CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Chuparse el dedo puede ser un hábito dañino

Chuparse el dedo puede ser un hábito dañino

Publicado por Dr. Dario Vieira el 3 abril 2014 en Ortodoncia

El hábito de chuparse el dedo es completamente normal y común entre bebés, una acción que les produce sensación de seguridad y tranquilidad. Según algunos estudios en el campo, la mayoría de bebés suele dejar el hábito entre los dos y los cuatro años, pero otros pueden mantenerlo durante largos períodos de tiempo. Cuando esto ocurre, sus dientes frontales pueden desplazarse ligeramente hacia adelante, incluso llegando a superar el labio inferior y perjudicando el correcto desarrollo de la oclusión.

¿Cómo afecta chuparse el dedo a la salud dental?

Además de un incorrecto desarrollo de la dentadura y otros elementos bucales, chuparse el dedo puede contribuir al mal alineamiento de los dientes y a problemas fonéticos o de pronunciación. Sin embargo, no solo afectan a la salud dental, sino que pueden tener consecuencias dañinas para su salud en general. De hecho, la succión digital puede causar alteraciones en los dedos, trastornos emocionales y aumentar el riesgo de infecciones, ya que las manos del bebé están en contacto permanente con agentes contaminantes del exterior.

Causas y soluciones

Para poder eliminar el hábito, lo primero que deben cuestionarse tanto los padres como el dentista es el porqué de la succión digital. Generalmente, se identifican 3 causas habituales que llevan al bebé a chuparse el dedo:

  1. El bebé puede contraer el hábito para conciliar el sueño cuando está cansado
  2. Chuparse el dedo es, en ocasiones, una vía para tranquilizarse cuando está ansioso o nervioso
  3. La succión digital puede ser una acto reflejo del bebé ante situaciones de aburrimiento

Cuando el niño ya es demasiado mayor para seguir chupándose el dedo, está en manos de los padres y el dentista pediátrico ayudarle. Cuando el niño es suficientemente mayor para entender las consecuencias que puede conllevar el hábito, dichos actores pueden animarlo a dejar la succión digital. Si a través de esta vía no es posible, será necesario un tratamiento ortodóncico. De hecho, existe un dispositivo especial que ayudará al niño a abandonar esta mala costumbre. Sin embargo, la mayoría de dentistas recomiendan no recurrir a esta opción antes de los 5 o 6 años de edad, ya que hay riesgo de alteraciones serias y malformaciones en la cavidad bucal, como la deglución atípica.

Lo más importante en estos casos es acudir regularmente a la clínica dental, puesto que el dentista podrá evaluar cómo se desarrolla la succión digital y las consecuencias que está generando en la boca del bebé o niño. A partir de un correcto diagnóstico y plan de tratamiento, se podrá seleccionar la opción más correcta para erradicar el hábito. En Clínicas Propdental queremos destacar que chuparse el dedo es una acción natural durante los primeros meses de vida, pero que si se prolonga el niño debe ser tratado por un especialista.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Chuparse el dedo puede ser un hábito dañino"

    Deja tu comentario