CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » La salud oral

La salud oral

Publicado por Dr. Dario Vieira el 26 noviembre 2014 en Odontologia

Cepillarse los dientes y utilizar el hilo dental correctamente son dos acciones muy importantes para mantener la salud oral, pero existen muchos otros pasos que debes hacer para preservar tus dientes sanos durante toda la vida. Muchas personas asumen que perderán los dientes a medida que se hagan mayores. Esto no tiene porqué ser así.

Pasos para la salud oral

El Dr. Darío Pereira, director médico de las clínicas Propdental, propone 8 pasos para mantener tus dientes y tu boca sana:

1- Entender las necesidades de tu salud oral
La salud oral depende de muchos factores: la dieta que sigues, el tipo y la cantidad de saliva en tu boca, tus hábitos, tu salud general y tu rutina higiénica son los principales.

Los cambios producidos en tu salud general a menudo resultan en cambios en tu salud oral. Por ejemplo, existen unos 300 medicamentos habituales que reducen la cantidad de saliva que produce el paciente, comportando la boca seca. Otro ejemplo son los cambios orales que sufren las mujeres embarazadas. La gestación suele comportar inflamación de las encías, lo que se conoce como gingivitis del embarazo. Los pacientes con asma que respiran por la boca durante la noche y se exponen a una mayor formación de placa y a la boca seca, son otro ejemplo.

2- Comprometerse con una rutina oral diaria
Habla con tu dentista o higienista acerca de tu rutina higiénica. Él te ayudará a mejorar tus hábitos higiénicos para dar con una rutina efectiva. Esta se debe adaptar a tus horarios y necesidades para que sea fácil de seguir y te acompañe siempre.

3- Utilizar productos con flúor
Todo el mundo se puede beneficiar del uso del flúor, no solo los niños. El flúor fortalece el desarrollo de los dientes primarios pero también ayuda a prevenir la caries dental tanto a los niños como a los adultos.

Las pastas dentífricas y los colutorios con flúor son pues una herramienta ideal para proteger los dientes ante las infecciones. Además, existen productos prescritos por el dentista que tienen concentraciones de flúor más elevadas para pacientes con necesidades especiales.

4- Cepillarse y utilizar el hilo dental para eliminar la placa
Todo el mundo debe cepillarse los dientes mínimo dos veces al día y pasarse el hilo dental a diario. Estas dos acciones son las más efectivas para eliminar la placa, una fina capa que se forma en nuestros dientes a diario que de no removerse facilita la aparición de la caries dental y la enfermedad gingival.

5- Sigue una dieta equilibrada y limita los productos altamente azucarados
Cada vez que comes, algunas partículas de los alimentos se quedan pegadas entre tus dientes. Éstas permiten que las bacterias de la placa se puedan desarrollar y producir el ácido que ataca el esmalte. El mayor peligro se da cuando comes productos con azúcares o almidón y, además, pasa mucho rato hasta que te cepillas los dientes.

Si picas entre horas, acuérdate de cepillarte los dientes o masticar chicle sin azúcar a posteriori.
Mantener una dieta equilibrada también es muy importante. No abastecerse con la cantidad de minerales y vitaminas necesarias puede afectar a tu salud oral y a tu salud general.

6- Dejar el tabaco
Fumar aumenta el riesgo de padecer cáncer oral, gingivitis, periodontitis y caries dental. Además, contribuye a manchar tus dientes y provoca mal aliento.

7- Visitar al dentista regularmente
Visitar al dentista regularmente es clave para mantener un tratamiento preventivo. Estas visitas sirven para observar posibles cambios en la boca que indiquen que algo no va bien, como:

  • Inflamación de las encías
  • Dientes astillados
  • Dientes decoloridos
  • Lesiones en tus encías, mejillas o lengua

Estas visitas regulares son especialmente importantes para los fumadores, ya que en ellas también se descarta la aparición del cáncer oral al que son más propensos.

8- Seguir la frecuencia de visitas indicada
Habla con tu dentista acerca de la frecuencia con la que debes realizar las visitas. Si tienes un largo historial de caries, enfermedad periodontal, o llevar algún tipo de prótesis deberás hacerlo más a menudo.

Lo mismo sucede con las personas diabéticas, los fumadores, o los pacientes que tienen el sistema inmunitario debilitado: las personas con VIH o que reciben tratamiento para el cáncer, son algunos de ellos.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "La salud oral"

    Deja tu comentario