CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Mi lengua está demasiado roja

Mi lengua está demasiado roja

Publicado por Dr. Dario Vieira el 17 Noviembre 2015 en Odontologia

Los dientes son los principales protagonistas de la cavidad bucal. Muchas son las personas que, cuando piensan en salud bucal o higiene, únicamente visualizan las piezas dentales y, por ello, no consideran relevantes los demás elementos de la boca. El paladar, la lengua, las encías, la garganta… Los tejidos blandos que rodean los dientes son igual de importantes, puesto que mantenerlos en buen estado también nos ayuda a evitar enfermedades bucales. De hecho, la gingivitis – que afecta primeramente a las encías – puede evolucionar y conducirnos a la pérdida de dientes. Una patología que empieza en el tejido gingival puede desarrollarse hasta afectar las piezas dentales.

Los dentistas en Clínicas Propdental conocen las diferentes afectaciones que pueden aparecer en la cavidad bucal, sobre todo aquellas más comunes. Vimos que hay patologías que afectan a la lengua que se manifiestan como manchas blancas en su superficie. Trastornos como la leucoplasia, la candidiasis oral o el liquen plano son los más comunes. No obstante, ¿qué pasa cuando la lengua está demasiado roja? Es síntoma de otras enfermedades distintas, como la lengua geográfica, la escarlatina o el síndrome de Kawasaki. ¿Qué son? ¿Cuáles son sus síntomas? ¿Qué puedo hacer para prevenirlas?

Lengua geográfica

Cuando un paciente padece lengua geográfica, la superficie lingual cambia rápidamente. Se caracteriza por la aparición de parches irregulares que ofrecen una apariencia similar a la de un mapa. La investigación científica aún no ha dado con la causa específica de esta afectación, pero se cree que está relacionada con la deficiencia de vitamina B, también con la irritación de la zona por ingestión de alimentos calientes o picantes. El consumo de alcohol también se encuentra entre los principales motivos de su aparición.

La lengua geográfica no necesita ningún tratamiento determinado. De hecho, con enjuagues bucales especializados y geles antihistamínicos ya es suficiente. Es inofensiva, pero si no se controla puede causar verdaderas molestias al paciente. Es preciso contactar con un dentista o médico especialista si, debido a este trastorno, la lengua está muy hinchada, hay problemas para hablar, masticar, tragar e incluso respirar. Si eres propenso a padecer esta afectación, como métodos de prevención puedes evitar ingerir alimentos muy picantes o calientes y el exceso de alcohol.

Escarlatina

Se trata de una infección bacteriana en la garganta – también puede aparecer en la piel, aunque ocurre con menor frecuencia – causada por un estreptococo del grupo A. Aunque la escarlatina no es tan frecuente en la actualidad como hace 100 años, aún sigue afectando a un pequeño porcentaje de la población. Por lo general es una enfermedad leve que puede tratarse con antibióticos, pero en algunos casos pueden aparecer complicaciones que propicien una situación mucho más grave. Aunque cualquier paciente puede contraer la escarlatina, es más común en los niños de entre 5 y 12 años de edad. El síntoma clásico es un salpullido rojo en la boca y la garganta.

Esta patología crea malestar general, con fiebre y dolor de garganta. Los escalofríos, vómitos y dolores abdominales también son frecuentes en determinadas circunstancias. La lengua se hincha y su color rosado se vuelve aframbuesado, roja y con puntitos. Como ya hemos concretado, la escarlatina puede tratarse con antibióticos, que aliviarán los síntomas hasta hacerlos desaparecer por completo.

Síndrome de Kawasaki

Se trata de una enfermedad que afecta a la boca, y también a la piel y los ganglios linfáticos. El síndrome de Kawasaki suele darse en niños menores de cinco años de edad, y es más frecuente en varones que en niñas. Se descubrió por primera vez en Japón, pero aún no se ha comprendido bien y su causa se desconoce. Suele iniciarse con fiebre de 39º o más alta, que persiste con el paso de los días. Además de este síntoma más general, en la boca aparecen: labios rojos brillantes, con hendiduras o agrietados, las membranas de la mucosa se vuelven más rojizas y la lengua puede presentar un revestimiento blanco o protuberancias rojas en la parte posterior.

El tratamiento del síndrome de Kawasaki debe realizarse de inmediato para evitar afectaciones más graves que alcance, por ejemplo, las arterias coronarias o el corazón. Es esencial que el paciente permanezca en el hospital durante unos días para eliminar completamente la patología.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Mi lengua está demasiado roja"

    Deja tu comentario