CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » La placa bacteriana: conócela en profundidad

La placa bacteriana: conócela en profundidad

Publicado por Dr. Dario Vieira el 10 marzo 2016 en Odontologia

Seguramente ya conoces la tan temida placa bacteriana, una película llena de pequeñas bacterias que se acumula alrededor de los dientes y en la línea de las encías. ¿Por qué es tan perjudicial esta sustancia? Porque, de no retirarse, puede endurecerse y transformarse en sarro, también llamado cálculo. Aunque, una vez aparecido el sarro, te comprometas mucho más con tu higiene dental, ya no hay vuelta atrás: ni el cepillado, ni el uso de utensilios interdentales, ni el enjuague bucal podrán ayudarte. Sólo un dentista especializado en limpiezas profesionales será tu salvación. Pero, si llegas hasta este extremo, posiblemente tendrás más de un problema en los dientes y el sarro será la menor de tus preocupaciones. Lo cierto es que la acumulación de placa bacteriana puede ocasionar gingivitis y periodontitis.

¿Y qué es eso exactamente? Pues bien, son enfermedades bucodentales que afectan principalmente a la encía. Se caracterizan por la inflamación del tejido gingival, el sangrado de encías y el dolor, e incluso pueden conducirnos a la pérdida total de los dientes. El término gingivitis hace referencia a los primeros estadios, cuando la patología es reversible, y el de periodontitis a los más avanzados, cuando posiblemente la cirugía sea necesaria y un posterior tratamiento de restauración (como los implantes dentales, por ejemplo). Puede que nunca hayas oído hablar de ellas, pero son las afecciones orales más comunes en el siglo XXI, después de la caries dental. Su aparición y desarrollo dependerá, entonces de la cantidad de bacterias que haya en la boca. Vemos que el control de la placa bacteriana es esencial para evitar episodios de los que nos podamos arrepentir y, por eso, los dentistas en Clínicas Propdental te ayudan con los siguientes consejos. ¡Apréndetelos bien!

Medidas para acabar con la placa bacteriana

En primer lugar, debes saber que la placa bacteriana es fácil de detectar e identificar. A veces puede apreciarse a simple vista, pero en ocasiones podría ser que necesitarás la ayuda de un análisis microbiológico de placa, que se realiza en el consultorio. También puedes hacerte con un revelador de placa bacteriana, unas pastillas o una solución que tiñe de rosa aquella parte de la superficie dental en la que el biofilm se ha acumulado. De no haberse eliminado correctamente con el cepillado y el uso de demás utensilios de limpieza, la parte superior de los dientes aparecerá rosácea. Esta es una forma fácil de llevar un control, pero lo mejor, como en todos los campos de la odontología, es la prevención. ¿Qué medidas podemos seguir para acabar con estas bacterias?

  • La desinfección en casa: como ya hemos comentado, debemos tener la placa bacteriana controlada en todo momento y desinfectar la boca por completo. ¿Cómo? Con el cepillado dental, que debe durar unos dos minutos (recuerda que es el principal medio de control de la placa bacteriana, pero no el único); con el uso de materiales interdentales, que consiguen eliminar los restos de comida y las bacterias que quedan entre los dientes; con un limpiador lingual, que elimina restos que también pueden almacenarse en la lengua y, finalmente, con el uso de colutorios, sólo cuando estén indicados por el profesional. Todas estas medidas consiguen la desinfección total de la boca y evitan la aparición de las enfermedades periodontales que antes comentábamos.
  • Las limpiezas dentales profesionales: visitar el higienista dental al menos una vez cada año es también necesario. No basta con las limpiezas orales en casa, hay que ir más allá. Aunque el cepillado y el uso de los demás utensilios es esencial, nunca conseguiremos eliminar la placa bacteriana con la misma eficacia que un profesional. No poseemos ni el conocimiento, ni la destreza ni las herramientas requeridas. Todos los dentistas recomiendan, entonces, programar una limpieza dental profesional al menos una vez al año, que permitirá limpiar y desinfectar completamente la boca de bacterias.

Recuerda que, en todos los casos, la prevención tiene que ser nuestro mejor aliado. No seguir las indicaciones del odontólogo podría favorecer la aparición de gingivitis y periodontitis y acelerar la pérdida de dientes. A pesar de que hay tratamientos restauradores que consiguen resultados magníficos (como los implantes dentales), siempre es preferible evitarlos. Los dientes pueden durar toda la vida si controlas la placa bacteriana presente en tu boca.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "La placa bacteriana: conócela en profundidad"

Deja tu comentario