CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Un cepillado divertido

Un cepillado divertido

Publicado por Dr. Dario Vieira el 3 enero 2015 en Odontologia

Para los niños pequeños el cepillado dental puede convertirse fácilmente en algo aburrido que intentan evitar. Si tienes problemas para conseguir que tus niños se cepilles los dientes, quizá es el momento de añadir una dosis de divertimento a su rutina dental. Nuestros dentistas han juntado unas cuantas formas de hacer que el cepillado dental parezca más un juego que una obligación.

Maneras de conseguir un cepillado divertido

1- Explícales una ‘historia dental’: a los niños les encantan las historias, así que ¿por qué no convertir el cepillado dental en el momento de contarles una? Invéntate una historia simple y tonta que les puedas contar a tus hijos mientras se cepillan los dientes. Además en esta situación no podrán hacer muchas preguntas… ahí va un ejemplo:

“Había una vez un niño que tenía los dientes muy sucios: ‘¡Oh no!’ dijo el niño pequeño ‘¿qué puedo hacer para limpiarlos?’. Entonces apareció el Ratoncito Pérez y le dijo ‘Tengo un regalo especial para ti. Es un cepillo de diente mágico’. Entonces apareció un cepillo de la nada y empezó a cepillarle los dientes al pobre niño (aprovéchalo para enseñarle a tu hijo como los cepillaba…) hasta que los tenía totalmente limpios y brillantes. Esto hizo que el niño tuviera a mejor sonrisa que nunca había tenido y le dejaran de dolor los dientes. ¡Fin!

2- Convierte el cepillado en un juego: jugar a un juego es una buena manera de convertir una faena aburrida en algo divertido. Ahí van algunas ideas:

  • Los bichos del azúcar: explícale a tu hijo que el juego consiste en eliminar los bichos del azúcar. Adéntralo en el juego con frases del tipo “¡Cuidado, los bichos del azúcar están detrás de tus dientes! Todavía quedan algunos en los dientes traseros. ¡Buen trabajo, los has eliminado todos!”.
  • El juego de los números: di en voz alta el número de dientes que ya están limpios hasta llegar a todos ellos.
  • Utiliza la tinción como un juego: puedes utilizar los líquidos que tiñen la placa para motivar a tu hijo a limpiarse los dientes hasta que no quede ni un resto de color en sus dientes.

3- ¡Cepillémonos juntos!: ponte al lado de tu hijo delante del espejo y jugad al juego de la imitación en que tu hijo tiene que repetir todos los movimientos que tú haces. Puedes incorporar algunas muecas o gestos divertidos para que se lo pase bien. Es un ejemplo muy sencillo que demuestra que el cepillado puede ser algo divertido. También puedes dejar que sea tu hijo quién tome el mando durante un rato.

4- Haz un seguimiento del cepillado en un calendario: compra o crea un calendario y ponlo en el baño dónde tu hijo se cepilla los dientes. Marca en él cada día que tu hijo se cepilla los dientes y dale un pequeño premio por cada semana en la que ha cumplido con el objetivo marcado.

5- Utiliza un cronómetro: todo el mundo se debería cepillar los dientes durante dos minutos cada vez que lo hace. Proponle el reto de cepillarse durante dos minutos y para que se haga más ameno puedes poner la ‘canción del cepillado’ que puede ser su favorita o el hit del momento que suena en la radio.

Nuestros odontopediatras tienen muchas más ideas para hacer que el cepillado dental sea algo divertido y deje de ser una mera obligación, aunque solo hace falta un poco de imaginación para dar con un nuevo juego.

Un poco de diversión puede provocar una mejora muy significativa en el cepillado de los más pequeños. Dejarles elegir su cepillo de dientes y su pasta dentífrica también les ayuda a motivarse.

Vale la pena esforzarse un poco para conseguir que tus hijos se cepillen los dientes. Y, al fin y al cabo, si consigues que ellos se lo pasen bien tú también pasarás un buen rato. Además, estarás contento y satisfecho sabiendo que estás haciendo lo mejor para la buena salud oral y general de tus hijos.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Un cepillado divertido"

Deja tu comentario