universidad de Barcelona 2001-2004
Diploma de estudios avanzados del Doctorado con clasificación de excelente 2006.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.