CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » ¿Se puede saber si una pieza dental ha muerto?

¿Se puede saber si una pieza dental ha muerto?

Publicado por Dr. Dario Vieira el 27 enero 2016 en Odontologia

Al hablar de los signos de vida en una piueza dental, queremos decir que estos están conectados a nuestro cuerpo gracias a los vasos sanguíneos y a los nervios, por lo que podemos entender que “está vivo”. Es por esto que existen algunos factores que pueden llegar a provocar “la muerte” de la pieza dental, y para saber si una pieza dental ha terminado muriendo, deberemos prestar atención a la serie de signos y síntomas que nos lo muestran.

Lo signos y síntomas de la muerte de la pieza dental

Si queremos comprender este proceso al detalle, deberemos tener en cuenta que nuestra dentadura está compuesta por tres capas diferenciadas entre ellas, cada una contando con su función correspondiente: el esmalte dental por un lado, la dentina por otro y el nervio o pulpa dentaria por otro. Una pieza dental que está sana tiene tejido vivo y células dentro de él. Este tejido se encarga de realizar un papel muy importante dentro del desarrollo de la pieza dental. El nervio es aquella parte de la pieza dental que es capaz de sentir la temperatura cuando ingerimos o deglutimos un alimentos que está frío o caliente, y además también nos avisa en el caso de que demos un mordisco a algo con una presión excesiva, enviándonos unos estímulos que nos producirán dolor.

Por otro lado, decimos que una pieza dental ha muerto en el momento en el que ésta ya no tiene ni flujo de sangre ni acceso a nutrientes. Al igual que en todos los vasos sanguíneos y fibras nerviosas, también se pueden encontrar en la pulpa; al morir esta, la pieza dental también muere con ellas. Lo que mucha gente no sabe es qué ocasiona la muerte de la pieza dental, y por qué ésta muere. Pasemos a explicarlo:

Algunas infecciones como la caries dental, si no se trata de forma correcta, termina por penetrar de forma paulatina pero incansable hasta que esta llega a la dentina, atravesando el esmalte. En el caso de que la infección siga avanzando, las bacterias causantes de la caries terminarán llegando a la pulpa dental. En este momento las células tratarán de combatir la infección, y la respuesta del cuerpo será de tipo inflamatorio. En el caso de que no tratemos la infección en esta fase, y si las propias defensas de nuestro organismo no pueden con ella, la sangre dejará de llegar a la pieza dental; esto desencadenará el terrible dolor de muelas.

De todos modos, un traumatismo dental que haya sido provocado a causa de una caída o un golpe, así como por aquellas patologías que pueda tener el paciente como el bruxismo severo, así como el mal uso de nuestra dentadura, como abrir una botella o inclusive por reabsorción idiopática interna, también podría provocar la muerte del diente. En el momento en el que se produce el traumatismo, la sangre puede dejar de llegar al diente, lo que causaría la muerte inmediata de la pulpa. En otro tipo de casos este es un procedimiento lento que viene motivado por los malos hábitos que terminan causando erosión y finalmente rotura.

Como tanto decimos los profesionales del sector de la salud, más vale prevenir que curar; por esto, desde las Clínicas Propdental recomendamos siempre usar protectores bucales en el caso de que seamos aficionados a los deportes de contacto. También todos aquellos pacientes que sufran de patologías como el bruxismo (la problemática del rechinamiento y el apretamiento dental) pueden acudir a cualquiera de las Clínicas Propdental, donde encontrarán a expertos que les asesorarán sobre el uso de las férulas nocturnas, una solución cada día más demandada gracias a su efectividad para frenar el desgaste. Para terminar con los consejos, resultará recomendable que tratemos de evitar tanto las comidas que son excesivamente duras (masticar hielo no es una buena idea), así como usar nuestra dentición para aquello que no ha sido concebida, como abrir botellas.

La salud de nuestra dentadura también es importante

Debemos decir que la sintomatología de un diente muerto es complicada, ya que es muy difícil que identifiquemos si un diente está muerto mediante una exploración en casa, y es que además, es posible que no se produzca ningún tipo de síntoma en el momento en el que ha muerto el diente. Por todo esto, deberá ser el odontólogo el encargado de determinar la situación en la que se encuentra la pieza.

Si queremos tratar de identificarlo por nosotros mismos antes de acudir al dentista, podemos decir que un signo que suele darse con una gran frecuencia y que podría ayudarnos a identificar su muerte es que la pieza comienza a volverse oscura. Otro signo que podemos encontrar pasa por una hinchazón inexplicable, o que veamos como aparece pus en la zona. Estos síntomas generalmente suelen ser resultado de un abceso periodontal, también conocido como flemón, a causa de una periodontitis o una lesión, lo que podría terminar provocando una ruptura y desencadenar una infección, tanto en el tejido gingival como en la cavidad oral. En este tipo de situación, el diente podría presentar movilidad, debido a la destrucción del hueso maxilar que se está encargando de soportar la pieza.

Como comentábamos con anterioridad, el dolor suele ser uno de los síntomas que notamos más rápidamente cuando la pieza dental termina por morir, ya que la necrosis puede provocar un dolor de tipo localizado, con variables entre agudo, intenso… La gran mayoría de pacientes que deciden acudir a las Clínicas de Propdental que tienen un diente ya muerto o que se está muriendo, suelen hacerlo motivados siempre por los signos dolorosos que están sintiendo, ya que este dolor (muchos de nosotros lo sabremos bien) resulta prácticamente insoportable si no tenemos una adecuada medicación.

Otro síntoma que podemos encontrar y al que debemos hacer caso si lo tenemos, ya que nos estará indicando que existe otro problema en la cavidad oral, es el mal aliento. Hay que pensar que la halitosis por normal suele venir provocada por la descomposición, por lo que, en el caso de que notemos el olor a putrefacción que sale de la cavidad oral, es muy posible que esto signifique que la pieza dental o bien haya muerto o bien esté muriendo. En este caso lo más sensato pasará por salir disparados hacia el odontólogo para recibir el tratamiento que ponga fin a la problemática antes de que sea demasiado tarde.

El tamaño de la dentición también puede darnos algunos signos, ya que el cambio de tamaño de un diente también suele preceder a la muerte del mismo. Si por un casual detectáramos que el esmalte dental de la pieza está comenzando a erosionarse, con lo que el diente se está haciendo más pequeño, esto hará que cada vez, esté más expuesto a las bacterias y a los agentes patógenos que terminarán por causarle una infección, debilitándolo hasta matarlo.

¿Te suena alguno de estos síntomas? ¿Estás pasando por ellos? Si las respuestas a estas preguntas son un, no deberías dudar en acercarte a tu dentista de confianza, para que trate cuanto antes la patología. Debes saber que cuanto antes vayas, más sencillo será que logremos restaurar tu pieza dental. Deberemos tener siempre en cuenta la importancia de realizar una visita periódica de carácter semestral al dentista de confianza, y él será quien, gracias a esta revisión anteriormente comentada, nos informará acerca de si todo va bien o si ha encontrado algún signo o indicio de enfermedad, que de buen seguro será detectada en una fase temprana, por lo que no existirá ningún problema de cara a eliminarla en unos pocos minutos, mediante un tratamiento apenas invasivo y con el que daremos esquinazo a tratamientos más dolorosos, costosos y complicados. Ahora ya lo sabes, no debes esperar a tener una patología oral para visitar a tu dentista. ¡Acude a las Clínicas Propdental y benefíciate de su primera visita gratuita!

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "¿Se puede saber si una pieza dental ha muerto?"

    Deja tu comentario