CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Más allá de los dientes

Más allá de los dientes

Publicado por Anabel Propdental el 21 Junio 2015 en Odontologia

Hay muchas más cosas en la boca aparte de dientes. Más allá de los dientes existen otras estructuras importantes que ayudan a las piezas dentales a hacer su trabajo.

Más allá de los dientes: las estructuras de la boca

Mucosa oral: es ese tejido blando y rosa que cubre el interior de la boca. Su principal función es prevenir que los agentes irritantes e infecciosos entren en el cuerpo. Una proteína fibrosa llamada queratina hace que la mucosa oral sea muy resistente a posibles lesiones.

Encías: el tejido gingival o encías es una porción concreta de la mucosa oral que se conecta a los dientes y cubre toda su raíz y el hueso que lo soporta. En una boca sana, la raíz permanece completamente cubierta por debajo de la línea de la encía. El tejido gingival se une fuertemente al diente en toda su superficie excepto en el surco gingival, dónde la placa y los restos de comida lo tienen fácil para albergarse. Esto puede comportar la inflamación de las encías e incluso la enfermedad periodontal. Al no contener queratina, las encías son especialmente vulnerables a la infección provocada por las bacterias que se acumulan en ellas.

Huesos y mandíbula: los cinco huesos que forman la cara incluyen la poderosa mandíbula inferior, los dos huesos maxilares de la mandíbula superior y los dos huesos que forman el paladar o techo de la boca. Las raíces de los dientes se introducen en unas pequeñas depresiones o agujeros en el hueso llamadas hueso alveolar. La manera en como los dientes superiores e inferiores encajan cuando cerramos la boca se llama mordida o oclusión. Para poder masticar correctamente necesitamos que nuestros dientes encajen a la perfección.

Lengua: esta estructura muscular manipula la comida cuando la tenemos en la boca, poniéndola en contacto con los dientes y llevándola hacia la garganta una vez ya está suficientemente triturada como para tragárnosla. Además, la lengua también es esencial para nuestra dicción. Por último, las papilas gustativas de la lengua aumentan el pacer a la hora de comer y alimentarnos.

Glándulas salivales: cada uno de nosotros tiene tres pares de glándulas salivales en la boca. Existen dos tipos de saliva: una substancia acuosa que elimina los restos de comida y las células muertas que divagan por la boca, y una secreción más espesa que ayuda a crear una bola con la comida para que sea más fácil de tragar.

La saliva sirve para muchos propósitos. Ayuda a limpiar los restos de comida y bacterias de los dientes, protege la mucosa oral ante irritantes y toxinas que entran en la boca, y previene que las membranas se sequen. Además, la saliva crea una capa protectora en los dientes que, gracias a su pH ligeramente alcalino, ayuda a neutralizar los ácidos (de la comida, de la bebida, de las bacterias y del proceso digestivo) que podrían erosionar el esmalte. También contiene ciertos componentes que destruyen o previenen el crecimiento de algunos microbios, especialmente hongos.

Por último, la saliva contiene también calcio y fósforo, que ayudan a regenerar el esmalte una vez este empieza a sufrir una caries. Añadir un poco de flúor a la saliva a partir de la pasta dental, el agua fluorada o el enjuague bucal amplifica estos efectos curativos y protectores de la saliva. Una cantidad insuficiente de saliva –algo que puede suceder debido a medicamentos, radiación o algunas enfermedades- puede incrementar de manera exponencial el riesgo de padecer enfermedad periodontal y especialmente, caries dental.

Conocer las estructuras y tejidos que forman tu boca te servirá para entender las explicaciones que te dé el dentista. En el caso de la odontología, una vez más, la información también es poder.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Más allá de los dientes"

    Deja tu comentario