CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Luxaciones

Luxaciones

Publicado por Dr. Dario Vieira el 28 Julio 2015 en Odontologia

Las luxaciones son lesiones que afectan a las estructuras de soporte del diente y con frecuencia la vascularización e inervación de la pulpa. A mayor luxación y desplazamiento mayor es la lesión al periodonto y a la pulpa dental.<!–more–>

Dentro de este apartado hay cinco subcategorías que se superponen las unas a las otras.

  • Contusión
  • Subluxación
  • Extrusión
  • Luxación lateral

Contusión

Es la menor de las lesiones, en la que el ligamento periodontal del diente, está sólo ligeramente lesionado. El diente afecto no está móvil, pero está sensible a la percusión en todas las direcciones. El sonido a la percusión será normal, cuando lo comparamos con otros dientes en el mismo estado de desarrollo. No existe movilidad, ni desplazamiento clínico ni radiológico pero puede estar sensible a la percusión en todas direcciones. Las pruebas de vitalidad pueden o no ser normales en el examen inicial, pero han de repetirse con regularidad. Por norma general, no requieren de ningún tratamiento.

Subluxación

Cuando el diente está ligeramente desplazado del alveolo, movilidad aumentada en dirección horizontal y sensible a la percusión y a las fuerzas de la masticación. Radiográficamente el espacio periodontal puede estar aumentado, al estar las fibras periodontales rasgadas, por la hemorragia y al edema en el espacio periodontal. Los dientes subluxados, pueden o no responder a las pruebas de vitalidad pulpar en el examen inicial, por lo que deberán repetirse a las 6 u 8 semanas. Si el diente está sensible y con movilidad, grado 2, deberá estabilizarse mediante un grabado con compuesto en los dientes adyacentes durante un plazo estimado de unas 2 a 3 semanas y reducirse ligeramente la oclusión. Si en exámenes posteriores las pruebas de vitalidad son negativas, indicativo de una necrosis pulpar, se realizará un tratamiento de conductos y una medicación entre citas de hidróxido de calcio.

Extrusión

Cuando el diente está parcialmente desplazado hacia fuera del alveolo en dirección al eje longitudinal; hay movilidad anormal y hemorragia desde el ligamento periodontal. Puede estar sensible a la percusión y el sonido es sordo. Estos dientes, casi nunca responden a las pruebas de vitalidad pulpar en el examen inicial, pero puede haberlas a las 6 – 8 semanas en los dientes formados y en dientes inmaduros, si el desplazamiento y la extrusión no son muy pronunciados. Clínicamente, el desplazamiento de la corona suele ser hacia lingual, así como a incisal. La dislocación radiográfica, también es muy apreciable. Inicialmente, el diente deberá ser reposicionado y ferulizado mediante un compuesto, durante un periodo de 2 semanas. En dientes formados, haremos un tratamiento de conductos, si hay decoloración de la corona, signos de pulpitis irreversibles y si el desplazamientoe s mayor de 1 a 2 milímetros (a mayor desplazamiento mayor lesión pulpar). En dientes inmaduros, éstos deberán de reevaluarse, si no hay signos de necrosis o de pulpitis irreversible.

Intrusión

Cuando los dientes quedan como “clavados” en el hueso, por lo que no hay movilidad, ni tampoco presentan sensibilidad a la percusión a menos que haya fractura del hueso alveolar. El sonido a la percusión es metálico y, en general, nunca responden con normalidad a las pruebas de vitalidad pulpar. Los ápices de los dientes incisivos maxilares pueden llegar a la cavidad nasal. Clínica y radiográficamente, el desplazamiento es evidente. El tratamiento dependerá del estado de maduración de la raíz: Si ápice abierto puede haber erupción espontánea. Si el diente está formado, necesitaremos hacer una extrusión activa por medios ortodóncicos. En casos muy extremos, cuando el diente está incluido en el alvéolo, necesitaremos hacer una reposición quirúrgica, sólo parcial, que suplementamos con un tratamiento ortodóntico, para reducir la posibilidad de pérdida de hueso marginal y anquilosos. El tratamiento de conductos, deberá realizar en dos citas, con la colocación de hidróxido de calcio en el conducto durante unos días, con el fin de reducir las posibilidades de aparición de una reabsorción inflamatoria.

Luxación lateral

Los dientes que presentan una luxación lateral suelen asociarse con fractura de la pared vestibular del alveolo. Y los ápices pueden estar extruidos a través de la cortical, quedando bloqueados en esa posición. No hay movilidad, ni presentan sensibilidad a la percusión y hay sonido metálico; no responden a las pruebas de vitalidad pulpar, o puede haber sensibilidad aumentada con dolor a la percusión. El desplazamiento, tanto clínica como radiográficamente, es evidente. Las radiografías laterales pueden ser muy informativas y mostrarnos los ápices extruidos a través de la cortical. El tratamiento consistirá en reponer el diente y ferulizarlo de forma rígida durante un plazo de entre y 6 8 semanas., mediante un grabado ácido de composite, porque suele haber una fractura ósea concomitante. En dientes maduros, el tratamiento de conductos deberá de realizarse a las pocas semanas, con una medicación entrecitas de hidróxido de calcio.

Complicaciones de las luxaciones
Necrosis pulpar:, sobre todo en las intrusiones, aunque dependerá del grado de desplazamiento y de la severidad del trauma recibido por el paquete vasculonervioso del diente.

En general, se manifiesta en dientes ya formados.

Calficiación: secuela que se da con una gran frecuencia en las luxaciones.

No debe de considerarse como una razón suficiente para tratar endodóncicamente estos dientes, ya que sólo un pequeño porcentaje puede sufrir una necrosis pulpar

  • Reabsorción interna de reemplazamiento e interna inflamatoria, que aunque son distintas histológicamente, ambas requieren una pulpa viva para originarse y un tratamiento similar de limpieza y obturación del conducto.
  • Reabsorción superficial, que puede considerarse como un proceso “fisiológico” que aparece en todas las luxaciones.

Son pequeñas lagunas recubiertas por cemento y sólo son una respuesta a una lesión localizada del ligamento periodontal o del cemento radicular.

  • Reabsorción inflamatoria, que es un proceso rápido que puede afectar distintas partes de la superficie radicular del diente lesionado.

Suele tomar la forma de una copa en el cemento o dentina, con inflamación del ligamento adyacente. Y se asocia con la presencia de un tejido pulpar necrótico inflamado.

Este proceso puede detenerse haciendo un desbridamiento completo del conducto radicular y colocando una mezcla de hidróxido de calcio, el cual puede renovarse cada 3 meses hasta que se aprecie el restablecimiento de un ligamento periodontal.

  • Reabsorción de reemplazamiento o anquilososis. Parece consistir, clínicamente, en una unión directa entre el hueso y la dentina, con esta siendo reemplazada gradualmente por hueso.

Radiológicamente, comienza por una pérdida del ligamento periodontal.

Este proceso puede detenerse con una medicación de hidróxido de calcio, peor por su carácter progresivo es difícil, por no decir imposible, de frenar y hay pérdida del diente.

En el caso de haber sufrido una luxación es probable que tengamos dudas, y es que este es el tipo de lesión que puede pasar desapercibido con una mayor facilidad, pero nada más lejos de la realidad. Es por esto que ante el más mínimo atisbo de duda debemos dirigirnos a nuestro dentista de confianza, para que realice un examen exhaustivo y determine la naturaleza de nuestra lesión.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Luxaciones"

    Deja tu comentario