CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » La prevención, ¿un instinto animal o un acto racional?

La prevención, ¿un instinto animal o un acto racional?

Publicado por Dr. Dario Vieira el 8 mayo 2014 en Odontologia

Incluso en los animales de más escaso desarrollo biológico podemos observar un comportamiento previsivo, el cual busca asegurar su integridad física y su supervivencia. Así observamos el migrar de algunas especies de aves cuando se acerca el frío invernal, el acopio de alimentos de algunos roedores cuando se acercan tiempos de escasez, o la colocación del nido a la guarida en lugares ocultos o de difícil acceso.


La prevención es la base para mantener una buena salud odontológica

Todas estas actuaciones contienen un claro sentido de previsión o prevención, un comportamiento que está gobernado en los animales por su sistema intuitivo. En el hombre, la conducta preventiva es producto en parte de su sistema instintivo, pero esencialmente es una consecuencia de la aplicación de los conocimientos que adquiere a lo largo de su existencia mediante el uso de sus facultades mentales. Hombre previsivo es sinónimo de hombre inteligente, de ahí el proverbio popular: “hombre preventivo, vale por dos”.

La conducta preventiva en el hombre es un deber de consciencia, ya que solo a través de ella puede evitar los errores que dificultan sus aciertos. Este deber cobra importancia cuando su conducta preventiva es orientada a la preservación de la salud y la vida de sus congéneres. Este último es el caso de los profesionales de la odontología. Y es que la prevención de las enfermedades ocupa un lugar principal entre los deberes profesionales de la salud consciente y responsable.

Del mismo modo que el conocimiento facilita al hombre la observación de una conducta preventiva, el conocimiento odontológico capacita al odontólogo para desarrollar una conducta preventiva entre las enfermedades bucodentales de las personas que acuden a su clínica dental.

En el caso de la caries dental, por ejemplo, el conocimiento cariológico capacita al dentista para prevenir la caries dental. Esta prevención debe ser la base de cualquier tratamiento odontológico, ya que con ella es posible reducir todas las afectaciones, siguiendo con el ejemplo de la caries, disminuye en un alto porcentaje los índices de prevalencia e incidencia en los pacientes. Es por esto que lo que había iniciado su andadura como una rama de la ciencia dental: “la odontología preventiva”, ha cambiado su definición para convertirse en un paraguas que ampara cualquier tipo de tratamiento odontológico. Es decir, que en la actualidad toda la odontología tiene, en esencia, un carácter preventivo.

Dejando la teoría de lado, la práctica ha centrado las herramientas preventivas en el mantenimiento de una buena higiene dental mediante el cepillado y el uso del hilo, sumado al control periódico por parte de los dentistas.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "La prevención, ¿un instinto animal o un acto racional?"

    Deja tu comentario