La pulpa dental
Inicio » La pulpa dental

La pulpa dental

Publicado por Dr Dario Vieira Pereira el 17 febrero 2015 en Artículos sobre Odontologia general

Actualizado el 20 marzo 2015

Puede que te parezca que es como un hueso, pero de hecho el diente es una estructura compleja diseñada para ayudarnos a masticar y hablar. En realidad, el diente no es ningún hueso y puede dividirse en dos partes: la corona, que es la parte visible, y la raíz, la parte cubierta por las encías que ancla el diente al hueso mandibular.

¿Qué es la pulpa dental?

Pero más allá de esta división primaria, el diente contiene muchos otros componentes. Está recubierto por una capa llamada esmalte dental, un material duro que protege nuestros dientes del desgaste propio de la masticación. Justo por debajo suyo, se encuentra la dentina, una capa más blanda que ocupa una gran parte del diente y cuya función consiste en absorber los golpes y presiones que sufre el diente.

Por debajo de la dentina, justo en el centro del diente, se encuentra la pulpa dental o cámara pulpar. Sin ella, nuestros dientes no serían capaces de crecer ni de informarnos sensorialmente cuando algo no va bien.

La cámara de los secretos
Las paredes de la cámara pulpar están hechas de dentina. Pero la cámara pulpar no es redonda, ni cuadrada, sino que imita la forma que tiene el diente. De arriba abajo, la cámara pulpar tiene los cuernos pulpares, que son los puntos en que se extiende hacia las cúspides del diente. Después de pasar por la zona más ancha, se transforma en pequeños conductos que pasan por el interior de la raíz del diente y llegan a la punta, dónde hay un pequeño orificio.

Puede que pienses en la cámara pulpar como un espacio abierto, nada más lejos de la realidad ya que la cámara está llena a rebosar. Tanto la cámara pulpar como los conductos radiculares están llenos de un tejido blando llamado pulpa dental. A medida que crecemos, la pulpa ayuda a nuestros dientes a desarrollarse, proporcionándoles los nutrientes y formando la dentina. Una vez que el diente ha madurado por completo, la pulpa ya no es necesaria para que sobreviva.

La importancia de los nervios
Así pues, ¿por qué queremos mantener la pulpa una vez los dientes han terminado de crecer? Bien, la pulpa contiene los nervios, los vasos sanguíneos y los tejidos conectivos del diente, que entran por la base del diente, suben por los conductos radiculares y llegan a la cámara pulpar. Los nervios funcionan enviando señales, como la sensibilidad al frío y al calor, al cerebro. Lo mismo sucede cuando hay una caries dental que alcanza la pulpa. Y todo esto es muy útil, ya que nos permite detectar problemas dentales que de otra manera quizá pasarían inadvertidos.

Imaginemos que sufres dolor dental. Una vez la caries penetra la dentina, puede alcanzar la cámara pulpar y extender en ella la infección. Este problema llamado pulpitis, es una dolorosa infección que provoca la muerte de la pulpa, una situación que no se puede solventar con remedios caseros. De no tratarse, la pulpa dañada puede comportar un absceso dental o la pérdida del diente. En esta situación, la única solución posible es un tratamiento endodóntico.

Durante el tratamiento endodóntico, el dentista elimina la pulpa infectada. Para llegar a ella necesita hacer un agujero en el esmalte y la dentina. Una vez la cámara pulpar está abierta, el dentista elimina la pulpa infectada, limpia las raíces y la cámara pulpar y las rellena para evitar que vuelvan a invadirlas las bacterias. Entonces, se coloca una corona dental para proteger el diente y aportarle la fuerza necesaria. Por suerte, la pulpa no es necesaria para los dientes adultos, con lo que el tratamiento endodóntico te permitirá mantener el diente durante muchos años.

Proteger la cámara pulpar
Los procedimientos endodónticos son aquellos que solventan las enfermedades de la cámara pulpar y el endodoncista es el especialista dental entrenado para hacer este tipo de tratamientos. Pero puedes tomar medidas para proteger la pulpa dental tú mismo. La buena higiene oral reducirá las posibilidades de sufrir caries dental y los chequeos dentales también te ayudarán a alargar la vida de tus dientes.

Ahora que ya conoces qué es y cómo funciona la pulpa dental, deberías pensar un poco más en el cuidado de tus dientes. Piénsatelo dos veces antes de comer un dulce o de no cepillarte los dientes antes de ir a dormir. Cuidar de tu sonrisa evitará que pases una experiencia dolorosa que pueda terminar con la caída de algún diente.

Sobre el autor:

Dr Dario Vieira Pereira
Licenciado en odontología. Se ha especializado con el Máster en Cirugía e implantología por la Universidad de Barcelona, y completó su formación con el Diploma de Estudios Avanzados en la Facultad de Odontología de la misma Universidad.

Licenciado en Odontologia 1996-2001
Master de cirugía bucal e implantología bucofacial, Facultad de odontología, Universidad de Barcelona 2001-2004
Diploma de estudios avanzados del Doctorado con clasificación de excelente 2006.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "La pulpa dental"

    Deja tu comentario

    He leído y acepto la política de privacidad de propdental.es
    Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

    ¿Qué hacemos con tus datos?
    En propdental.es te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog.

    Además, si quieres que te notifiquemos vía email, usaremos el email y el nombre que has proporcionado para poder enviarte las respuestas sobre este artículo
    PEDIR CITA
    TE LLAMAMOS

    Centro de preferencias de privacidad

    Cookies imprescindibles

    Se usan para saber si ya aceptaste nuestras políticas de privacidad.

    gdpr

    Cookies de terceros

    Cookies de Google Analytics, Cookies para colocar el botón de me gusta de Facebook y cookie de Google doubleclick.net

    _ga, _gid, _gat, fr, IDE

    Te llamamos
    Pide cita