CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Movimientos de la mandíbula durante el habla

Movimientos de la mandíbula durante el habla

Publicado por Dr. Dario Vieira el 27 Julio 2015 en Odontologia

 

Así como los movimientos mandibulares que tienen lugar durante la masticación han sido ampliamente estudiados, el otro movimiento mandibular altamente repetitivo, como es el que se produce durante el habla, no ha sido estudiado con tanto detenimiento, a pesar de que los tests de fonética han sido utilizados desde hace muchos años para la confección de dentaduras enteras.

De hecho, estudios ya mucho más recientes confirman la idea de que el espacio libre interoclusal más pequeño que se produce durante el habla, habitualmente en el curso de la pronunciación de sibilantes, es mucho más estable, en un mismo individuo, que el espacio libre interoclusal en reposo.

Strenger fue el primero en realizar un estudio de la posición de la mandíbula en relación a la posición de reposo durante la pronunciación de algunas vocales suecas que constituyen los pintos externos de un diagrama vocálico, con la ayuda del análisis radiológico cefalométrico. De esta manera, observó que durante la articulación de estas vocales, la cabeza del cóndilo realiza un movimiento combinado de rotación y traslación y que el grado de apertura bucal varía en función de cada vocal.

Posteriormente, otros autores se esforzaron por averiguar hasta qué punto la oclusión podía modificar el movimiento mandibular durante la pronunciación de los distintos fonemas.

Benediktsson examinó radiológicamente las relaciones de la lengua y los maxilares durante la pronunciación del sonido de la letra “S” en 246 sujetos con distintos tipos a nivel incisal y encontró que existe una marcada influencia del tipo de oclusión incisal sobre los movimientos y la posición de la lengua y la mandíbula en la pronunciación del sonido “S”: en los casos de resalte maxilar extremo la mandíbula realiza un desplazamiento anterior mucho más marcado que cuando el resalte es normal; en cambio, en los casos de resalte mandibular, la traslación de la mandíbula es mucho menos pronunciada, e inclusive puede ser dorsa,. Cuando existe una sobremordida extrema, la mandíbula desciende más que cuando la sobremordida es normal, mientras que en el caso de mordida abierta, la mandíbula desciende menos que en el grupo control, y además, en esta última situación, el desplazamiento mandibular en el sentido anteroposterior también es muy pequeño.

Gillings estudió, mediante una técnica fotoeléctrica, los movimientos mandibulares durante el habla en 22 estudiantes con dentadura natural. Sus conclusiones fueron que cada individuo posee un patrón de movimiento mandibular altamente característico y reproducible. Sin embargo, los individuos con sobremordida marcada presentan una mayor apertura bucal durante la pronunciación de las silabantes que los demás, lo cual concuerda con los hallazgos de Benediktsson.

George, registrando los movimientos mandibulares que tienen lugar durante la pronunciación del sonido “s” mediante un kinesiógrafo (Myotronics), llegó a la conclusión de que la mandíbula adopta distintas posiciones y no una sola para dar el sonido “s” y esto está en función de la letra que la precede o que la sigue. Así, la media de la distancia entre el punto de PIM y la posición de “s” más alejada es de 2,9 milímetros en sentido vertical, 2 milímetros en sentido anteroposterior y 1,2 milímetros en sentido lateral. El promedio de la distancia, durante el habla, entre los incisivos inferiores y la curva de guía incisal es de 0,6 milímetros.

Peraire y cols. registraron los movimientos mandibulares que tienen lugar durante la lectura de un texto en castellano en 70 sujetos, en los planos sagital y frontal, con la ayuda de un kinesiógrafo.

Las conclusiones del estudio fueron que el movimiento mandibular durante el habla muestra un patrón altamente específico para cada individuo concreto; sin embargo, es posible definir unas características comunes que pueden considerarse como representativas de este tipo de movimiento: se trata de un movimiento mandibular de baja amplitud (“ – 6 milímetros) en el sentido craneocaudal; su polo superior no es puntiforme como en el ciclo masticatorio, sino que constituye una pequeña área, la cual permanece muy cerca (0 – 1 milímetros), en la gran mayoría de individuos, tanto del movimiento bordeante protrusivo (visto en el plano sagital) como del movimiento bordeante de lateralidad (visto en el plano frontal); dicho polo superior se desvía muy poco (0 – 2 milímetros) de la vertical trazada desde la PIM, tanto en el plano frontal como en el sagital y casi nunca alcanza la PIM, pero en algunos casos alcanza el movimiento bordeante protrusivo, aproximadamente 2 milímetros por delante de la PIM, o el movimiento bordeante de lateralidad, lo cual es altamente sugestivo de que se produce un contacto dentario.

Finalmente, al igual que ocurre en la masticación, la cantidad de condiciona algunas peculiaridades del movimiento: as-i, la distancia del polo superior de movimiento a la PIM tiene una relación con la cantidad de sobremordida, aumentando a medida que ésta aumenta, lo que significa que los sujetos con mayor sobremordida abre más la boca al hablar.

Como podemos ver, existen una gran multitud de patologías y problemas relacionados con la mandíbula. En el caso de creer que lo tiene, no tiene más que concertar una cita en su Clínica Propdental más cercana y sus expertos le atenderán, emitiendo un diagnóstico e iniciando un tratamiento en el caso que sea necesario, para así terminar cuanto antes la patología y recuperar nuevamente su calidad de vida.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Movimientos de la mandíbula durante el habla"

    Deja tu comentario