CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Los pasos para practicar una buena endodoncia

Los pasos para practicar una buena endodoncia

Publicado por Dr. Dario Vieira el 11 enero 2016 en Odontologia

Antes de proceder a realizar una endodoncia propiamente dicha, será necesario que eliminemos la parte dañada del diente, y controlemos la infección que la situación ha provocado. También tenemos que decidir si fuera posible realizar la restauración del diente en función de la pérdida de estructura que éste ha tenido que pasar. En el momento en el que una fractura termina por alcanzar la pulpa dental, o la infección está ligada a una enfermedad periodontal, es posible que sea más difícil, cuando no imposible, salvar el diente.

Pasos de la endodoncia

El primer paso consiste en administrar anestesia local, a fin de que el diente se duerma, así como los tejidos de alrededor. El odontólogo no comenzará el tratamiento hasta que la anestesia haya hecho efecto. Además, en las Clínicas Propdental ofrecemos la solución de usar la sedación consciente a nuestros pacientes. Gracias a esta técnica, la intervención resulta más llevadera.

Para seguir, deberemos colocar un protector. Éste dejará a la vista únicamente la pieza dental que esté dañada, y lo aislará de los demás. Esto nos permitirá que el tratamiento sea llevado a cabo en un ambiente esterilizado, libre de la contaminación de las bacterias que existen en nuestra saliva o en el resto de las piezas dentales.

Una vez hecho esto, debemos realizar un pequeño agujero en la superficie masticatoria (en el caso de que sean molares) o por detrás del diente (en el caso de los dientes). De este modo, lograremos entrar a la cámara pulpar y a los conductos radiculares del diente.

Eliminaremos la pulpa dañada o muerta, mediante la instrumentación que se ha diseñado de forma específica para limpiar los conductos radiculares y la cámara pulpar. Gracias al efecto de la anestesia local, este proceso no nos producirá ningún tipo de molestia. Una vez que la pulpa y los nervios que ésta contiene se extraiga, el diente que estemos endodonciando ya no volverá a tener la capacidad de sentir dolor, frío o calor.

Los canales deberán ser desinfectado mediante el empleo de sustancias antisépticas y antibacterianas.

Una vez que hayamos hecho esto, deberemos reformar los canales a fin de poder sellarlos de forma perfecta con material biocompatible. Antes de esto, volveremos a limpiarlos, a fin de eliminar cualquier resto de tejido antes de que se obturen los canales.

Los empastes que se emplean son elegidos a consciencia, para que así se adapten a la perfección con la tipología de los canales y del diente. Este es un paso muy importante a fin de prevenir una nueva infección de la zona por parte de las bacterias, y es por este motivo por el que se requiere de un trabajo minucioso, que suele llevar a cabo el endodoncista.

Entonces, deberemos pasar a colocar un empaste temporal o permanente, que sellará el acceso al agujero que se ha realizado para poder acceder a los canales radiculares. En este momento, deberá de retirarse el protector que se encargaba del aislamiento del diente a tratar de las demás piezas dentales. En el caso de que no quedara una cantidad de estructura suficiente en el diente para que pudiera ser restaurado mediante un empaste, el dentista o endodoncista puede colocar un poste en uno de los canales radiculares que aportará un extra de soporte al empaste.

Después del tratamiento, es posible que se indique el tratamiento con antibiótico, a fin de tratar o prevenir una posible infección. En este momento, el paciente deberá seguir todas las indicaciones del dentista o endodoncista de forma cuidadosa. Los efectos secundarios que este tratamiento provoca son mínimos, y usualmente tienen una duración que oscila entre los dos días y una semana. Es completamente normal el sentir un poco de incomodidad después del tratamiento. En cualquier caso, podemos tratarla mediante el uso de los fármacos que el dentista de confianza haya recetado.

El diente que se haya tratado necesitará una restauración permanente (empaste o corona) a fin de reemplazar la estructura del diente perdida, lo que proporcionará un sellado total y seguro. El endodoncista te derivará al dentista, para que sea él quien decida cuál será el tipo de restauración que más te conviene. Este es un paso del que debemos destacar su importancia, ya que en el caso de que no lo realicemos correctamente, el riesgo de infección aumenta.

Al igual que podemos encontrar en el sistema de raíces de una planta, los canales radiculares de un diente tienen una rama principal y muchas secundaria, y todo este sistema deberá ser sellado durante el tratamiento de conductos raciculares, para que este tratamiento resulte exitoso a largo plazo. Debido a que los conductos radiculares son espacios muy pequeños, se requerirá de una gran precisión y mucho cuidado para tratarlos correctamente. Es por este motivo que los endodoncistas de las Clínicas Propdental siempre se nutren del uso de la tecnología más modernas, que incluyen radiografías digitales, a fin de estudiar la situación de los conductos, tanto antes, como después del tratamiento. De este modo, lograremos verificar que hayan sido correctamente sellados. También se usarán herramientas ultrasónicas para eliminar el material dañado, o antiguos empastes y microscopios para visualizar la situación.

En el caso de que conozcas a alguien que esté nervioso porque éste se va a someter a un tratamiento endodóntico y desconoce cuál es el funcionamiento, puedes pasarle este artículo, y es que muchos de los miedos dentales que las personas sufren se deben a la falta de información, y para ello contar con un dentista de confianza es fundamental. En las Clínicas Propdental, nos encargamos de explicar de forma detallada cada uno de los pasos de la intervención, y le explicamos al paciente cuál es la mejor manera para tranquilizarse y poder afrontar el tratamiento endodóntico siempre con la máxima confianza que te otorga el ponerte en manos del dentista más prestigioso de Barcelona, garantía de confianza sus miles de casos tratados de forma exitosa cada año. En caso de interesarte un tratamiento de endodoncia sólo tienes que acercarte a cualquiera de sus clínicas en Barcelona y beneficiarte de su primera visita gratuita. Y es que, cuanto antes vengas, ¡Antes volverás a sonreír!

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Los pasos para practicar una buena endodoncia"

Deja tu comentario