PIDE CITA GRATIS AQUÍ
PRIMERA VISITA GRATIS 932 656 722 ¡LLÁMANOS!

Motivos para quitar un diente y materiales de la extracción de un diente

Para comenzar con las maniobras previas a una extracción dental debemos realizar una buena antiesepsia del campo operatorio. Y también la indicación de los materiales a usar de acuerdo al diente a extraer.

Materiales empleados en la extracción de un diente

En la cirugía para la extracción dental el dentista emplea distintos materiales con los fórceps y los elevadores:

¿Qué no debemos hacer tras una extracción dental?

¿Qué son los fórceps y que tipos hay?

El forceps es un instrumento que el dentista usa para la luxación, tracción y avulsión del diente.

La elección del fórceps para las extracciones dentales vendrá determinado por el diente a extraer. Dependiendo si esta en maxilar o mandíbula, si es para dientes temporales o bien si son restos radiculares

  • Forceps para extracciones del maxilar superior: Son rectos, sin apenas angulación y están diseñados en función de la corona de los dientes que vamos a extraer
  • Para extracciones de dientes en la mandíbula: Existen 2 tipos de fórceps mandibulares: Presa lateral: con estos fórceps accederemos al paciente colocándonos por detrás protegiendo con 2 dedos tanto la lengua como el labio. Presa anterior: con estos fórceps accederemos al paciente colocándonos por delante. Esta indicado para dientes postero-inferiores que poseen un acceso difícil debido a limitación de apertura o boca pequeña
  • Forceps para extracciones de raíces o restos radiculares: Son fórceps que la punta activa tiene forma de bayoneta. Dado que tienen una zona activa fina, larga y afilada son los fórceps mas indicados para la exodoncia de los restos radiculares
  • Y los forceps  especiales para la extracción de dientes temporales; Son fórceps adaptados a la forma de los dientes temporales, son pequeños y tuenen un sistema de apertura automático. Esta pieza nos facilitara la apertura.
que hacer después de la extracción dental

¿Qué son los elevadores y que tipos hay?

Los elevadores sirven para movilizar o extraer dientes o raíces dentarias, ya sea como material complementario en las exodoncias no complicadas, o como material principal en exodoncias quirúrgicas.

Hoy en dia existen diversos tipos de elevadores para las extracciones dentales.

  1. Los elevadores rectos. La punta cóncava se aplica hacia el diente que va a luxarse y la otra cara lo hace al hueso interseptal, el cual hace de punto de apoyo.
  2. Elevadores de Winter. Se usa para extracciones dentales de restos radiculares sobretodo en molares inferiores, pero hay que ir con cuidado al aplicar la fuerza porque se puede fracturar la mandíbula.
  3. Y los elevadores de Pott’s: Tiene un mango más fino y pequeño, y con un tallo más largo. En su extremo tiene una punta encorvada que les hace accesibles a lugares donde Winter no llega (ej. muelas del juicio superiores).

¿Cómo se hace?

La cavidad oral deberá estar en las mejores condiciones posibles para evitar complicaciones post extracción. Por todo esto es recomendable que si es posible se efectúen previamente a toda intervención quirúrgica las siguientes técnicas.

Anestesia

La exodoncia se realiza normalmente bajo anestesia locorregional, aunque por motivos especiales puede indicarse una premedicación farmacológica, una sedación con óxido nitroso o con fármacos por vía endovenosa, o incluso una anestesia general con intubación nasotraqueal. El odontólogo debe analizar las indicaciones y contraindicaciones de cada una de estas posibilidades antes de decidir cuál usar en un determinado caso. Debe darse también posibilidad al paciente de elegir según sus preferencias, dentro de lo razonable y si no existe una contraindicación específica.

La técnica anestésica que solemos usar es la infiltración local de forma periapical en todos los dientes del maxilar superior y en los dientes anteriores de la mandíbula, reservando las anestesias troncales para los molares y premolares inferiores. No obstante, puede usarse cualquiera de las técnicas anestésicas existentes y que han sido comentadas en otros artículos, si existe una indicación que las haga pertinentes al caso.

Sindesmotomía

Es la maniobra que tiene como fin romper y desprender el diente de sus inserciones gingivales. Esta acción puede ser realizada con el bisturí, con un periostótomo o con un elevador; incluso pueden utilizarse las puntas o pico del fórceps siempre y cuando estén bien afiladas.

Con el sindesmotomo se rompen los ligamentos que unen el diente a la encía adherida y a su alvéolo, separando igualmente la encía del campo operatorio. El instrumental usado es muy fino, por lo que con él no se pueden usar maniobras que intenten luxar el diente por el peligro de producir su fractura.

La extracción propiamente dicha comienza después de la sindesmotomía, con la movilización del diente o luxación, y con la salida del diente del alvéolo o exodoncia propiamente dichas. Estas acciones se realizan con la ayuda de los botadores y los fórceps.

Motivos para quitar un diente

Nunca se deberá menospreciar el valor o la importancia de un diente, ya que su pérdida es siempre lamentable, ya sea por motivos estéticos o funcionales. Los dientes son un componente importante del cuerpo humano, pero esto no obsta para que, en casos concretos y con indicaciones precisas, sea pertinente extraer dientes temporales o permanentes.

Las indicaciones que se han enseñado durante muchos años para la extracción de los dientes eran las consideradas como “el fracaso de la Odontología conservadora”, esta afirmación es bastante discutible. Igualmente, es muy arriesgado decidir cuáles pueden ser calificadas de relativas o absolutas, ya que en muchas ocasiones intervienen múltiples factores a l vez, lo que hace muy complicado y arriesgado ser muy categóricos en las indicaciones.

Con fines didácticos agruparemos las indicaciones de la extracción dentaria en los siguientes grupos:

Patología dentaria

Caries que ha destruido total o parcialmente la corona dentaria con afectación pulpar (necrosis pulpar, pulpitis irreversible, etc) o con otras complicaciones que no pueden ser tratadas de forma conservadora.

Destrucción del tejido dentario radicular (rizólisis, lesión cemento – dentinaria, etc), que impida el tratamiento conservador.

La terapéutica dental dispone a día de hoy de numerosos métodos y tratamientos conservadores que disminuyen de forma extraordinaria el número de dientes que deben ser extraídos. La aplicación correcta de las terapéuticas endodóncicas o incluso quirúrgicas (cirugía periapical) consiguen evitar la exodoncia en numerosos casos.

SI todas las armas conservadoras aplicadas correctamente fracasan, pueden ser realizados tratamientos o aplicar otros métodos y si finalmente el diente se considera irrecuperable, podrá ser extraído.

La extracción de segundos molares con lesiones de caries extensas, realizada en el momento oportuno, podría prevenir algunos casos la inclusión de los cordales.

Este procedimiento es muy discutido; así, en pacientes de más de 18 años esta acción no es eficaz (y hasta suele ser perjudicial) y en todos los casos deben tomarse medidas ortodóncicas activas.

Los terceros molares superiores son los que más frecuentemente erupcionarán correctamente, no así los inferiores que suelen quedar incluido con inclinaciones diversas.

Patología periodontal

Enfermedades periodontales avanzadas que no puedan ser tributarias de las numerosas y eficaces técnicas conservadoras de la periodoncia.
Para Allen, el motivo de extracción dentaria más frecuente es la caries, siguiéndole en frecuencia la enfermedad periodontal.
Para evitar una reabsorción extensa de la cresta alveolar no se debe diferir la extracción una vez se ha establecido que es imposible salvar los dientes con un tratamiento periodontal (pérdida ósea muy importante, extensión de las bolsas a la bifurcación, movilidad dentaria muy acusada, etc…).

Motivos protésicos

Pueden existir motivos de extracción razonados en función de la colocación de una prótesis (por su diseño o estabilidad) o de una rehabilitación oral, como por ejemplo la existencia de un diente extruido que anula o altera la dimensión vertical, especialmente en los dientes solitarios en la región molar. En ocasiones se extraen dientes muy inclinados o en malposición para facilitar la construcción de una prótesis.

Debe hacerse siempre todo lo posible para conservar los dientes remanentes en un maxilar, aunque en ocasiones se extraen para poder construir una prótesis completa más satisfactoria desde el punto de vista estético.

Motivos estéticos

Los dientes supernumerarios y ectópicos que producen alteraciones estéticas y funcionales importantes deben ser extraídos, siempre que no sea posible efectuar algún tratamiento conservador. Los dientes supernumerarios casi siempre deben ser extraídos.

Motivos ortodónticos

Dientes decidales persistentes o sobrerretenidos, dientes supernumerarios o incluso dientes permanentes pueden ser tributarios de exodoncia bajo control de un ortodoncista. Los dientes temporales pueden ser extraídos cuando la edad del paciente, de acuerdo con la cronología de la opción dentaria, indica su eliminación para permitir la normal erupción del permanente, siempre y cuando se haya comprobado de forma radiológica con anterioridad su existencia.

Los dientes supernumerarios normalmente causan alteraciones de la erupción de los dientes permanentes o bien molestan estética y funcionalmente.

En algunos casos, el ortodoncista puede indicar la extracción de dientes permanentes (primeros o segundos bicúspides o terceros molares) con el fin de ganar espacio en la arcada. Evitar la inclusión del segundo molar, o como medida coadyudante en la retención del tratamiento ortodóntico.

Anomalías de erupción

Serán tributarias de extracción las inclusiones, parciales o totales, que no puedan resolverse con tratamientos conservadores de acuerdo con los criterios o técnicas expuestos anteriormente. Los dientes que están incluidos en los maxilares deben ser extraídos cuando producen accidentes (inflamatorios, nerviosos, quísticos, tumorales, etc.) o como prevención de los mismos.

La exodoncia puede evitarse en aquellos casos en los que las técnicas ortodoncico – quirúrrgicas puedan ubicarlo en su lugar correcto en la arcada. Pero si estos tratamientos no logran el objetivo deseado o el diente incluido produce problemas patológicos graves debe extraerse.

Los dientes incluidos en la zona de implantación de un pilar de una prótesis fija o en un maxilar edéntulo que debe recibir una prótesis fija tendrán que ser extraídos antes de proceder al tratamiento prostodóntico.
Las pautas de tratamientos de los dientes más frecuentemente incluidos (caninos y cordales) están expuestas en los artículos correspondientes.

Sobre el autor:

Daniel Abad es un reconocido implantólogo especialista en la implantes dentales con más de 20 años de experiencia.

A lo largo de su excelente trayectoria se ha especializado en la implantología dental y la cirugía bucal.

Licenciado en Odontología y Estomatología por la Universidad de Barcelona (1994)

Máster en Cirugía e Implantología Bucofacial por la Universidad de Barcelona (1997)

Máster Europeo de láser en Odontoestomatología EMDOLA (2010-2012)

Profesor del Máster de Cirugía e Implantología Bucofacial en la Universidad de Barcelona (1998-2012)

Profesor del Máster de Integrada de Adultos de la Universidad de Barcelona (2012-2014)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.