CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Tratamiento farmacológico de la ATM

Tratamiento farmacológico de la ATM

El tratamiento farmacológico puede ser un método eficaz para hacer frente a los síntomas asociados a muchos de los trastornos de la Articulación Temporomandibular.

Por lo general, los medicamentos no ofrecen una solución definitiva a sus problemas, pero en combinación con una fisioterapia apropiada y un tratamiento odontológico adecuado ofrecen una vía de acceso más completa a muchos problemas.

Tratamiento farmacológico de los trastornos de la Articulación Temporomandibular

Los analgésicos y tranquilizantes son los fármacos más abusivos por parte de los pacientes; les proporcionan un breve período de euforia o sensación de bienestar. Los fármacos para tratar los trastornos de la Articulación Temporomandibular deben ser indicados o recomendados por el especialista en Clínicas Propdental.

Los fármacos que se utilizan en nuestros centros en Barcelona para tratar los síntomas de la ATM pueden clasificarse en 7 categorías distintas:

  • Analgésicos: los analgésicos se utilizan para el dolor leve o moderado. Para minimizar el abuso por parte del paciente, los dentistas en Propdental los prescriben en dosis regulares durante un corto espacio de tiempo. Los fármacos que pude llegar a producir adicción, como la morfina, no están indicados, mientras que los analgésicos que no crean adicción sí lo son (aspirina, ibuprofeno, paracetamol). Si el fármaco apropiado debe ser más fuerte, se utiliza la codeína en combinación. Si se da el caso, la dosificación del fármaco se hace de forma rigurosa y el paciente sigue un régimen estricto.
  • Tranquilizantes o ansiolíticos: si el trastorno de la ATM se ve favorecido por una elevada tensión emocional, se utilizan tranquilizantes para tratar los síntomas. En este ámbito, el fármaco más utilizado es el diacepam (valium). Los odontólogos pueden prescribirlo en base a un régimen diario pero, debido a una posible dependencia por parte del paciente, no debe tomarse durante más de diez días consecutivos.
  • Antidepresivos y férulas: se recomienda el uso de otros medicamentos para llevar a cabo una terapia contra un dolor agudo (antidepresivo, antipsicótico).
  • Anestésicos locales: cuando el dolor que presenta el paciente está localizado, en especial en un músculo, los anestésicos pueden ser de gran utilidad para eliminarlo. La inyección de un anestésico en un músculo puede ser beneficiosa tanto para un diagnóstico como para la propia terapia. En cuanto al diagnóstico, la inyección nos confirma la verdadera fuente del dolor cuando éste sea referido o cuando se sospeche la existencia de una hiperalgesia secundaria. En tanto a la terapia, la inyección del anestésico local favorece la desaparición de los síntomas a largo plazo.
  • Antiinflamatorios: cuando el paciente presenta síntomas de inflamación, los antiinflamatorios pueden servir para variar la evolución del trastorno. La aspirina es el antiinflamatorio más utilizado en estos casos.
  • Corticoides: para aliviar el dolor y la dificultad de movimiento, los dentistas en Propdental aconsejan inyectar antiinflamatorio en la articulación del tipo de la hidrocortisona. En el caso de pacientes adultos, es más conveniente una sola inyección intraarticular. Sin embargo, este método ofrece pocos resultados en pacientes por debajo de los 25 años de edad.
  • Sedantes musculares: la administración de sedantes musculares es apropiada cuando existe hiperactividad muscular acompañada de espasmos.

Los dentistas especialistas en Propdental procuran prescribir o recomendar el tipo de fármaco más eficiente según las características del paciente. En un tratamiento farmacológico, la colaboración del paciente es de vital importancia para poder asegurar su efectividad.