CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Traumatismos en dientes temporales: ¿problemas en los permanentes?

Traumatismos en dientes temporales: ¿problemas en los permanentes?

Publicado por Silvia el 22 Mayo 2014 en Blog Odontologia

Los traumatismos en dientes temporales se encuentran entre los problemas más importantes de la odontología. Este tipo de lesiones tienen tanto consecuencias médicas, como estéticas y psicológicas, algo que puede afectar tanto a los mismos niños como a sus padres. La verdad, en función de su gravedad y fuerza de impacto, dichos traumatismos tienen el potencial de perturbar el desarrollo de los dientes permanentes subyacentes.

¿Cómo se manifiestan los traumatismos?

Es sabido que los traumatismos dentales son situaciones que se dan de forma cotidiana en los niños, especialmente a lo largo de los tres primeros años de vida, cuando no tienen la suficiente capacidad para identificar las actividades que podrían suponer algún tipo de riesgo. La verdad, aproximadamente una tercera parte de los niños de 5 años ha sufrido alguna vez un traumatismo dental, y su incidencia en el desarrollo de los dientes permanentes tiene una prevalencia de ente el 12 y el 69%. Pero, ¿cómo puede manifestarse un traumatismo en dientes temporales? Las situaciones más comunes son las siguientes:

  • Decoloración de los incisivos: el cambio de color es uno de los signos más habituales cuando se ha sufrido un traumatismo en un diente primario. La tonalidad del color puede variar entre el amarillo, el gris y el negro. Dicho cambio en la coloración determina la necesidad de una evaluación clínica y radiográfica inmediata, para mantenerlos bajo supervisión y asegurar la integridad de los dientes permanentes en desarrollo.
  • Desplazamiento de los incisivos: el desplazamiento de los dientes incisivos puede darse de tres formas distintas. En primer lugar, puede que el diente temporal sea empujado hacia dentro de la cavidad, produciendo una apariencia de diente más corto o incluso ausente. En segundo lugar, puede ser empujado fuera de la cavidad, algo que produciría el efecto contrario al anterior. Y, en tercer lugar, puede ser desplazado de forma lateral, en dirección al paladar, al labio o bien hacia los lados. Este tipo de lesiones presentan un alto riesgo de daños en el diente permanente, y las opciones de tratamiento dependerán del grado de afectación.
  • Fracturas en los dientes primarios: las fracturas en los dientes primarios pueden ocurrir en la corona o en la raíz del diente, pudiendo comprometer el esmalte, la dentina e incluso el nervio. En función del grado de afectación y los elementos implicados en el traumatismo, se considerará la posibilidad de extraer el diente.

Es importante destacar que las fracturas coronarias suelen ser más comunes cuando de traumatismos en dientes permanentes se trata. La verdad, en la dentición temporal son más probables las lesiones que afectan el ligamento periodontal y los tejidos de soporte, puesto que el hueso es menos denso y menos mineralizado y tiene mayor facilidad para lesionarse.

¿Qué debe hacer el dentista?

El manejo de los traumatismos en dientes temporales no es el mismo que el recomendado en los demás traumatismos en los dientes. El dentista debe tener en cuenta que existe una estrecha relación entre el ápice del diente temporal lesionado y el germen dentario permanente subyacente, algo que puede dar a lugar a consecuencias severas. De este modo, un seguimiento continuado de la zona lesionada a lo largo de los años, hasta que erupcionen totalmente los permanentes, es una de las medidas principales. Debido a las posibles secuelas, el tratamiento deberá evitar maniobras que puedan empeorar aún más la situación del infante.

En primer lugar, el diagnóstico deberá incluir una anamnesis, un examen clínico completo y la recopilación de datos procedentes de pruebas complementarias (si han sido necesarias).

  1. Anamnesis: se deben indicar el modo y las circunstancias en las que se produjo el traumatismo dentario, información que permitirá al dentista determinar las lesiones que se hayan podido producir. El tiempo trascurrido entre la lesión y la visita a la clínica dental es también relevante, puesto que podrá determinar el pronóstico de la afectación periodontal, entre otros aspectos. La anamnesis deberá recoger, también, los posibles antecedentes de otros traumatismos previos y la existencia de dolores en la cavidad bucal.
  2. Examen clínico: el examen clínico del paciente deberá incluir un examen extraoral, para determinar si existen lesiones en la piel, un estudio de posibles lesiones óseas de la estructura facial y un examen intraoral, incluyendo el examen minucioso de los tejidos blandos. Además, deberán evaluarse la dentadura y las estructuras de soporte.
  3. Pruebas complementarias: en la mayoría de ocasiones, las radiografías periapicales y el test de vitalidad pulpar son las más frecuentes. Sin embargo, existe una diferencia relevante entre una y otra cuando se trata de evaluar la dentición temporal. Las radiografías periapicales aportan información valiosa de las lesiones traumáticas, puesto que permite apreciar el grado de desarrollo del diente temporal y del germen definitivo, así como la relación entre ambos. En cambio, el test de vitalidad pulpar no suele aportar datos útiles en estos casos ya que el niño no es capaz de describir las sensaciones que recibe tras el traumatismo.

Posibles modalidades de tratamiento

Los objetivos de tratamiento de traumatismos en dientes temporales pueden ser distintos, siempre en función de la intensidad del impacto y las consecuencias que se han derivado de ello. Así pues, se identifican tres actitudes distintas para describir las modalidades de tratamiento: la actitud preventiva, el tratamiento del diente temporal y el tratamiento del diente permanente.

  1. Actitud preventiva: el objetivo principal del tratamiento preventivo es llevar a cabo un seguimiento preciso del diente afectado. De este modo, el dentista deberá proceder al diagnóstico, actuaciones clínicas y seguimiento teniendo en cuenta el evitar daños adicionales en el germen permanente. La actitud preventiva, que puede alargarse en función de necesidades particulares, permitirá detectar cualquier patología, si se presenta.
  2. Tratamiento del diente temporal: el objetivo principal del tratamiento es eliminar cualquier factor de riesgo para el desarrollo de los dientes permanentes. De este modo, es preciso eliminar rápidamente la patología infecciosa y, en estos casos, la exodoncia suele ser el tratamiento de elección. El dentista debe asegurarse que toda la zona afectada está libre de infección, no solo la pieza dental en cuestión.
  3. Tratamiento del diente permanente: muchas lesiones no se tratan durante la etapa infantil y se espera hasta a que se complete el crecimiento y desarrollo del niño, para así hacerse el tratamiento definitivo en mejores condiciones. Un ejemplo de ello es el caso de decoloración del esmalte. Esta situación, generalmente, no se trata en la etapa infantil, puesto que la mayoría de restauraciones estéticas dentales requieren eliminación de esmalto o dentina. Así pues, esta opción puede no ser la indicada en según qué casos y circunstancias.

Como se ha podido ver, una gran parte de las anomalías en dientes permanentes es producto de lesiones producidas durante su desarrollo, esto es, en los dientes primarios. La verdad, los diferentes estudios epidemiológicos demuestran una incidencia de estas situaciones del 12-69%. Los traumatismos en dientes temporales pueden causar diversas anomalías en los dientes permanentes, dependiendo de su etapa de formación, así como de la naturaleza y la gravedad del trauma. Desde Clínicas Propdental recomendamos a los padres informarse sobre las posibles lesiones e implicaciones de los traumatismos, por si en algún caso su hijo pasa por alguna situación similar y no sepan qué hacer.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Traumatismos en dientes temporales: ¿problemas en los permanentes?"

    Deja tu comentario