CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » La salud bucodental no tiene edad

La salud bucodental no tiene edad

Publicado por Dr. Dario Vieira el 14 diciembre 2015 en Odontologia

Cuidar de la salud bucodental es una responsabilidad que tienen todos los pacientes, desde los más pequeños hasta los mayores. Personas de 6 años, de 35, de 50 y de 75 debería lavarse los dientes al menos dos veces al día (después de cada comida), usar enjuague bucal cuando es necesario y pasarse el hilo dental. Además, es fundamental programar visitas al dentista una vez cada seis meses y someterse a limpiezas dentales si así lo aconseja el odontólogo profesional. De entre las diferentes generaciones, la población anciana es la que más consciencia tiene de la importancia de la higiene oral y la que más interés muestra por su salud bucodental. Cuando llegamos a cierta edad, los dientes se empiezan a resquebrajar, aparecen nuevas enfermedades y ya no tenemos tanta saliva. ¿Qué más ocurre? ¿Qué ha de hacer un paciente de edad avanzada?

En los últimos años, en España se ha incrementado de manera considerable el número de personas mayores de 65 años: más del 16% de la población supera esta edad. Gracias a las innovaciones en materiales y métodos y a los avances en odontología, ahora es posible llegar a esa edad preservando la mayoría de estructuras dentales y luciendo una buena sonrisa. Llegar a la vejez con una correcta salud bucodental no es ninguna utopía. Como bien dicen los expertos, “la salud bucodental es un factor clave para añadir años a la vida, y también vida a los años”. Los tratamientos que nosotros ofrecemos, como los implantes dentales, las prótesis fijas o las removibles, pueden devolverte los dientes perdidos.

El envejecimiento de la boca y la salud bucodental

Hemos visto que el envejecimiento no tiene por qué ser sinónimo de pérdida de salud, aunque es verdad que la boca sufre algunos cambios significativos. Por ello, los profesionales aconsejamos desarrollar programas de prevención adecuados a las necesidades de los pacientes de edad avanzada, para así preservar las estructuras dentales y crear una barrera inquebrantable ante la amenaza de nuevas patologías. ¿Cuáles son los cambios principales que sufre la boca?

  • Esmalte: el esmalte de los dientes sufre un desgaste más pronunciado. De hecho, las piezas dentales se tornan más amarillas y menos transparentes, aparecen grietas y fisuras y la decoloración avanza de forma progresiva.
  • Cemento: aumenta el grosor del cemento y, además, se oscurece.
  • Dentina: disminuye la sensibilidad en los dientes, y también la permeabilidad.
  • Canal pulpar: se estrecha el canal pulpar y aumentan las calcificaciones. Desgraciadamente, estos cambios pueden dificultar la puesta en marcha de algunos tratamientos.
  • Pulpa: hay una disminución del volumen pulpar y se reduce la vascularización. Así, la pulpa se convierte en una estructura mucho más vulnerable, pero menos sensible a agentes externos. Se daña y el paciente no se da ni cuenta.
  • Dificultad para masticar: la falta de dientes es un factor común entre los pacientes de edad avanzada. Aunque una buena salud bucodental suele asegurar la mayoría de piezas, no siempre es posible conservarlas todas. El envejecimiento puede actuar indebidamente sobre la boca. Cuando hay pérdida de dientes, el paciente tiene más dificultades para masticar y tiene menos fuerza en la mandíbula.
  • La mucosa pierde elasticidad: sobre todo en el caso de pacientes portadores de prótesis removibles, la mucosa bucal pierde elasticidad y los tejidos adelgazan. Estas personas son las más susceptibles de sufrir estos cambios debido a los efectos adversos que pueden provocar los dispositivos. Así pues, resulta esencial instruir a todo paciente acerca de los cuidados de salud bucodental, especiales cuando se llevan prótesis removibles.
  • Pérdida de sentido del gusto: esencialmente si los pacientes son portadores de prótesis y no llevan a cabo una buena higiene oral.
  • Alteraciones en la saliva: sabemos que la saliva es muy importante para mantener un buen estado de la salud bucodental. Sus mecanismos de defensa física, inmunológica y química permiten remover las bacterias de la boca y protegernos ante posibles patologías orales. Cuando envejecemos, desgraciadamente disminuye la secreción de saliva y, como consecuencia, produce lo que se conoce como xerostomía o sequedad en la boca. En muchos casos la boca seca se debe a una patología sistémica o también al uso de determinados medicamentos.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "La salud bucodental no tiene edad"

    Deja tu comentario