CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Odontología: caninos incluidos

Odontología: caninos incluidos

Publicado por Imma Roca el 13 noviembre 2017 en Odontologia

Los caninos incluidos se dan cuando estos dientes no erupcionan, permaneciendo dentro del maxilar pese a que ya ha la edad en la que suelen erupcionar esos dientes, incluso teniendo la raíz totalmente formada.

También es posible que el diente haya hecho el intento de erupcionar pero no haya terminado de salir por completo, o sencillamente que haya salido en un lugar donde no corresponde.

La inclusión del camino inferior tiene la misma causa que los demás dientes, pese a que el canino superior tiene una frecuencia de inclusión más alta. Esto puede venir debido a varios motivos, como la involución de los maxilares, al trayecto de erupción largo y complejo con orientación desfavorable, a la posición anatómica próxima a la soldadura de los procesos embriológicos vecinos y quizás debido a anomalías del ‘gubernaculum dentis’.

Uno de los rasgos más frecuentes que encontramos en la inclusión del canino superior es que no presenta sintomatología en la mayor parte de los casos. Únicamente en dos de cada diez ocasiones encontramos complicaciones acompañadas de la oclusión, lo que hace que el paciente tenga que acudir a la consulta en busca de una solución.

Cuando realizamos un examen oral a un paciente y detectamos algunas sospechas de la presencia de la inclusión de los caninos, nombramos estos signos como “indirectos”. Vienen determinados por la ausencia del diente en la arcada, y por los siguientes datos clínicos: presencia del canino temporal en la arcada, presencia del espacio que debería ocupar el canino, desplazamiento de dientes adyacentes, relieve en la mucosa, fístulas o cambios en la coloración de los dientes vecinos.

Otros métodos que también nos ayudan a saber si el canino se encuentra impactado pese a ser una de las técnicas más olvidadas de la exploración clínica es la palpación.

En el caso de que sea el canino superior en la posición palatina pondrá en evidencia el relieve de la mucosa, la palpación de un abultamiento por vestibular o por lingual.

En caso de que sea un canino inferior corresponderá casi de forma definitiva a la corona del diente incluido.

En caso de que el tratamiento previsto para el canino incluido sea una extracción quirúrgica solemos realizar una radiografía que nos permita ver en qué posición se encuentra el diente, además de la relación que pueda tener con las piezas dentales adyacentes.

Tratamiento de los caninos incluidos

Hay que tener en cuenta que el canino es un diente con un gran valor tanto funcional como estético, por lo que debemos intentar salvar el diente y conseguir realizar una exposición o fenestración quirúrgica, con o sin alveolotomía conductora.

En caso de que no sea así, deberemos exodonciar quirúrgicamente la pieza.

Si optamos por al exodoncia, se llegaría a intentar mediante algún tratamiento de ortodoncia colocar el primer premolar en su posición, o se abrirá el espacio necesario para el reemplazo prostodóntico, siempre a ser posible que sea implanto-soportado.

La exodoncia del canino se realiza igual que con cualquier otro diente, siguiendo estos pasos:

Deberemos anestesiar al paciente con anestesia general o local, dependiendo de la experiencia previa del odontólogo y de si el diente se encuentra en una zona superficial y de fácil acceso o si por el contrario está profundo y desplazado.

El dentista pasará a realizar una incisión festoneada, que seguirá los cuellos dentarios por el surco gingival palatino, desde la cara mesial del primer molar de un lado al canino o primer premolar del lado contrario, o al primer molar si la incisión es bilateral.

El siguiente paso consiste en la disección del colgajo, uno de los momentos considerados más difíciles, ya que la palatina se encuentra adherida de forma muy fuerte al hueso de la apófisis palatina de maxilar. Evitando movimientos bruscos o fuertes y siempre con una buena visión del lugar de operación, conseguimos un resultado satisfactorio.

Seguiremos con la ostectomía donde se deberá realizar una inspección de la superficie en busca de alguna identificación que nos muestre la posición del canino para exponer la corona y el cuello del diente, creando así una vía de salida para poder extraerlo.

Una vez hemos extraído el diente debemos limpiar bien la zona operatoria, retirando el resto del saco pericoronario o del tejido de granulación, limpiando o limando los restos óseos que puedan quedar. Una vez hecho esto procederemos a suturar recomponiendo el colgajo en su posición, y aplicando un poco de presión digital sobre la superficie al completo para poder adaptarlo al paladar.

Una vez terminada la cirugía el dentista ofrecerá un tratamiento de curación de la herida para que el paciente tenga una rápida recuperación. También se realizarán visitas de control para ver cómo avanza, y si la herida se está recuperando correctamente.

En cualquier caso, el paciente debe dejar apuntado el número de urgencias por si sufriese cualquier complicación.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Odontología: caninos incluidos"

Deja tu comentario