CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Principios básicos de la cirugía bucal

Principios básicos de la cirugía bucal

Publicado por Dr. Dario Vieira el 17 Marzo 2016 en Odontologia

Dentro de los medios que se emplean para el tratamiento de las enfermedades (terapéutica), existe uno caracterizado esencialmente por la utilización de procedimientos manuales. Se conoce bajo el nombre de Cirugía o Terapéutica quirúrgica.
Esta definición etimológica es parcial, ya que la cirugía utiliza también todos los elementos científicos; es más, hoy en día también hay que contar con el papel cada vez más prepondertante de la ayuda de una aparatología que cada día es más sofisticada a la par que menos dependiente de nuestro control manual.

Principios básicos de la cirugía bucal

La terapéutica quirúrgica se aplica a las enfermedades encuadradas en la patología quirúrgica, especificando así -aunque no de forma absoluta- la naturaleza del tratamiento.

La cirugía es ciencia y arte, y comprende de una parte una concepción general de todo el cuerpo humano, y por otra se especializa por órganos, regiones, aparatos o sistemas cono consecuencia de la exigencia de conocimientos especiales, instrumental y técnicas operatorias adaptadas a las características anatomo – funcionales.

Entre las especializaciones de la cirugía, se distingue la cirugía bucal (dento – maxilar), cuya actividad se realiza dentro de la boca y que tiene como finalidad el tratamiento de la patología quirúrgica de la cavidad bucal:

La cirugía bucal está regida por los principios de la Cirugía General, pero tiene sus propias peculiaridades que emanan de la zona anatómica a tratar.

La definición de cirugía bucal formulada por las principales entidades académicas y corporativas norteamericanas es la siguiente: “La cirugía bucal es la parte de la Odontología que trata del diagnóstico y del tratamiento quirúrgico y coadyudante de las enfermedades, traumatismos y defectos de los maxilares y regiones adyacentes”.

Las directivas de la Unión Europea definen la Cirugía Bucal como la parte de la Odontología a la que conciernen el diagnóstico y todo el tratamiento quirúrgico de las enfermedades, anomalías y lesiones de los dientes de la boca, de los maxilares y de sus tejidos contiguos.

La cirugía bucal como especialidad de la odontología

Para Costich y Whuite, la Cirugía Bucal es la especialidad reconocida de la Odontología más antigua, y muchas de sus técnicas pueden ser muy son realizadas por el dentista general. Ries Centeno remarca que el cirujano oral tiene que poseer el título de odontólogo, ya que esta rama de las Ciencias de la Salud proporcionará los conocimientos y agilidad manual para abordar la Patología Quirúrgica Bucal.

De hecho, en el año 1864 la Cirugía Bucal, como especialidad de la Odontología, fue incluida en el plan de estudios de la escuela de Odontología de Filadelfia, actualmente perteneciente a la Universidad de Temple (EEUU).

El Comité consultivo para la formación de odontólogos elevó a la comisión de las Comunidades Europeas la necesidad de regular las especialidades de la odontología, dando lugar a l Directiva Odontológica de 25 de julio de 1978, que reconoce la Cirugía Bucal y la Ortodoncia como especialidades de la Odontología.

El 20 de noviembre de 1985, el Comité Consultivo para la formación de odontólogos aprobó los campos de actividad y los programas de formación para que los odontólogos pudieran acceder a las 2 especialidades reconocidas de la Odontología. Asimismo, se contemplaba el reconocimiento mutuo de los diplomas y las medidas destinadas a facilitar el ejercicio del derecho de establecimiento y de libre prestación de servicios en los países de la Unión Europea.

La existencia de la especialidad de Cirugía Bucal como formación postgraduada no significa en modo alguno que esta disciplina no deba incluirse en los conocimientos que debe poseer el odontólogo general, el cual podrá realizar las técnicas quirúrgicas para las que se encuentre preparado, aunque no podrá titularse cirujano bucal si no tiene el título correspondiente.

El dentista general puede atender personalmente una serie de casos, pero otros debe remitirlos al especialista en cirugía bucal; esta decisión debe ser tomada de acuerdo con sus aptitudes y habilidades; buscando siempre la mejor atención posible para sus pacientes. La destreza y seguridad sólo se pueden obtener mediante repetidas experiencias y la valoración crítica de los resultados.
Por consiguiente, corresponde a cada odontólogo decidir or sí mismo los límites de su capacidad en Cirugía Bucal. Realizar una técnica en la que se posee poca experiencia o de la que no se tienen conocimientos actualizados de la entidad nosológica a tratar, o esconder una patología para evitar remitir un paciente al especialista, representan una praxis negligente no conforme a la ética profesional.

En muchas ocasiones, el odontólogo general tiene que trabajar en equipo con especialistas (cirujano bucal, ortodoncista, periodoncista, etc) para proporcionar la mejor atención al paciente. Este trabajo en equipo resulta imprescindible en casos complejos y en cierto tipo de patología, como por ejemplo en las deformidades dentofaciales; de esta forma, conseguimos la conjunción de los procedimientos más alcanzados que pueden ser de beneficio para los pacientes.

El contenido de la cirugía bucal

En todos los Estados miembros de la Unión Europea, el especialista en Cirugía Bucal está considerado como competente para efectuar:

  • Todo acto de cirugía dento – alveolar, incluida la implantología
  • La cirugía de los maxilares, comprendida la resección
  • La cirugía de los tejidos blandos de la cavidad bucal

El programa de enseñanza universitaria superior en Cirugía Bucal consiste en una extensión y profundización de los conocimientos adquiridos durante la formación odontológica de base. La formación especializada o de postgrado debe permitir al especialista en Cirugía Bucal asumir las tareas propias de su campo de actividad, que exige los conocimiento en las siguientes áreas:

  • Todos los métodos de diagnóstico de las anomalías, las lesiones y las enfermedades de los dientes, de la boca y los maxilares, y de los tejidos contiguos.
  • Los tratamientos de urgencia, y la anestesiología y reanimación.
  • El tratamiento de las lesiones de los dientes y de sus estructuras de soporte.
  • El tratamiento de todas las lesiones relacionadas con los tejidos dentarios que necesiten la Cirugía, comprendiendo los implantes, transplantes y reimplantes de los dientes naturales y artificiales.
  • La cirugía preprotésica, comprendiendo la implantológica.
  • La corrección quirúrgica de las anomalías y las maloclusiones congénitas o adquiridas de los maxilares.
  • La colocación de prótesis de resección y obturadores tras las intervenciones quirúrgicas.
  • El tratamiento de todas las lesiones de los tejidos blandos u óseos de la boca, maxilares y tejidos contiguos que necesiten cirugía para su solución.

Cirugía bucal y cirugía maxilofacial

La Comisión Nacional de la especialidad define a la Cirugía Maxilofacial, como la especialidad médico – quirúrgica que se ocupa de la prevención, estudio, diagnóstico, tratamiento y rehabilitación de la patología de la cavidad bucal y de la cara, así como de las estructuras cervicales, relacionadas directa o indirectamente con las mismas. El ámbito de esta especialidad médica se ha ido extendiendo progresivamente, en base a los progresos científicos, a otras regiones o espacios quirúrgicos circuncidantes. Así, actualmente esta rama quirúrgica craneofacial, etc., y se pronostica que en un futuro próximo entrará en el contexto de la llamada Cirugía de Cabeza y Cuello.

En su concepto actual la Cirugía Maxilofacial incorpora contenidos y actividades de la Medicina y de la Odontología, y resulta difícil definir los campos de actividad respectivos, y más aún establecer fronteras entre ellos precisando el contenido de las enseñanzas teóricas y prácticas de una y otra.

La especialidad de la Cirugía Maxilofacial fue reconocida en España en 1977. La titulación se obtenía en los Servicios de Cirugía Maxilofacial acreditados; se accedía a ella a través de las plazas salidas a concurso por la vía M.I.R. (médico interno y residente), y era requisito imprescindible tener previamente el título de estomatólogo. El período de residencia era de tres años, durante los cuales se conseguía la formación quirúrgica específica. Por el decreto 2015 del 15 de junio de 1978, se estableció la formación quirúrgica de 5 años, sin la exigencia previa de la titulación de estomatólogo. En el programa de Cirugía Maxilofacial contenido en el decreto 127/80 de 30 de entero de 1984, se estableció que durante los 5 años de formación quirúrgica especializada se obtuvieran los conocimientos estomatológicos precisos, ya fuera dentro o fuera del Servicio de Cirugía Maxilofacial con acreditación docente.

La resolución de 25 de abril de 1996 de la Secretaría de estado de Universidades e Investigación del Ministerio de Educación y Ciencia, a propuesta de la Comisión Nacional de Cirugía Maxilofacial, contienen la definición, campo de acción y programa teórico – práctico de la especialidad. Este texto deja bien claro que el cirujano maxilofacial no recibirá docencia reglada en Odontoestomatología, expresando que sólo deberá adquirir criterios generales de esta rama de las Ciencias de la Salud, y además basados en el autoaprendizaje. Es decir, que el cirujano maxilofacial queda desvinculado de los fuertes lazos que tenía con la odontología, ya que nació de sus fuentes.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Principios básicos de la cirugía bucal"

    Deja tu comentario