CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Usos del irrigador bucal

Usos del irrigador bucal

Publicado por Dr. Dario Vieira el 12 septiembre 2017 en Odontologia

El cepillado dental por sí solo no consigue eliminar todos los restos de bacterias. Existen muchas técnicas para complementar el cepillado y conseguir una higiene más profunda, y una de las más recomendadas es el irrigador bucal.

La base de una sonrisa sana es el cepillado diario, con una duración mínima de dos minutos. Además del irrigador muchos profesionales aconsejan incorporar el flúor mediante el colutorio, así como el uso del hilo dental. La irrigación bucal es una técnica de higiene interproximal especialmente recomendada durante la ortodoncia, con la que conseguimos una higiene dental completa y profunda.

Pero, ¿Qué es un irrigador bucal? Se trata de un aparato que aplica un chorro de agua a presión. Con esta técnica se pueden eliminar los restos de placa incrustados en la superficie de las piezas dentales. También resulta efectiva para eliminar los restos de comida en los brackets, especialmente en zonas donde los filamentos del cepillo no llegan o pueden quedarse atrapados. Además también pueden
eliminar restos procedentes de espacios entre los dientes.

Existen distintos tipos de irrigadores bucales. Pueden ser portátiles o no, y en algunos modelos se puede controlar la presión del agua o incluso cambiar el tipo de chorro, según nos interese que sea giratorio o directo para limpiar zonas específicas. También podemos encontrar variedad en las boquillas, e incluso
los hay que integran temporizador. Su uso es recomendado es de una duración de dos minutos.

Usos del irrigador bucal

Un irrigador bucal es el complemento ideal para diversas aplicaciones:

  • Combatir la sensibilidad dental. El uso de otros utensilios como el hilo dental puede llegar a ser incómodo en caso de tener una sensibilidad dental acentuada por el sangrado en las encías. Por ello, los irrigadores bucales son una buena alternativa para lograr una limpieza eficaz entre
    los dientes.
  • Enfermedades periodontales. El uso de irrigadores bucales también es recomendado en pacientes con enfermedades periodontales: la gingivitis y la periodontitis.
  • Prevención de sarro. El sarro es una película pegajosa fruto del endurecimiento de la placa bacteriana. Aunque sólo puede ser eliminado completamente con una higiene dental profesional, el irrigador bucal es un gran aliado para prevenir el endurecimiento del biofilm oral.
  • Sonrisa más sana y fresca. Al llegar a partes más profundas de la boca se
    puede contrarrestar el mal aliento y lograr un frescor más duradero. Además, el irrigador bucal elimina las manchas en la superficie de los dientes, por lo que ayuda a conseguir una sonrisa más bonita.

Los irrigadores bucales son un buen complemento para el cepillado diario, que contribuye a mantener la boca sana y protegida de las distintas enfermedades bucodentales. No obstante siempre es recomendable consultar previamente al odontólogo para elegir un irrigador bucal u otro.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Usos del irrigador bucal"

    Deja tu comentario