CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Síndrome de la Boca Ardiente

Síndrome de la Boca Ardiente

Publicado por Dr. Dario Vieira el 2 Junio 2015 en Odontologia

El Síndrome de la Boca Ardiente (también conocido por sus siglas SBA) es una entidad nosológica, que se da con una mayor frecuencia en las mujeres que tienen la menopausia. Su cuadro clínico se da con una gran frecuencia, y está caracterizado por una sensación anormal que se da de forma espontánea.

El paciente la describe como quemazón, escozor y ardor, que afecta a la mucosa bucal, generalmente con una ausencia de datos (clínicos y de laboratorio) que justifiquen estos síntomas. Además del ardor, los pacientes pueden experimentar otros síntomas, como son la alteración del gusto, sensación punzante, sequedad o intolerancia a las prótesis, entre otros.

La falta de signos clínicos no hace más que aumentar la complejidad, y resulta difícil emitir su diagnóstico. A día de hoy, sigue siendo una materia que genera controversia y falta de comprensión. Por la multitud de factores que se relacionan con esta entidad nosológica y que intervienen en la aparición de los síntomas que hemos descrito con anterioridad, ha hecho que en los últimos tiempos que éste haya sido un tema muy estudiado en el área de la medicina bucal.

Epidemología de la SBA

El porcentaje de incidencia en el que se da la SBA en adultos se mueve entre un 0’7 y un 4’5%. En cada estudio realizado a adultos, se demuestra que la incidencia varía, por lo que a día de hoy no existe una prevalencia fidedigna. Lo que sí se sabe, es que este síndrome se da mayormente en mujeres que en hombres, siendo una relación aproximada de 3:1 a 9:1, y siendo las mujeres más frecuentemente afectadas las que se encuentran en el periodo menopáusico o post-menopáusico, hasta un 30% de prevalencia. La edad promedio en la que aparece es entre los 50 y los 60 años, siendo el rango entre los 36 y los 86 años de edad. Este síndrome nunca se ha dado ni en niños ni en adolescentes.

Clínica de la SBA

Se suele describir con calificativos como el ardor, el escozor, el hormigueo, la quemazón o el adormecimiento. Es definida como una sensación de ardor en cualquier parte de la mucosa bucal, sin existir hallazgos clínicos y de laboratorio. La sintomatología es descrita como una molestia continuada en los que existen periodos de agudización (catalogables como crisis), pero en general de tipo crónico, con un inicio espontáneo, sin un factor indentificable de precipitación. Más o menos, un tercio de los pacientes relaciona estos síntomas con una enfermedad sufrida recientemente, una medicación no habitual (incluyendo los antibióticos) o un tratamiendo bucodental. Una vez que este síndrome ha aparecido, puede postergarse a lo largo de los años.

El ardor bucal suele ir en aumento de forma progresiva durante el día, y es al final de la tarde cuando este alcanza su punto álgido. Normalmente el dolor es ausente por la noche, pero el paciente puede tener problemas para conciliar el sueño debido a esto. Por culpa de este cúmulo de síntomas, los pacientes suelen presentar cambios de humor, irratabilidad, depresión o ansiedad.

Eiopatogenia

A lo largo de los años una gran multitud de investigadores han tratado de resolver cuál era la causa del Síndrome de la Boca Ardiente. Se han elaborado muchas teorías, posteriormente refutadas por otros, lo que hace que nuestra duda persista. Sí es cierto que la gran mayoría de pacientes con SBA tienen factores asociados, que son considerador favorecedores de un trastorno de la percepción de la mucosa bucal. Al ser complejo su cuadro clínico, crea una dificultad importante para entenderlo. No sabemos qué lo produce, aunque existen numerosos factores relacionados. El problema de estos es que cada uno explica la aparición del síntoma únicamente en pequeños grupos de pacientes; es decir, cualquiera de ellos podría estar reflejado en la historia de un individuo con SBA, pero no aparecer en otro que tenga el mismo diagnóstico, necesariamente.

Se atribuye a esta enfermedad un carácter etiológico mulifactorial. Debemos también señalar que en una gran multitud de ocasiones, no mejoraremos o haremos desaparecer la sintomatología inicial a través de la corrección o eliminación de los agentes presuntamente causales. Los factores que están relacionados con la etiopatogenia del SBA se han dividido en tres: psicológicos, locales y sistémicos.

Factores psicológicos:

Normalmente el SBA se asocia a un estado de ansiedad importante, que es mostrado cuando el paciente explica su proceso clínico, desde la primera exploración. No se sabe si esta es una consecuencia de la sintomatología o si el ardor bucal aparece a causa del trastorno psicológico. Gracias al empleo de distintas pruebas y escalas de valores, se ha demostrado una presencia frecuente de cambios psicológicos en estos pacientes. Los cambios que se dan de forma más común pasan por la ansiedad, la inestabilidad emocional o la depresión, siendo el carácter de los pacientes similar a la de otros que también padecen dolor crónico.

Factores locales:

Se consideran en este apartado los factores capaces de desencadenar los síntomas urentes afectando al mucosa bucal de forma directa, normalmente actúan por irritación localizada de la misma, y pueden ser de naturaleza diversa: físicos (mecánicos, térmicos, eléctricos), químicos (alcohol contenido en bebidas o colutorios) o biológicos, entre los que se incluyen algunas bacterias y hongos. También algunas sustancias de uso diario, como los dentífricos y otros cosméticos, pueden producir reacciones que desencadenen el síndrome.

Factores sistémicos:

Existe una gran variedad de entidades nosológicas sistémicas que han sido consideradas factores relacionados con la apanClon del SBA. Carencias vitamínicas pueden desencadenar también ardor bucal como sintomatología concomitante. Es por esto, que algunos de los pacientes diagnosticados de anemia presentan síntomas como la glosodina o glosopirosis.

También existen fármacos como los antihistamínicos, algunos antihipertensivos o antiarrítmicos que entre sus efectos producen xerostomía, que está relacionada íntimamente con el ardor bucal.

Tratamiento de la SBA

En clínicas Propdental realizamos una historia clínica completa y exhaustiva, para así poder diagnosticar y tratar con propiedad a cada paciente con SBA. Al ser de etiología multifactorial, no existe un tratamiento que esté establecido, por lo que se darán indicaciones para mejorar la sintomatología. La identificación del principal factor etiológico, sistémico, local o psicógeno puede guiar al especialista a un diagnóstico y un tratamiento. Deberemos eliminar todo factor local o sistémico que afecte a la mucosa, como por ejemplo alergias de contacto. También deben controlarse los hábitos parafuncionales, y deben instaurarse terapias sustitutivas en caso de que hubieran deficiencias vitamínicas y minerales.

Una gran multitud de estos pacientes tomarán fármacos potencialmente xerostomizantes, principalmente ansiolóticos, antidepresivos o antihipertensivos. En el caso de que una vez que los tratamientos sugeridos para las condiciones locales y sistémicas no terminen con el ardor bucal, podemos considerar el diagnóstico de SBA. El tratamiento de este síndrome está orientado hacia la sintomatología, y es similar al tratamiento clínico de otras neuropatías dolorosas.

Los antidepresivos tricíclicos en bajas dosis actúan sobre este dolor crónico como analgésicos. Se emplea capsaicina tópica como agente desestabilizante en pacientes con SBA, pero por su sabor desagradable puede ser rechazado por el paciente. Depende del estado psíquico del paciente, puede resultar de importancia la interconsulta con un psicólogo o un psiquiatra. Será necesaria una reevaluación al paciente pasado el mes, a los 3 y 6 meses, para así poder comprobar la eficacia del tratamiento indicado.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Síndrome de la Boca Ardiente"

    Deja tu comentario