CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Chupete

Chupete

Publicado por Dr. Dario Vieira el 16 noviembre 2013 en Ortodoncia

El hábito de succión del chupete es una succión no nutritiva que se considera una actividad normal en el desarrollo fetal y neonatal, que además les da calma y reconforta al bebé.

Hábito de succión del chupete

El uso del chupete en los recién nacidos y niños de temprana edad es muy extendido, pero su uso de manera continuada cuando ya han salido los dientes temporales se asocia, en la mayoría de casos, a un incremento de niños con mordida cruzada posterior y con mordida abierta anterior.

Además hace que el niño se acostumbre al tacto del látex y después le cueste agarrarse al pezón, de esta manera no genera estímulos neuromusculares adecuados para la succión nutritiva y predispone a la fijación de hábitos orales.

Beneficios del chupete

El uso del chupete en el bebé recién nacido y a lo largo de sus primeros dos o tres años conlleva una serie de beneficios, aunque no por ello es recomendable su uso prolongado.

El chupete tiene un efecto tranquilizante en los niños, pero se recomienda no usarlo cada vez que llore, porque el llanto puede ser una forma normal de comunicación entre niño y progenitor. Otro beneficio es la estimulación de la maduración del reflejo de succión en niños prematuros, sobretodo en los que están sometidos a un régimen de alimentación por sondas nasogástricas, lo cual facilita una transición más rápida, y disminuye el tiempo que pasa en el hospital.

Por último, se ha descrito que su uso está asociado a una menor incidencia del síndrome de muerte súbita, ya que se piensa que evita la obstrucción de las vías aéreas, al impedir la caída de la lengua hacia atrás.

Riesgos del uso del chupete

El uso del chupete en bebés y niños pequeños conlleva una serie de riesgos que debemos conocer y analizar correctamente para poder evitar sus consecuencias. El primer riesgo es que disminuye la duración de la lactancia materna. El recién nacido sufre una “confusión del pezón” debido a que el patrón de succión del chupete es distinto e interfiere con el aprendizaje de la técnica necesaria para la lactancia. Los niños con este problema estimularán por menos tiempo y succionarán menos veces durante el amamantamiento.

Las maloclusiones son otro riesgo importante, la más frecuente es la mordida abierta anterior, la cual puede no terminar progresando si se deja el hábito de manera precoz. La mordida cruzada posterior es la más grave aunque no la más frecuente, y repercute en el crecimiento craneofacial del niño.

La posición del chupete dentro de la cavidad oral provoca que la lengua se desplace sobre la mandíbula y los músculos orbiculares y buccinadores se elongen. Estos cambios provocan que aumente la distancia transversal mandibular y disminuya la distancia transversal maxilar. Los niños con este hábito tienen alteración de la flora bacteriana e hipertrofia del sistema linfático, la cual provoca normalmente una respiración bucal. Todo el conjunto influye en el desarrollo de las maloclusiones.

Las úlceras orales, especialmente en el tercio posterior del paladar, son otro riesgo provocado por el trauma contra el paladar. El uso del chupete impregnado en sustancias azucaradas como la miel o el zumo, muy recurrente para calmar al niño, provocan el llamado síndrome del biberón que consiste en la aparición de caries múltiples en los dientes temporales.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Chupete"

Deja tu comentario