Inicio > Blog > ¿Por qué tengo mal aliento?

¿Por qué tengo mal aliento?

Publicado por Dr Dario Vieira Pereira el 22 agosto 2014 en Artículos sobre Odontologia general

Aunque algunos pacientes no se den ni cuenta, el mal aliento es una de las peores sensaciones que uno puede padecer.

La verdad, no solo representa una incomodidad para uno mismo, que intenta privarse de sonreír o de hablar, sino también para las personas que le rodean.

Puede ser una situación realmente desagradable para todos los actores implicados, siendo los familiares y los amigos más íntimos los únicos que tendrán el valor de comentártelo. De hecho, el mal aliento incluso puede convertirse en algo crónico, una clara señal de que podrías tener algún problema en tu cavidad oral, ya sea que afecta a tus dientes o a tus encías. Incluso tu halitosis podría estar indicando la existencia de gingivitis o incluso de enfermedad periodontal.

Para evitar situaciones más graves, desde Clínicas Propdental queremos mostrar a nuestros pacientes las causas más habituales del mal aliento. De este modo, podrán contactar con el dentista lo antes posible y sanar cualquier problema existente.

Las causas más habituales del mal aliento

La mala higiene oral es uno de los mayores contribuyentes al mal aliento y, si el paciente no se cepilla los dientes dos veces al día y no usa el hilo dental, puede crear la situación adecuada para desarrollar halitosis. Es importante recordar que, además de los hábitos de higiene dental en tu domicilio, los exámenes dentales regulares también forman parte del programa de mantenimiento, control y prevención.

Por otro lado, puede que el mal aliento sea consecuencia de la ingesta de determinados alimentos. Los ajos y las cebollas, por ejemplo, desprenden un olor delicado que puede permanecer intacto tras 72 horas después de la digestión. Tratando de evitar alimentos picantes, puede que el mal aliento desaparezca. Si no es así, consulte su dentista para determinar que no existe ningún problema dental asociado.

Los viejos empastes también pueden ser uno de los principales causantes del mal aliento. Aquellos que están compuestos de rellenos de amalgama de plata y que tienen más de 10 años, o aquellos agrietados y astillados, podrían ser un buen nido de caries dentales. Para determinar si éste es el caso, programar una visita a la clínica dental es la medida más efectiva. El dentista evaluará tu cavidad bucal, solucionará el problema y cambiará los viejos empastes dentales.

Por último, el tabaquismo, las infecciones por hongos en la boca y aparatos dentales mal colocados también pueden ser causas determinantes de halitosis. La verdad, el mal aliento puede ser francamente vergonzoso, hasta el punto de evitar la comunicación verbal con otras personas. Si tienes la sensación de sufrir halitosis crónica, consulta tu dentista en Clínicas Propdental. El profesional determinará la causa y eliminará tus preocupaciones.

¿Por qué tengo mal aliento?

El mal aliento es algo que afecta a la mayoría de pacientes en algún momento de su vida. A veces es difícil mantenerlo a raya, pero una de las claves para conseguirlo es determinar su origen. ¿Por qué tengo mal aliento?

El mal aliento también es conocido como halitosis y hay diversas causas que lo provocan. En general procede de la propia cavidad oral, aunque en algunos casos también puede deberse a los procesos gástricos. La halitosis está muy relacionada con otras patologías bucodentales como la xerostomía, el síndrome de la boca seca. De hecho los pacientes con sequedad bucal tienen más posibilidades de tener mal aliento.

Causas del mal aliento

El origen del mal aliento puede ser muy diverso. Estas son las causas principales:

  • Infecciones bucodentales. Algunas infecciones y complicaciones en la cavidad oral tienen como síntoma el mal aliento. Es el caso de la caries y las enfermedades periodontales (gingivitis y periodontitis). De hecho estas patologías se deben a la acumulación de biofilm oral, que también influye en el desarrollo de halitosis.
  • Hábitos perjudiciales. Algunos hábitos perjudiciales para la salud contribuyen a desarrollar halitosis. El más destacado es el tabaquismo, que tiene otras consecuencias a nivel bucodental. El tabaco provoca graves alteraciones a nivel estético y es la causa principal del desarrollo de cáncer oral.
  • Higiene oral deficiente. La falta de limpieza oral o bien una higiene insuficiente están directamente relacionadas con casos de halitosis. En este sentido el mal aliento también afecta especialmente a los pacientes portadores de prótesis. Limpiar la prótesis en profundidad cada vez que se retira es fundamental para evitar la halitosis y la acumulación de placa y bacterias.
  • Sequedad bucal. En la mayoría de casos la sequedad bucal se debe al consumo de medicamentos. Por tanto, ingerir algunos medicamentos también puede ser el origen de la halitosis de forma ocasional.

Entonces, ¿Cómo combatir el mal aliento? Después de identificar su origen es más sencillo combatirlo. Pero algunos consejos son mantener una buena higiene bucodental y masticar chicle sin azúcar, que favorece la salivación. Así, es fundamental cepillarse los dientes después de cada comida. Pero también es importante complementar el cepillado con otras técnicas. Si nuestro objetivo es eliminar la halitosis, un gran aliado es el colutorio. Los profesionales de PropDental recomiendan que el colutorio contenga flúor, ya que remineraliza el esmalte.

En caso de no poder identificar la causa del mal aliento, es importante acudir al odontólogo de confianza. La halitosis resulta muy molesta, tanto para el paciente como para quienes le rodean.

El mal aliento nos provoca una situación desagradable

A nadie le gusta sufrir de mal aliento porque nos provoca una situación más que desagradable en nuestras relaciones sociales, causándonos inseguridad y problemas a la hora de relacionarnos con nuestro entorno, pero no te preocupes porque el mal aliento, como todo en esta  vida, puede tener solución.

¿A qué se debe mi mal aliento?

En primer lugar, debes de tener en cuenta que el 87% de los casos de mal aliento vienen provocados por problemas en la higiene bucal que pueden degenerar, en muchos casos, en infecciones. El 13% restante se debe a otro tipo de situaciones, que deberías de consultar con tu médico de cabecera, pero si encontramos la solución para casi 9 de cada 10 casos no es una mala cosa, ¿no?

¿Como combatir el mal aliento?

Por tanto, la primera medida que debes de tomar para conseguir luchar contra la halitosis es asegurarte de que tu higiene bucal es la adecuada, ya que un primer origen para el mal aliento son los restos de comida que se acumulan entre los dientes y que no han sido limpiados de manera adecuada.

Estos restos se pudren entre los dientes por el paso del tiempo y acaban por emitir el olor desagradable que causa el mal aliento y provoca las consecuencias por todo conocidos.

Si después de haber cuidado más al detalle tu higiene bucal aún sigues manteniendo mal aliento es conveniente que acudas a un especialista odontológico, porque todo apunta a que debes de tener alguna infección.

Esta infección vendrá provocada igualmente, casi con toda seguridad, por una mala higiene bucal, con lo que todo vuelve al mismo punto de partida, como puedes ver. El dentista te tratará la infección y le pondrá fin, con lo que podrás recuperar tu aliento.

Eso sí, tenemos que aprender de la lección y comenzar a cuidar nuestra higiene bucal de una manera más cuidadosa, para evitar tener que caer de nuevo en problemas de mal aliento o halitosis.

En definitiva, el mal aliento tiene solución en la inmensa mayoría de las ocasiones, una solución más que sencilla y que parte de nuestra propia higiene bucal, por lo que no tenemos excusa para dejar que nos siga arruinando nuestro devenir diario.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "¿Por qué tengo mal aliento?"

Deja tu comentario

He leído y acepto la política de privacidad de propdental.es

Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

¿Qué hacemos con tus datos?

En propdental.es te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog.

Además, si quieres que te notifiquemos vía email, usaremos el email y el nombre que has proporcionado para poder enviarte las respuestas sobre este artículo

PEDIR CITA
TE LLAMAMOS

Te llamamos
Pide cita