CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Movimientos y posiciones mandibulares

Movimientos y posiciones mandibulares

Publicado por Dr. Dario Vieira el 28 julio 2015 en Odontologia

Como anteriormente habíamos dicho, gracias a los numerosos estudios y trabajos que se han hecho a lo largo de los años y que abarcan tanto clásicos como modernos, podemos decir que tenemos un total conocimiento sobre todos los movimientos y posiciones mandibulares. Anteriormente habíamos hablado sobre los movimientos y posiciones mandibulares bordeantes en este artículo.

Posiciones mandibulares

El movimiento de apertura bordeante anterior constituye la apertura más anterior y amplia posible. Tiene lugar cuando la mandíbula realiza un movimiento de apertura en posición de protrusión máxima. Observado en el plano sagital, el movimiento dibuja una curva amplia de concavidad posterior.

El movimiento bordeante de lateralidad es el movimiento de lateralidad más extrema y superior posible. Visto desde el plano frontal, es decir, mirando a la persona de frente, comienza en la PIM, pues esta es la posición más alta en el espacio y desde este punto la mandíbula puede moverse hacia la derecha y hacia la izquierda, con contacto dentario, hasta alcanzar las posiciones laterales extremas.

El movimiento tiene una forma angular, con al PIM en su vértice. Cada uno de los lados del ángulo son la consecuencia del recorrido que siguen los dientes que en cada caso concreto guían el movimiento de lateralidad, al deslizarse unos contra otros. Cuando los dientes guía son los incisivos y/o los caninos, el trazado muestra una pendiente más marcada, con respecto a una línea horizontal, que cuando son los sectores posteriores.

Los ángulos de guía lateral de sujetos sanos con clase I de Angle, calculados a partir de los primeros dos milímetros de desplazamiento mandibular, oscilan entre 35 y 40 grados en las mujeres y entre los 44 y los 46 grados en los hombres. Es de destacar que, en un mismo individuo, lo más frecuente es que los ángulos de guía lateral de ambos lados sean distintos.

Como término medio, el desplazamiento lateral máximo en los adultos oscila entre los 9 y los 11 milímetros, en función de los distintos autores, y de las diferentes técnicas de medición. Debe tenerse en cuenta que, al igual que ocurre con el movimiento protrusivo, la capacidad de lateralización mandibular varía con la edad, puesto que es de 8 milímetros como término medio en los niños de 6 años,. Se hace máxima entre los 11 y los 20 años. Y a partir de aquí va disminuyendo de forma paulatina, hasta llegar a 7’5 milímetros en los individuos mayores de 71 años.

Además, desde cada posición lateral extrema puede hacerse una apertura máxima, lo que observado desde el plano frontal, recuerda a la forma de un escudo.
El movimiento bordeante de lateralidad también puede ser observado desde el plano horizontal. Desde esta perspectiva se observa que el punto incisal se desplaza de forma lateral y muy discretamente hacia delante, y es también muy frecuente que el recorrido sea asimétrico entre ambos lados. Desde cada posición lateral extrema se puede realizar un movimiento protrusivo máximo hasta alcanzar la posición lateral extrema del lado opuesto, lo que da como resultado una figura romboidal.

Cuando la mandíbula efectúa un desplazamiento lateral, el cóndilo de no trabajo o de balanceo, traccionado por la contracción del músculo pterigoideo externo del mismo lado, efectúa una traslación hacia abajo, adelante y adentro, al tiempo que el cóndilo del lado de trabajo rota ligeramente hacia atrás. Sin embargo, a causa de la inserción del ligamento temporomandibular en el polo lateral del cóndilo, esta rotación posterior está limitada, por lo que el cóndilo de trabajo, y por lo tanto, toda la mandíbula, debe desplazarse de forma lateral. Este desplazamiento lateral de toda la mandíbula hacia el lado de trabajo en el curso de movimiento de lateralidad recibe el nombre de movimiento de Bennet, y depende, por lo tanto, del ligamento temporomandibular del lado de trabajo y del contorno medial de la cavidad articular del lado de no trabajo.

La dirección que adopta el movimiento de Bennet, así como la forma en que se produce, varía entre los distintos individuos, ya que depende de las estructuras articulares. Si el componente lateral se produce al inicio del movimiento, se denomina “Movimiento de Bennet inmediato”; si ocurre de forma paulatina, se le denomina “Movimiento de Bennet progresivo”.

Sin embargo, existen algunos autores que consideran que la existencia de un “Movimiento de Bennet inmediato” es indicativo de que los cóndilos no se hallan adecuadamente asentados en su cavidad glenoidea, puesto que la configuración de las superficies articulares es tal que cuando los cóndilos se hallan en su situación más superior, coincidiendo con el concepto actual de RC, mantienen un contacto íntimo con la pared articular interna, por lo que no pueden viajar medialmente.

Observando el movimiento del cóndilo de balanceo en el plano sagital, el ángulo que describe el componente descendente del mismo, con respecto a una línea horizontal, se denomina ángulo de guía condílea en lateralidad. Este valor angular suele ser superior a la guía condílea en protrusiva. Si se observa el mismo movimiento en el plano horizontal, el ángulo que dibuja el componente medial del movimiento, con respecto a un plano parasagital, recibe el nombre de Ángulo de Benet, el cual tiene un valor promedio de entre 7 y 8 grados. Un valor elevado de este ángulo estará relacionado con un movimiento de Bennet amplio, mientras que un valor bajo estará asociado con un movimiento de Bennet discreto o ausente. La cantidad de movimiento de Bennet promedio medido en el plano horizontal es de 0,5 milímetros para algunos autores, y de 0,75 milímetros para otros.

Si se combinan las áreas de los movimientos mandibulares bordeantes en los tres planos del espacio se obtiene un espacio tridimensional que representa el recorrido máximo que puede realizar un punto situado en la línea media mandibular en todos los sentidos. Debido a la forma que adquiere este volumen se le denomina “Bicúspide de Posselt”. Observándolo se hace patente que la mandíbula tiene su máxima movilidad en la zona de los movimientos contactantes, y va disminuyendo a medida que se acerca a la zona de apertura máxima, en la cual el movimiento es puntiforme. Todos los movimientos bordeantes están limitados por las estructuras articulares, ligamentosas y musculares, pero la parte más superior o coronal de los mismos, es decir los movmientos contactantes, están limitados, además, por los contactos dentarios.

Estos que hemos visto, junto con los del artículo que anteriormente se mencionaba, son los llamados movimientos y posiciones mandibulares bordeantes. Todo lo expuesto que hemos explicado es gracias a los estudios y ensayos que se han realizado a lo largo del tiempo por investigadores como Posselt.

En el caso de detectarse cualquier problema en nuestra mandíbula, ya sea que tengamos problemas de masticación, hasta problemas de bruxismo, no debemos esperar para acudir al dentista. En las Clínicas Propdental podremos ayudarle, informarle sobre cuál es su patología, le daremos toda la información que necesite, y en el momento en el que estime oportuno, comenzar el tratamiento para solventar cuanto antes la patología. También es muy importante que, aunque no creamos tener ningún problema en nuestra cavidad oral, que realicemos una visita periódica al dentista cada tres meses, para así asegurarnos de que nuestra boca no solamente luce saludable, sino que realmente lo está. La prevención es la mayor herramienta de la que podemos disponer.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Movimientos y posiciones mandibulares"

Deja tu comentario