CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Técnica y clínica quirúrgica de la exodoncia

Técnica y clínica quirúrgica de la exodoncia

Publicado por Dr. Dario Vieira el 11 marzo 2016 en Odontologia

El procedimiento quirúrgico bucal que se lleva a cabo con más frecuencia es, por desgracia, la extracción dentaria. La terapéutica destinada a extraer el órgano dentario actuará sobre la articulación alveolodentaria (sinartrosis, sinfibrosis o gonfosis) que está formada por encía, hueso, diente y periodonto. La exodoncia es una maniobra cuyo fin es separar estos elementos, desgarrando el periodonto en su totalidad. Frecuentemente para conseguir luxar y extraer el diente deberemos distender y dilatar el alveolo a expensad de la elasticidad del hueco.

Técnica y clínica quirúrgica de la exodoncia

Desde tiempos pasados la exodoncia ha sido una técnica muy temida y traumática por los pacientes, y por ello podemos encontrar un temor o fobia a la exodoncia que resulta compleja de comprender, dado que el odontólogo cuenta, en sus manos, con modernos métodos de anestesia y herramientas terapéuticas muy diversas y eficaces. En ocasiones, los profesionales consideran la extracción dentaria como una intervención menor y carente de importancia, lo que conlleva en muchos casos la aparición de complicaciones graves. La precipitación y la capacitación deficiente son las causas principales de los problemas en la exodoncia.

La exodoncia ideal es la extirpación completa del diente o de la raíz dental sin dolor y con el mínimo daño en los tejidos circuncidantes.

Evolución histórica

Del primer acto quirúrgico practicado en la cavidad oral, la avulsión dentaria, tenemos referencias dadas por Baudoin Matsuto y otros autores, resultado de investigaciones realizadas sobre maxilares del periodo neolítico.

En la antigua Mesopotamai, como refiere Febres Cordero, las Tablas Asirias de la colección Kuyunjik mencionan que un “dentista” aconsejó a su Rey la extracción de los dientes de su hijo, por ser éstos la causa de la enfermedad que padecía. Este concepto de infección focal se anticipa casi tres mil años al expresado por Hunter en 1910.

En papiros egipcios aparecen algunas referencias específicas a dentistas enfermedades dentales con indicaciones terapéuticas para las infecciones consecutivas a la caries y la necrosis pulpar. En las culturas de la antigua India (libro de los Vedas), imperios Persa y Chino, y en otras altas culturas primarias, prehelénicas o precolombinas, se encuentran referencias de diferentes procesos odontológicos y entre ellos, de la avulsión dentaria. La exodoncia se practicaba golpeando directamente sobre la corona o sobre una madera a modo de escoplo, lo que daba lugar a la fractura del diente o de las corticales óseas alveolares.

En la antigua Grecia, Ascpepio o Esculapio (1560 años antes de Cristo) ya habían construido instrumentos rudimentarios para la exodoncia; también se le atribuyen indicacione sprecisas sobre la avulsión dentaria que realizaría con una pinza llamada “odontagogo”. Hipócrates (460 años antes de Cristo) describe en los libros de la Colección Hipocrática o Corpus Hippocraticum un inmenso caudal de sus saberes médicos entre los que se encuentran muchos referidos a la patología y terapéutica bucal y maxilofacial. En el Siglo I, Cornelio Celso en su tratado “De arte médica”, hace amplias referencias a la cirugía oral, describiendo por primera vez la importancia de practicar la siondemostomía. Galeno dejó un riquísimo legado de obras maestras y doctrinas médicas que fueron indiscutibles durante años y de entre ellas dedicó una atención particular a múltiples aspectos anatómicos clínicos y patológicos bucomaxilofaciales: tratamientos de las odontalgias, de la erupción patológica del tercer molar, etc.

En el mundo medieval, el pueblo árabe hereda los conocimientos de la antigüedad, los conserva y los enriquece, y después los transmite a la empobrecida civilización de Occidente. Avicena, en el siglo C, en su “Canon”, aporta importantísimos conocimientos de Cirugía Bucodentaria, al igual que Abulcasis que los reflejó en su tratado de Cirugía “Al – Tasrif”.

Guy de Chauliac en su obra “Chirugía Magna” (Siglo XIV) hace numerosas referencias de la extracción dentaria y considera que ésta debe ser practicada por “doctores”. Esta opinión tiene mucho valor en aquel tiempo, ya que desde el medievo este ejercicio o actividad era usurpado por empíricos y charlatanes o barberos.

Andrea Vesalio (1565) describió la patología causada por el tercer molar, y propone la intervención quirúrgica con ostectomía para conseguir su exodoncia. En el año 1570, Facricio D’Acquapendente diseña toda una colección de instrumentos para la avulsión dentaria adaptados a la morfología de cada diente en particular. En su obra “Crisol de la Cirugía”, describe las operaciones quirúrgicas que se hacen en la boca. Ambroise Paré publica en el 1572 en parís sus “Cinq Libres de Chirugíe”, en los que se tratan muchas y variadas cuestiones de cirugía bucal y de la Odontología en general.

No fue hasta el S. XVIII que no se dieron cambios fundamentales en los tradicionales saberes quirúrgicos del Renacimiento y del Barroco, pero al final de este periodo se inicia la cultura científica propiamente moderna que se acentúa y difunde durante la ilustración. Esta trascendental renovación se produce gracias a cuatro hechos fundamentales: el avance en el saber anatómico, el impulso de los Reales Colegios, la traducción al castellano de valiosos tratados de Cirugía y de Odontología, y al ejercicio profesional en nuestro país de cirujanos dentistas extranjeros; destacan en número los de nacionalidad francesa, y sobresale de entre ellos Pierre Gay (1717) dentista de la Casa Real Española.

Pierre Fauchard marca un hito en la historia de la Odontología y en su obra “La Chirugíe Dentiste ou traité des dents” publicada en el 1728, acredita amplios médico – quirúrgicos, con aportaciones importantes de técnicas e instrumental de indudable valor para la práctica de la Cirugía Bucal.

Simón Hullihen (1860), médico – dentista en Estados Unidos, es considerado históricamente como el fundador de la Cirugía Bucal y Maxilofacial; sus múltiples publicaciones dan testimonio de su amplio sabe en este campo. Con posterioridad han existido numerosos autores que han aportado sus conocimientos lo que ha permitido un rápido avance de la cirugía bucal (que no expondremos debido a su amplitud y por no ser el motivo de este artículo) peor sí deberemos destacar algunos de los hechos fundamentales que se produjeron durante estos años:

La introducción de la anestesia local cambia substancialmente la práctica y técnica de la exodoncia desde el punto de vista práctico. No obstante, con anterioridad Horace Wells, dentista americano, presenciando una sesión que Colton realizaba en Hartford (1844) deduce los efectos anestésicos del óxido nitroso, y él mismo se sometió después a una extracción dentaria.

Posteriormente se estudian y popularizan las propiedades anestésicas del protóxido, éter, cloroformo, etc., y en el 1994 Koller comienza la aplicación de los anestésicos locales a base de soluciones de cocaína, hasta llegar a las moderna sustancias anestésicas actuales.

Gracias a un químico, Louis Pasteur, y a sus precursores (dos hombres del siglo XIX, Holmes y Semmelweis) se describe que la infección es una enfermedad contagiosa. La antisepsia se debe a una gran figura de la medicina, Joseph Lister que con el empleo de ácido fénico, marca un hito en la cirugía.

La posibilidad de obtener imágenes radiográficas parciales de cada diente o una panorámica de la región maxilar ofrece desde el punto diagnóstico y técnico una calidad al acto de la exodoncia, desmarcándolo de cualquier manipulación que pueda ser realizada por una persona no especializada.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Técnica y clínica quirúrgica de la exodoncia"

Deja tu comentario