CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Fases eruptivas

Fases eruptivas

Se distinguen en el fenómeno de la erupción dental propiamente dicha, tres fases eruptivas (Fase preeruptiva dental, fase prefuncional y fase funcional), en las que el diente recorre un largo trayecto desde el lugar de formación hasta que establece contacto oclusal con la pieza correspondiente de la arcada antagonista.

fase preeruptiva dental

Este concepto de la erupción dental abarca no sólo el período comprendido desde que el diente aparece en la boca hasta que entra en contacto con la pieza antagonista, sino que incluye la fase de crecimiento vertical intramaxilar que lleva al diente desde el recinto formativo a la cresta alveolar.

La erupción dental no se reduce, desde esta perspectiva, al simple hecho del brote dentario: el diente empieza la erupción cuando inicia su traslación topográfica en el interior del hueso maxilar una vez calcificada la corona y mientras acaba de formarse la raíz. De acuerdo con estas consideraciones de la odontología, se divide el proceso eruptivo en una fase preeruptiva, una fase prefuncional y una fase funcional.

Fase preeruptiva dental

La fase preeruptiva dental es la que tiene lugar en el interior del hueso mientras madura el órgano del esmalte y no hay, en sentido estricto, un crecimiento vertical sino únicamente un desplazamiento lateral desde el punto de origen de la lámina dentaria hacia la encía de recubrimiento.

  1. En el momento formativo inicial, el folículo dentario crece concéntricamente alrededor de un punto central fijo, según un patrón de crecimiento circular quístico. EI folículo se agranda mientras se desplaza gradualmente desde Iingual hacia labial; se acerca así tanto al plano oclusal como al borde mandibular o a la base del maxilar vertical.
  2. Una vez que la raíz ha empezado a formarse, el diente comienza a aproximarse al borde alveolar en fase de erupción o crecimiento activo. Lo que virtualmente pudiera considerarse el ápice radicular (aún no formado) permanece a la misma distancia de la base maxilar o mandibular mientras que la corona se va acercando verticalmente a su lugar de erupción. Parece como si el  crecimiento radicular empujara la corona apoyándose en el hueso que circunda el ápice aumentando simultáneamente la longitud total de la pieza dentaria.