Inicio > Blog > La obesidad, el hipertiroidismo y el hipotiroidismo

La obesidad, el hipertiroidismo y el hipotiroidismo

Publicado por Dra. Taissa Espinoza el 29 agosto 2013 en Artículos sobre Odontologia general

Es indiscutible que la obesidad es un factor de riesgo para la sedación consciente en odontología (que se realiza en la clínica dental), pero demasiado a menudo olvidamos que también lo es en menor grado, para la anestesia locorregional.

Obesidad

La respiración diafragmica esta disminuida ya de por sí, pero la posición en el sillón dental reduce aún más la capacidad ventilatoria, de hecho, hemos de considerar al obeso como un “insuficiente respiratorio” en el que la presión de oxígeno arterial está –dentro de la normalidad- cerca de su límite bajo o inferior.

A esto hemos de añadir toda una serie de condiciones asociadas, de las que destacaremos a las que corresponden al sistema caridovascular: hipertensión, insuficiencia cardíaca, alto riesgo de coronariopatía, etc., y a demás es fácil de ser diabético.

Otros peligros corresponden a las interacciones medicamentosas, ya sean ocasionadas por el tratamiento de las enfermedades asociadas o por la propia obesidad; vigílese en este sentido, por ejemplo, los agentes simpaticomiméticos utilizados como anorexígenos o los extractos tiroideos, todos ellos utilizados para aumentar el metabolismo basal.

El hipertiroidismo

El paciente hipertiroideo, sobre todo cuando está descompensado, presenta un importante riesgo quirúrgico. En estos individuos, el estrés emocional, los traumatismos, las infecciones, y la propia cirugía pueden desencadenar una crisis tiotóxica. Esta se caracteriza por la aparición se nauseas, vómito, dolor abdominal, nerviosismo exagerado, fiebre taquicardica y sudoración profusa.

El tratamiento dental del paciente con hipertiriodismo consistirá en la administración de un antitiroideo como el propiltiouracilo, yoduro potásico, propanolol- para antagonizar el componente antienérgico-, hidrocortisona, suero glucosado y complejo vitamínico B.

El uso de vasoconstrictores del tipo catecolamina está totalmente contraindicado cuando el paciente está descompensado.

El hipotiroidismo

El paciente hipotiroideo presenta a menudo, de forma asociada, patología cardiovascular y a demás es muy sensible a la acción de cualquier fármaco, muy en especial de los depresores del sistema nervioso central. Así pues, aunque se utilicen dosis ajustadas, el bajo ritmo metabólico de los sistemas cardiovascular y renal condicionará que la excreción se vea enlentecida; ello dará lugar a altos niveles factores de riesgo para la anestesiaplasmáticos del psicofármaco en cuestión con una posible repercusión en forma de depresión respiratoria, cardiovascular o ambas.

Se recomienda ante la presencia de síntomas o signos sugerentes de hipofunción tiroidea posponer el tratamiento odontológico. El tratamiento siempre a cargo del odontólogo, consistirá en la administración de levotiroxina.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "La obesidad, el hipertiroidismo y el hipotiroidismo"

Deja tu comentario

He leído y acepto la política de privacidad de propdental.es

Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

¿Qué hacemos con tus datos?

En propdental.es te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog.

Además, si quieres que te notifiquemos vía email, usaremos el email y el nombre que has proporcionado para poder enviarte las respuestas sobre este artículo

PEDIR CITA
TE LLAMAMOS

Te llamamos
Pide cita