Inicio > Blog > Septiembre: Mes de la salud buco-dental

Septiembre: Mes de la salud buco-dental

Publicado por Dra. Taissa Espinoza el 4 septiembre 2019 en Artículos sobre Odontologia general

La vuelta al colegio o al trabajo tras las vacaciones de verano es el momento de recuperación de hábitos, adaptación,… y de retomar nuestra vida cuotidiana.

Y la SEPA (Sociedad española de periodoncia y Ósteo-integración) desde hace varios años impulsa en este mes campañas para fomentar unos correctos hábitos de higiene buco-dental.

Todo ello con el fin de promocionar una correcta salud buco-dental y a su vez, una buena salud general.

En este artículo te explicamos cuales son las enfermedades buco-dentales más frecuentes y como tratarlas con el fin de tener la mejor salud oral. 

¿Qué es la salud buco-dental?

Empezamos aclarando el concepto de salud buco-dental.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) la define como la ausencia de dolor oro-facial, cáncer oral o garganta, infecciones, aftas bucales, enfermedades periodontales, caries, pérdida de dientes y otras patologías que limitan en la persona afectada la capacidad de morder, masticar, sonreír y hablar.

Todo ello al tiempo en que influyen en su bienestar psicosocial.

¿Cómo conseguir una correcta salud buco-dental?

Atendiendo a la definición anterior de la OMS, conseguiremos una correcta salud buco-dental con la prevención y el tratamiento de las patologías anteriormente descritas.

En la consulta dental, podremos atender la mayor parte de estas patologías.

Asimismo, todos debemos:

  • Tener unos correctos hábitos de higiene buco-dental en casa. Estos consistirán en un correcto cepillado, el uso del hilo dental, un enjuague adecuado,…
  • Realizar revisiones periódicas con un dentista.
  • Mantener una dieta equilibrada.
  • Evitar hábitos nocivos como el tabaco y el consumo habitual de alcohol.

Patologías buco-dentales 

Así, pues, a continuación de explicamos las patologías más comunes en la consulta dental y como deben ser estas tratadas.

Dolor oro-facial

El dolor oro-facial es el dolor localizado en la cara (incluyendo el dolor en la cavidad oral) que puede tener un origen dental o un origen estructural (la articulación temporo-mandibular o ATM).

Este dolor está con frecuencia provocado por el bruxismoo el acto o para-función de apretar o rechinar los dientes de forma consciente o inconsciente, diurna o nocturnamente.

Siguiendo esta causa, el tratamiento del dolor oro-facial por bruxismo consistirá en la mayoría de los casos en la realización, utilización y control periódico en la consulta dental de una férula de descarga rígida superior.

El dolor oro-facial a su vez puede estar provocado por caries, procesos infecciosos, gingivitis, periodontitis,…

Es importante que si presentas dolor facial o bucal acudas sin demora a un dentista para que este te revise correctamente.

Cáncer oral y/o oro-faríngeo

Los cánceres oral y oro-faríngeo se pueden detectar en la consulta dental en una simple revisión. Estos se pueden manifestar con:

  • Una lesión o llaga en la cavidad oral que no cicatriza con el paso del tiempo.
  • Una mancha blanca o roja en las encías, lengua, el revestimiento de la cavidad oral o amígdalas.
  • Un nódulo situado en el labio, la boca, el cuello o una sensación de engrosamiento en la región de la mejilla.
  • Dolor o molestia de garganta persistente o sensación continúa de la presencia de “algo en la garganta”.
  • Un cambio de voz o ronquera.
  • Dolor y hemorragias en la cavidad oral.
  • Dificultad al masticar o morder, mover la lengua o tragar.
  • Fatiga.
  • Pérdida de peso sin una razón aparente.
  • Cambios en la fonación o al hablar.
  • Dentaduras  postizas de “quita y pon” que no ajustan bien.
  • Pérdida de apetito prolongada en el tiempo.
  • Pérdida de piezas dentales.

Cuando hablamos de cáncer oral u oro-faríngeo la prevención y la detección precoz son muy importantes; Realiza revisiones periódicas en tu clínica dental.

Aftas bucales

Las aftas son úlceras que se originan en la mucosa oral y junto con la caries es una de las patologías más comunes.

Se manifiestan con un tamaño aproximado de 5 mm., de color blanquecino y bien delimitadas por una membrana o línea rojiza.

No son contagiosas pero pueden causar dolor y molestias al comer.

Las principales causas en la aparición de las aftas son:

  • Un sistema inmunológico deprimido.
  • Mordeduras o el roce recurrente de prótesis.
  • El contacto con productos químicos o sustancias muy calientes.
  • En algunos casos, por una alergia alimentaria.
  • Estrés.
  • El consumo de tabaco.

Ante las aftas recurrentes deberemos consultar con nuestro dentista y asimismo evitaremos alimentos muy calientes, tomaremos alimentos ricos en vitamina C y omega 3, y sobre todo, mantendremos una escrupulosa higiene oral.

Enfermedades periodontales

En este caso hablaremos de la gingivitis y periodontitis, ambas patologías provocadas generalmente por una deficiente higiene buco-dental y por la acumulación de sarro.

La gingivitis

Esta patología cursa con la inflamación, dolor o molestia, sangrado,… de las encías resultado de la acumulación de sarro a nivel supra-gingival.

La gingivitis es reversible pero se deberá abordar y tratar en la consulta dental.

El tratamiento de la gingivitis consistirá en la realización de una tartrectomía o una higiene dental en la clínica dental. 

La periodontitis

Esta es una patología crónica, normalmente causada por una gingivitis sin tratar, que provocará la destrucción de las estructuras de soporte dentales. 

Esta patología irreversible puede provocar la pérdida prematura de los dientes.

La periodontitis se manifestará con:

  • Inflamación, enrojecimiento y dolor o molestia en las encías.
  • Sangrado de las encías.
  • Posible exudado purulento.
  • Mal olor de boca o halitosis.

La periodontitis o piorrea se deberá tratar en la consulta dental mediante la realización de un tratamiento periodontal. 

Asimismo, de forma periódica (normalmente cada seis meses) se deberán hacer mantenimientos para estacionar dicha patología crónica.

Caries

La caries es la enfermedad más común en la actualidad en todo el mundo.

Esta es una patología infecciosa, contagiosa y multi-factorial que si no es tratada correctamente y a tiempo podrá provocar la pérdida irreversible de la pieza dental afectada.

Una caries se puede manifestar como una mancha sobre la superficie dental de color blanco tiza, amarillo o marrón oscuro, sensibilidad dental,…

Si la caries afecta al esmalte dental o al esmalte dental y a la dentina, su tratamiento en la consulta dental será normalmente un empaste.

Si la caries dental afecta a la pulpa o nervio del diente, se deberá proceder a realizar una endodoncia y posteriormente, se deberá restaurar la pieza dental.

Las caries pueden ser detectadas fácilmente en una revisión en la consulta dental y es primordial tratarlas con celeridad si se presentan.

Pérdida de dientes

La pérdida de dientes puede provocar varios problemas en la cavidad oral, tales como:

  • Movimientos dentales: Mal-oclusiones, extrusiones dentales, diastemas,…

Ello es debido a que ante la ausencia de una o varias piezas dentales, las restantes, se moverán para ocluir unas con las otras y ello puede provocar inclinación de dientes, diastemas, problemas en la ATM,…

  • Retracción gingival.
  • Caries.

La pérdida de un diente provocará una retracción gingival y dejará a la vista el tercio radicular de los dientes adyacentes al diente perdido.

Esta zona radicular es muy susceptible a padecer caries y estas caries avanzan con gran rapidez.

Si estas caries no son tratadas con celeridad pueden provocar la pérdida de este diente.

  • Pérdida de hueso.

Al perder un diente, el hueso alveolar,deja de recibir estímulos y se re-absorbe o pierde, ello puede complicar una futura rehabilitación oral.

Por ello, es muy importante rehabilitar las zonas edéntulas 8de dientes perdidos) y el mejor tratamiento a realizar será la colocación de implantes dentales.

  • Problemas de fonación o al hablar.
  • Problemas a la masticación.

La pérdida de dientes puede provocar la sobre-carga de otras zonas de la cavidad oral y ello puede comportar serios problemas.

Etc.

Ante la ausencia de piezas dentales podremos optar por tres tratamientos principalmente. Estos son:

  • Las prótesis fijas o puentes. 

Para su colocación se precisará el tratamiento de los dientes adyacentes a la zona del diente perdido.

Tienen una durabilidad actual de unos 10 años (según la OMS).

No impiden la re-absorción de hueso alveolar.

  • Las prótesis re-movibles.

Estas no impedirán la re-absorción ósea como en el tratamiento anterior.

Tienen una durabilidad de unos 10-15 años.

Ofrecen poca comodidad ya que se deberán extraer tras cada comida para limpiarlas bien.

  • Los implantes  dentales.

Es el tratamiento más duradero y más conservador (no precisa el tratamientos de otros dientes).

Es el único tratamiento que permite preservar el hueso alveolar.

Es el tratamiento más estético y cómodo.

Si te falta uno o varios dientes deberías, por tu salud oral y general, consultar con un cirujano oral o un implantólogo que opciones de tratamiento tienes. 

Una buena salud buco-dental está íntimamente relacionada con una buena salud general.

En Clínicas Propdental nos preocupamos por tu salud buco-dental y este mes de septiembre, así como todo el año, estamos a tu disposición si quieres consultarnos.

Sobre el autor:

Dra. Taissa Espinoza
Graduada en Odontologia en la Facultad de Odontología de la  Universitat de Barcelona.
Postgrado de Estética y Rehabilitación, en la Facultad de Odontología de la  Universitat de Barcelona.
Diploma de Especialización de Odontopediatria en Athenea Dental, dirigido por el Dr. Echarri.
Curso en la nuevas tendencias en Odontopedria avalados por la Sociedad Española de Odontopediatria.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Septiembre: Mes de la salud buco-dental"

Deja tu comentario

He leído y acepto la política de privacidad de propdental.es

Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

¿Qué hacemos con tus datos?

En propdental.es te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog.

Además, si quieres que te notifiquemos vía email, usaremos el email y el nombre que has proporcionado para poder enviarte las respuestas sobre este artículo

PEDIR CITA
TE LLAMAMOS

Te llamamos
Pide cita