CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Ventajas incrustaciones de composite

Ventajas incrustaciones de composite

Inconvenientes y ventajas de las incrustaciones de composite que realizamos en clínicas dentales Propdental en Barcelona.

Ventajas de las incrustaciones de composite en Barcelona

Además de su carácter estético, las incrustaciones de composite presentan una serie de aspectos positivos que derivan tanto del material como de la técnica.

Se trata de restauraciones de composite en las que se controla la contracción de polimerización, la cual se efectúa fuera de la cavidad: por consiguiente, no habrá efecto de despegamiento ni repercusión en las paredes cavitarias.

La discrepancia entre la cavidad y la restauración rígida contraída se cubre con el cemento de unión, obteniéndose, como así hemos comprobado experimentalmente mediante técnicas de microfiltración de colorante y microscopia electrónica de barrido, unos ajustes marginales excelentes.

Al confeccionarlas sobre un modelo, es posible obtener áreas proximales muy bien modeladas, con un punto de contacto firme y eficaz. Por la misma razón, se consiguen caras oclusales con una morfología más detallada.

El hecho de que las reconstrucciones sean de composite permite la reparación de algún posible defecto utilizando una resina compuesta convencional por técnica directa.

La polimerización alcanza niveles mayores, lo cual permite alcanzar mejores comportamientos clínicos de la restauración a largo plazo. Asi se obtiene un grado de abrasión similar al del esmalte cuando se someten las restauraciones a pruebas en maquinas de simulación de masticación.

A las ventajas de las incrustaciones de composite ya citadas. se puede añadir la posibilidad de ergonomizar la terapéutica dental, ya que facilita la práctica de tratamientos de incrustaciones dentales multiples por cuadrantes.

incrustación dental compositeincrustaciones composite

Inconvenientes de las incrustaciones de composite en Barcelona

Éstos derivan principalmente de la técnica empleada. Las incrustaciones de composite requieren fases por lo que resulta un tratamiento más largo, lo cual implica también un incremento del coste económico.