CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » La sonrisa de los niños

La sonrisa de los niños

Publicado por Dr. Dario Vieira el 16 septiembre 2015 en Odontologia

La sonrisa de los niños es símbolo de alegría, felicidad y orgullo para padres y familiares que forman parte de su entorno. Unos dientes sanos y fuertes pueden abrirles puertas al éxito y al entusiasmo y derribar las barreras que se les pueden presentar día tras día. Aunque los pacientes no suelen tener muchas preocupaciones durante la infancia, sí pueden verse afectados por diferentes circunstancias. Enseñarles a sonreír es crucial para su crecimiento emocional, como también ayudarles a conservar una dentadura limpia, libre de daños e imperfecciones. Los dientes de leche juegan un papel verdaderamente importante en su desarrollo, y en Clínicas Propdental consideramos esencial la educación temprana en salud dental.

La primera visita al dentista

La primera visita al odontopediatra debería concertarse en el primer año de vida del bebé, que es cuando se estudia la naturaleza de la boca y se elaboran previsiones sobre cómo será el crecimiento de los dientes y el desarrollo de las estructuras bucales. A los dos años de edad, hay muchos pacientes que ya han sufrido traumatismos accidentales, que presentan caries dental o algunos problemas de oclusión. Para combatir esta situación, la prevención y los cuidados tempranos se convierten en algo crucial.

Adquirir los conocimientos adecuados en relación a los cuidados higiénico-dietéticos de nuestros hijos es responsabilidad exclusiva de los padres. El dentista es el experto que les hará de guía, pero son ellos los que tienen que acudir a la clínica dental al menos una vez cada seis meses. Cuando empiezan a salir los dientes de leche, el odontopediatra dará instrucciones sobre los hábitos que se deben ir instaurando tanto a nivel preventivo como a nivel de limpieza dental. La caries dental, una de las enfermedades más comunes (incluso más que el resfriado), puede aparecer en el mismo momento que comienzan a erupcionar los dientes primarios. Es un riesgo que vale la pena evitar.

Uno de los obstáculos más frecuentes que no permite programar el número de visitas ideal es el miedo al dentista. En muchos casos, los más pequeños suelen ser reticentes a sentarse en la silla del consultorio, con ese olor, esos ruidos y esos utensilios extraños. Para evitar que esto ocurra, es esencial iniciar las visitas cuando el niño es pequeño, puesto que ayuda a tomar contacto con el ambiente y los profesionales que verá una vez cada seis meses.

De los dientes de leche a los permanentes

La sustitución de los dientes de leche por los permanentes suele empezar entre los seis y los ocho años de edad. Es un proceso que se completa en fases, puesto que hasta los 12 el paciente no va a desarrollar completamente su dentadura. En una primera fase se produce el recambio de los cuatro incisivos inferiores y los cuatro superiores y, en una segunda, el del resto de los dientes (caen los caninos y los molares temporales y salen caninos definitivos y premolares). Las muelas del juicio erupcionan por libre, ya que hacen su aparición en etapas posteriores.

En algunas ocasiones se ha dicho que, cuando se mueve un diente de leche, es mejor dejarlo caer de forma natural, evitar arrancarlo. Sin embargo, no hay ningún problema en agilizar la caída puesto que, cuando los dientes comienzan a moverse, prácticamente no les queda raíz y no se producen daños mayores. De hecho, que el niño “juegue” con su diente poco sujeto puede incluso ser algo favorable.

Un problema común en este recambio de dientes suele ser que no hayan caído los incisivos de leche pero que al paciente sí le hayan salido los definitivos, que se colocan justo detrás o bien delante de las piezas existentes. Cuando esto ocurre, significa que los incisivos permanentes han desviado su trayectoria de erupción. Lo primero que se debe hacer es acudir al dentista en Clínicas Propental, que evaluará el caso y, si es necesario, extraerá de forma forzada los dientes temporales. De este modo, favorecerá la erupción de los incisivos permanentes y ayudará a que se coloquen en el lugar que les corresponde.

Observar la sonrisa de los niños es una de las sensaciones más gratas que puede vivir un padre o una madre. Para no estorbar su felicidad, es importante dirigirse al odontopediatra a lo largo de su primer año de vida. Este especialista se encargará de ofrecer prevención y tratamientos odontológicos, desde la infancia hasta más allá de la adolescencia. La atención especializada que proporciona aporta seguridad, salud y alegría a los pacientes más pequeños, y también a sus progenitores.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "La sonrisa de los niños"

    Deja tu comentario