PIDE CITA GRATIS AQUÍ
PRIMERA VISITA GRATIS 932 656 722 ¡LLÁMANOS!

¿Por qué se mueven los dientes?

porque se mueven los dientes

Las causas de la movilidad dental pueden ser varias y con el paso del tiempo, pueden provocar serios problemas e incluso la pérdida de estas piezas dentales.

Por ello, valorar el estado de salud de nuestros dientes y su posible movilidad es fundamental para una correcta salud oral y dental. En este artículo te explicamos por qué se muevan los dientes y todo lo que se deberá hacer para tratarlo.

¿Por qué se mueven mis dientes? La movilidad dental

Las piezas dentales presentan lo que se conoce como el sistema periodontal formado por el hueso alveolar, el ligamento periodontal y el cemento.

Este conjunto o complejo ofrece al diente soporte y estabilidad. Los dientes de forma natural y en un estado de salud presentan cierta movilidad dentro de su posición alveolar. Ello permite absorber ciertas fuerzas como las ejercidas durante la masticación.

Generalizando, la movilidad dental puede aumentar debido a una disminución de la resistencia de los elementos estabilizadores del complejo periodontal o por un aumento de las fuerzas que se ejercen sobre los dientes.

¿Cómo se diagnostica la movilidad dental?

El diagnóstico de la presencia o no de la movilidad dental se realiza a través de una exploración buco-dental o un examen clínico periodontal.

Nuestro dentista, en una sola visita, podrá valorar el estado de salud de nuestros dientes y de sus estructuras de soporte.

Asimismo, la movilidad dental se podrá valorar mediante:

Un método mecánico. Se empleará un dispositivo electrónico que evaluará la resistencia del periodonto (aceleración y velocidad constantes). Este método se emplea generalmente después de realizar un tratamiento periodontal cuando el paciente presenta una piorrea o periodontitis con el fin de controlar esta patología.

Y un método manual. Bi-digital. Se emplearán instrumentos en las zonas linguales/palatinas de los dientes y el mismo tiempo en las zonas vestibulares dentales para valorar su desplazamiento.

Tipos de movilidad dental

La movilidad dental, dependiendo del movimiento que presente el diente, se clasificará en grados, pudiendo obtener:

  • Grado 0. Existe un movimiento fisiológico o no existe movimiento.
  • Grado 1. Se presenta un desplazamiento o movimiento horizontal patológico del diente de 0.2 a 1 mm.
  • El Grado 2. Hay un movimiento dental horizontal patológico de más de 1 mm.
  • Y el Grado 3. Existe un movimiento y un desplazamiento horizontal de la pieza dental y asimismo, un desplazamiento vertical.

¿Cuáles son las principales causas de la movilidad dental?

Aunque la causa principal de la movilidad dental es la enfermedad periodontal, periodontitis o piorrea, existen varias otras causas o factores que pueden provocar ello.

Estas principales causas que pueden provocar la movilidad dental son:

  • Una deficiente o mala higiene buco-dental. La acumulación de sarro creará un proceso inflamatorio e infeccioso que podrá destruir el hueso alveolar y las estructuras de soporte dentales. Asimismo, cepillar incorrectamente nuestros dientes, puede tener el mismo resultado, es decir, la acumulación de sarro a nivel sub-gingival y un daño irreparable en nuestras encías.
  • Gingivitis. La gingivitis es un proceso inflamatorio de las encías que puede derivar en un proceso infeccioso debido a la acumulación de sarro. Una gingivitis no tratada y controlada correctamente podrá derivar en una periodontitis o piorrea.
  • Periodontitis. (Como ya hemos anunciado). Puede ser leve, moderada o aguda o grave. Se trata de una patología crónica, es decir, se deberá tratar y controlar periódicamente en la consulta dental. Además si presentas periodontitis, debes mantener unos exquisitos hábitos de higiene buco-dental. Una periodontitis no tratada correctamente provocará no solo la movilidad dental, sino que asimismo, la posibilidad de la pérdida prematura de las piezas dentales.
  • Bruxismo. Esta para-función o hábito provoca la sobre-carga de las piezas dentales y asimismo, de sus estructuras de soporte creando un proceso inflamatorio que puede llegar a destruir el complejo periodontal.
  • Mal-oclusión dental. El incorrecto posicionamiento de los dientes puede provocar la pérdida de las estructuras de soporte dental y provocar el movimiento dental. Una mal-oclusión no es solo un problema estético, sino que puede perjudicar seriamente nuestra salud oral y dental.
  • Patologías o enfermedades sistémicas. La diabetes puede agravar una gingivitis y/o una periodontitis y también, podrá provocar la movilidad dental.
  • La gestación o embarazo. Este estado presentando ya una gingivitis o una periodontitis, puede agravar estas patologías y provocar la afectación del complejo de soporte de las piezas dentales.
  • Procesos infecciosos dentales. Estos, derivados en la mayoría de los casos por caries, no solo pueden afectar a los dientes que los presentan, sino que pueden verse afectadas las estructuras de soporte de estos dientes y de los dientes contiguos.
  • Prótesis re-movibles no adaptadas correctamente. Estas prótesis pueden sobre-cargar los dientes que soportan estas prótesis y con ello, afectar al complejo de soporte de los dientes provocando su movilidad. Estaríamos hablando de prótesis como los esqueléticos, los parciales de resina,…
  • La no re-habilitación de los espacios edéntulos (espacios con dientes perdidos o ausentes). La pérdida de un diente y la no re-habilitación de este espacio podrá originar problemas oclusales, retracciones gingivales de las piezas adyacentes,… y con ello, la movilidad de estos dientes.

¿Cómo se trata la movilidad dental?

Si presentamos movilidad dental, es decir, si notamos que nuestros dientes se mueven deberemos acudir con celeridad a la consulta dental.

Todos deberíamos realizar una visita de con nuestro dentista, de forma periódica, cada seis meses ya que siempre el mejor tratamiento es la prevención.

Dependiendo de la causa que provoque el movimiento de nuestros dientes deberá ser el tratamiento que debamos realizar.  Por lo tanto, los principales tratamientos serán:

Ante una mala higiene buco-dental

Todos debemos cepillar correctamente nuestros dientes tras cada comida durante tres minutos, utilizar el hilo o la seda dental (o los cepillos interdentales o irrigadores bucales) y un enjuague adecuado.

Asimismo, al menos una vez al año, deberemos realizar en la consulta dental una higiene dental o una tartrectomía para eliminar el sarro que con el cepillado no hemos podido eliminar.

Esta tartrectomía es clave para evitar la gingivitis que es la patología que provocar la inflamación (en ocasiones infección) de las encías y que puede derivar en una periodontitis.

Una correcta higiene es muy importante también para evitar la caries dental que provoca la destrucción de las piezas dentales y puede provocar con el paso del tiempo, su pérdida irreparable.

Ante la patología periodontal o periodontitis

El tratamiento consistirá en la realización de raspados o curetajes mediante los cuales se eliminará el sarro sub-gingival.

Esta es una patología crónica, lo implicará el realizar controles periódicos y mantenimientos periodontales en la consulta dental.

Asimismo, se deberá extraer la higiene buco-dental en casa con un correcto cepillado dental después de cada comida y utilizando el hilo o la seda dental para limpiar los espacios interdentales.

La patología periodontal puede estabilizarse con un correcto tratamiento y control, es decir, la movilidad dental se puede estabilizar.

Ante el bruxismo

El bruxismo se tratará normalmente con la realización, utilización y control periódico de una férula de descarga rígida superior.

Esta prótesis de acrílico normalmente se utilizará por las noches y su uso es clave no solo para tratar esta para-función sino para preservar las piezas dentales y sus estructuras de soporte.

Ante una mal-oclusión dental

Se deberán eliminar los contactos prematuros dentales y asimismo, estabilizar las fuerzas.

Si se presenta asimismo mal-posición dental esta se deberá tratar mediante un tratamiento de ortodoncia.

Ante procesos infecciosos dentales

Los procesos infecciosos dentales no solo pueden afectar a los dientes que los presentan, sino que asimismo podrán afectar a las estructuras de soporte dental de estos y de los demás dientes.

Asimismo, una infección dental podrá afectar de forma grave a nuestra salud general, por lo tanto, ante una infección dental deberemos acudir inmediatamente a la consulta dental.

Ante prótesis dentales mal-adaptadas

Es evidente que estas se deberán adaptar correctamente o se deberán realizar unas nuevas.

Las prótesis dentales mal-adaptadas no solamente pueden provocar la movilidad dental, sino que asimismo rozaduras o llagas, una mala masticación y distribución e las fuerzas de la masticación (mal-oclusión),…

Ante la no re-habilitación de espacios edéntulos

La ausencia de un solo diente puede comportar muchos problemas orales, tales, como la movilidad dental, derivar dental, diastemas, retracción gingival,…

Es importantísimo rehabilitar los espacios edéntulos mediante la colocación de implantes, prótesis fijas o prótesis re-movibles.

Los implantes dentales serán la mejor opción de tratamiento ante la pérdida prematura de un diente o la usencia de este ya que es el único tratamiento que preserva el hueso alveolar, es decir, que impide su pérdida o re-absorción.

Además, los implantes dentales son el tratamiento más conservador y duradero .

Si presentas movilidad dental o notas que tus dientes se mueven acude sin demora a un dentista.

Siempre, el mejor de los tratamientos es la prevención. Realiza una visita en tu consulta dental cada seis meses.

En nuestras clínicas dentales de Barcelona y Badalona, y Madrid, quedamos a tu disposición.

Sobre el autor:

La Dra. Patricia Pablos Montero es odontóloga general en las Clínicas Propdental
Núm. Col. 5749
Licenciada en Odontología 2009 . Facultad de Odontología. Universidad de Barcelona.
Planificación de tratamiento y Oclusión Funcional en el Kois Center, Seattle.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.